Yoshihide Suga, un premier en caída olímpica

Yoshihide Suga, un premier en caída olímpica

Su escenario soñado era presidir unos Juegos Olímpicos exitosos y convocar elecciones generales, pero la pandemia ha hecho que la tasa de aprobación pública para su gabinete caiga al 29,3%

Tokio 2020. Iba a ser la primera gran fiesta de la nueva era pospandemia. Los Juegos Olímpicos de la nueva normalidad. El evento multitudinario de la recuperación. El empujón para mirar hacia delante. Yoshihide Suga creía firmemente en ello cuando se puso a los mandos como premier de la tercera economía mundial. También estaba convencido de lo mismo su predecesor, Shinzo Abe, quien aplazó un año su sueño olímpico antes de que una colitis ulcerosa le obligara a dimitir en septiembre de 2020.

Abe pasó el testigo a su mano derecha y jefe de gabinete. A un veterano político de 72 años que creció en una plantación de fresas en la prefectura rural de Akita, al norte de Japón. Dentro del gobernante Partido Liberal Democrático (PLD), Suga era el político discreto que se movía entre bambalinas. Caía bien a la oposición. También a la prensa. Ya tenía ganada la simpatía al comenzar su mandato. Una popularidad alta era clave para afrontar el liderazgo de un país que rozaba la recesión económica y que aprendía sobre la marcha a combatir un virus sin querer imponer duros confinamientos.

Con el paso de los meses y la llegada de nuevas olas de coronavirus, el Japón de Suga dejó de estar entre las listas de los países mejor valorados en su lucha contra la pandemia. Quitar y volver a poner continuamente estados de emergencia en las principales prefecturas mareó a un pueblo que ha acabado aborreciendo unos Juegos Olímpicos que se viven en Tokio bajo otro estado de emergencia que permanecerá en vigor hasta el próximo 22 de agosto.

El coronavirus ya se ha colado hasta en la Villa Olímpica. Se ha roto la burbuja en la que estaban los atletas antes incluso de la ceremonia de inauguración. Hay más de 70 positivos relacionados con los Juegos. Hay encuestas que dicen que hasta el 80% de la población quiere que se cancelen. Una población grande, de más de 125 millones de personas, de las cuales tan solo el 33% ha recibido al menos una dosis de las vacunas, uno de los niveles más bajos entre las principales economías. Ni siquiera acarician la inmunidad completa.

Todo esto golpea de manera directa al primer ministro, cuya popularidad se ha desplomado en los últimos meses. Según la última encuesta de opinión mensual de Jiji Press, la tasa de aprobación pública para el gabinete de Suga llegó al 29,3% en julio, el nivel más bajo desde que Abe lo nombró como su sucesor en septiembre del año pasado.

CAÍDA DE POPULARIDAD
"Es la primera lectura por debajo del 30% para un gabinete japonés desde julio de 2017, cuando el gabinete de Shinzo Abe fue interrogado por un escándalo de favoritismo que involucraba al operador escolar Kake Gakuen, encabezado por un amigo de Abe", analiza un artículo del diario 'Japan Times'. "El 8 de julio, el Gobierno decidió declarar su cuarto estado de emergencia por Covid-19 para Tokio. Más tarde, su intento de presionar a los bares y restaurantes que desafían una solicitud del Gobierno de dejar de servir alcohol en las áreas de emergencia generó críticas", continúa.

El escenario soñado de Suga era contener el brote del virus, presidir unos Juegos exitosos y convocar elecciones generales. Eso ha cambiado después de un reciente aumento en las infecciones -más de mil contagios diarios-, provocadas por una quinta ola que llevó a un cuarto estado de emergencia en Tokio y obligó a los organizadores de los Juegos a prohibir la entrada de espectadores en casi todas las sedes.

Los medios japoneses señalan que el Gobierno nipón tiene que convocar elecciones antes de noviembre. El mandato de Suga como presidente del PLD expira en septiembre y muchos expertos apuntan a que no se presentará a una reelección. El PLD perdió tres elecciones parlamentarias en abril, y este mes el partido y sus aliados no alcanzaron la mayoría en la asamblea de Tokio.

"En las elecciones a la asamblea metropolitana de Tokio del 4 de julio, el gobernante PLD no logró su objetivo de asegurar una mayoría con su socio de coalición menor, Komeito. El resultado de las elecciones debe verse como un veredicto severo de los votantes sobre el liderazgo del primer ministro Yoshihide Suga al abordar desafíos políticos clave como la nueva pandemia de coronavirus y los Juegos Olímpicos de Tokio", dice un editorial reciente del periódico 'Asahi', uno de los diarios más críticos con la gestión de Suga.

"Bajo la iniciativa de Suga de acelerar la campaña para vacunar a la nación contra el Covid-19, el Gobierno pidió a una amplia gama de empresas que hicieran arreglos para permitir la administración de inyecciones en los lugares de trabajo, pero ese plan se suspendió debido a la escasez de vacunas. El impulso resuelto de la Administración de Suga para continuar con los Juegos Olímpicos y Paralímpicos también se divorció drásticamente de las percepciones generales sobre los eventos entre los votantes en Tokio. No hay duda de que el público votante de la capital no confía mucho en el reiterado voto de Suga de garantizar unas Olimpiadas seguras", sentencia el editorial.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino