Von der Leyen propone abolir el convenio de Dublín sobre asilo y crear un mecanismo de solidaridad fuerte

Von der Leyen propone abolir el convenio de Dublín sobre asilo y crear un mecanismo de solidaridad fuerte

Tiempos recios está viviendo Europa cuando ha llegado el primer discurso del Estado de la Unión de Ursula Von der Leyen, en el que ha fijado sus prioridades para una UE sumida en una multitud de crisis que se superponen y retroalimentan, como la sanitaria, la económica y la ecológica, en un marco de crecientes tensiones internacionales.

“Es el momento para que Europa lidere el camino de la fragilidad hacia una nueva vitalidad”, ha dicho Von der Leyen antes de exponer sus proyectos para este año.

Entre estos proyectos, un cambio que puede ser muy significativo en migración. Von der Leyen ha anunciado que propondrá abolir el convenio de Dublín, el reglamento que regula el proceso de solicitud de asilo en la UE, y que incorporará un mecanismo de solidaridad más potente. “Puedo anunciar que aboliremos el convenio de Dublín y que lo substituiremos por un nuevo sistema de gobernanza europea sobre migración. Tendrá una estructura común de asilo y retorno y un nuevo mecanismo de solidaridad fuerte”, ha dicho Von der Leyen en las réplicas de su intervención de esta mañana ante el Parlamento Europeo. No ha concretado más. La propuesta se presentará el próximo miércoles, pero la referencia al mecanismo de solidaridad iría en la dirección que pretenden países como España, Italia y Grecia, de conseguir apoyos para afrontar la gestión de los refugiados que llegan a sus costas.

Uno de los puntos clave del reglamento de Dublín es que otorga al país por donde entra en la UE el migrante la responsabilidad de gestionar su demanda de asilo. Anteriormente, en su discurso inicial, la presidenta de la comisión dijo que su propuesta adoptaría “un enfoque humano. Salvar vidas en el mar no es opcional. Los países que cumplen sus deberes legales y morales y que están más expuestos que otros, tienen que poder confiar con la solidaridad del conjunto de la UE”.

Por otro lado, Von der Leyen también ha anunciado un proyecto ya esperado, la propuesta de reducir las emisiones de efecto invernadero un 55% para 2030, un paso que considera imprescindible para poder convertir a Europa en el primer continente climáticamente neutro en 2050. “Reconozco que este incremento es demasiado para algunos y no suficiente para otros. Pero nuestro análisis de impacto dice que nuestra economía y nuestra industria pueden conseguirlo”, ha dicho Von der Leyen que ha calificado este objetivo como “ambicioso, realizable y beneficioso para Europa”.

Actualmente, la UE se mueve en un objetivo de disminución del 40% de los niveles de CO2 respecto los niveles de 1990, pero lleva tiempo asumiendo que esta meta se queda muy corta para conseguir la neutralidad climática. En marzo pasado, el objetivo fijado era una horquilla entre el 50 y el 55%, ahora da un paso más, situándola en la franja más exigente.

En esta misma línea, Von der Leyen también ha señalado que el 37% de los fondos del plan de recuperación se destinaran directamente a objetivos incluidos en el Pacto Verde, y añadió un punto más: el 30% de estos 750.000 millones se recaudarán en los mercados a través de bonos verdes.

Precisamente, mañana se conocerán los detalles de los formularios para elaborar los planes de recuperación y resiliencia que cada país deberá presentar para optar a estos créditos y transferencias. Y en este terreno, Von der Leyen también ha dicho que, en estos momentos, con una caída del PIB europeo del 12% en el segundo semestre, “no es el momento para retirar el apoyo” a la economía, ni lo será mientras el virus siga manteniéndonos en la incertidumbre. Es decir, que los estímulos continuarán y que las reglas de disciplina fiscal seguirán encerradas en el armario a la espera de tiempos en que un crecimiento suficiente permita recuperarlos.

Ha sido un discurso largo, nada menos que 8.179 palabras que han necesitado una hora y veinte minutos para pronunciarse en el pleno del Parlamento europeo. Un discurso en el que Von der Leyen ha recordado también al Brexit y a las intenciones de Boris Johnson de violar los acuerdos pactados. Lo ha hecho citando a una célebre predecesora del actual primer ministro, a Margaret Thatcher. “El Reino Unido no viola tratados. Sería malo para el Reino Unido, malo para las relaciones con el resto del mundo y malo para cualquier futuro tratado de comercio”, dijo la dama de hierro y ahora Von der Leyen lo utiliza para recordar a Londres que no puede cambiar el Acuerdo de Retirada. Lo ha dicho acompañándolo de un pronóstico pesimista sobre las negociaciones. “Cada día que pasa, las posibilidades de un acuerdo oportuno empiezan a desvanecerse”, ha pronosticado Von der Leyen.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino