Yoshihide Suga: la continuidad de Shinzo Abe del próximo primer ministro de Japón

Yoshihide Suga: la continuidad de Shinzo Abe del próximo primer ministro de Japón

El veterano político, portavoz y secretario jefe del gabinete de Abe, ha sido elegido nuevo líder del gobernante Partido Liberal Democrático y será, dentro de dos días, ratificado primer ministro

Cuando Shinzo Abe renunció por enfermedad el 28 de agosto a su silla como primer ministro de Japón, no quiso respaldar a ningún miembro de su partido como posible sucesor. Aunque todos sabían que tenía un claro favorito: su fiel escudero, portavoz y secretario jefe de su gabinete, el veterano Yoshihide Suga (71 años). Ambos políticos mantienen un perfil bibliográfico opuesto. Abe, hijo de un ministro de Relaciones Exteriores y nieto de un primer ministro, respiró desde la cuna la alta política de Tokio. En cambio, su colega Suga, se crio en la prefectura rural de Akita, en una familia que cultivaba fresas. Después de terminar la escuela, trabajaría en una fábrica de cartón y en un mercado de pescado para pagarse la universidad.

Hoy, en las elecciones internas del partido, el hijo del agricultor ha sido elegido líder del gobernante Partido Liberal Democrático (PLD). En la votación de este mediodía en Tokio, Suga obtuvo 377 votos de los 535 votos que estaban en juego. Los otros dos candidatos eran el ex ministro de Relaciones Exteriores, Fumio Kishida (89 votos) y Shigeru Ishiba (68 votos), que fue ministro de Defensa. Dentro de dos días, Suga se presentará ante el Parlamento y será ratificado primer ministro ya que el PLD tiene mayoría en la cámara.

Empezará su mandato enfrentándose a una dura herencia: primero, la batalla contra los nuevos brotes de coronavirus que golpean al país. Después, una recesión económica cada vez más profunda. Este segundo semestre, Japón está viviendo su peor contracción (un 28,1%) desde la posguerra. Tampoco ayuda un mercado laboral que cada vez está más hundido. Tan solo en julio, casi dos millones de personas perdieron sus empleos.

El nuevo primer ministro también tendrá que escuchar las voces que piden una convocatoria de elecciones generales para que el pueblo pueda elegir democráticamente a su líder. Aunque Suga tiene la opción de cumplir íntegro el mandato de su antecesor, que caduca en septiembre de 2021, justo después de los Juegos Olímpicos de Tokio. "Esperamos unas elecciones generales anticipadas, probablemente en algún momento de octubre", dijo la semana pasada el actual ministro de Defensa, Taro Kono. Un clamor, el de adelantar elecciones, que comparten casi todos los parlamentarios japoneses.

Suga, además de prometer la continuidad de las políticas del anterior primer ministro, ha explicado durante su campaña que quiere crear un sistema de crédito fiscal para apoyar a las regiones rurales. "Revivir la economía de Japón es nuestra prioridad. Una economía fuerte es necesaria para el bienestar social, la seguridad nacional y la reforma fiscal", afirmó.

Como secretario jefe del gabinete durante casi ocho años, Suga ha mantenido un alto perfil público al ser el rostro del Gobierno que salía un par de veces al día ante la prensa para defender la gestión del Ejecutivo. Más en la sombra, su función era asesorar a Abe sobre políticas y controlar la burocracia del país. Se espera que continúe con la política económica de Abe, las famosas Abenomics (expansión monetaria, estímulo fiscal y reformas estructurales) y que en política exterior siga estrechando sus lazos con Estados Unidos frente a los movimientos de China y las amenazas nucleares de Corea del Norte.

LAS RELACIONES CON EEUU, UN RETO
Uno de los mayores desafíos de Abe durante su mandato fue la gestión de las relaciones entre Japón y Estados Unidos desde la elección de Donald Trump, que se retiró de la Asociación Transpacífica, impuso aranceles sobre el acero y el aluminio japoneses, inició una guerra comercial con China y engatusó a Japón para que firmara un mini acuerdo comercial en septiembre pasado. Aun así, como explica Stephen R. Nagy, profesor en la International Christian University y miembro invitado del Instituto Japonés de Asuntos Internacionales, Abe supo "aumentar la calidad y cantidad de interlocutores japoneses en Washington a través de visitas regulares, lo que ha fortalecido las relaciones institucionales".

Ahora le toca al hijo del agricultor de fresas mantener la buena sintonía con Trump, al menos hasta las próximas elecciones estadounidenses de noviembre. Aunque, como él mismo ha reconocido en varias entrevistas, pese a que su carrera política dentro del PLD comenzó en 1987 como miembro del Ayuntamiento de Yokohama, carece de experiencia diplomática.

Abe tenía genes de líder y muchas puertas abiertas desde el comienzo de su carrera. Suga se convirtió en un político hecho así mismo. Ahora le toca continuar el legado del primer ministro que estuvo 2799 días al mando de la tercera mayor economía mundial.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino