Von der Leyen pide a Europa más ambición ante EE.UU. y China

Von der Leyen pide a Europa más ambición ante EE.UU. y China

La presidenta de la Comisión presume de la vacunación e inyecta confianza en Europa

Había muchas formas de decirlo y Ursula von der Leyen optó por la más sencilla para reivindicar el éxito de la campaña de vacunación en la Unión Europea, donde más del 70% de los adultos está inmunizado contra la covid, un récord mundial que hace seis meses parecía cualquier cosa menos seguro: “Lo hicimos bien porque lo hicimos a la europea, y funcionó”.

La presidenta de la Comisión Europea utilizó ayer su esperado discurso sobre el estado de la Unión –mucho más luminoso y positivo que el pronunció hace un año– para inyectar una dosis de confianza a los ciudadanos sobre la capacidad de acción del club y animar a sus capitales a dar pasos ambiciosos para reducir su dependencia militar de Estados Unidos mediante la creación de una unión de la defensa y, en sentido más amplio, de China con el fin de reducir su liderazgo en el sector de los microchips y plantear alternativas a su Nueva Ruta de la Seda, su gran instrumento para buscar la hegemonía global.

“Nos guiamos por la ciencia y cumplimos con Europa y con el mundo”, celebra la jefa del Ejecutivo comunitario
El escenario mismo de su intervención, la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo, que ha estado prácticamente cerrada durante 20 meses, era ya una señal de los avances en la vuelta a la normalidad. “Una pandemia es un maratón, no un esprint”, subrayó, recordando de forma implícita los tropiezos iniciales en la campaña de vacunación por el fiasco del contrato con AstraZeneca.

“Nos guiamos por la ciencia y cumplimos con Europa y el mundo”. La UE, recordó, ha invertido 1.000 millones de euros en facilitar la producción de vacunas en África (su fórmula para potenciar la inmunización global, en lugar de suspender las patentes de las vacunas como sugirió Joe Biden), ha dado 250 millones de dosis a este continente y donará 200 millones más los próximos meses.

Pero en términos epidemiológicos, Europa aún tiene retos por delante: “Debemos hacer todo lo posible para que esta no se convierta en una pandemia de los no vacunados”, alertó ante las divergentes tasas de vacunación en la UE (el porcentaje de adultos con la primera dosis oscila entre el 90% y el 30%), que es precisamente lo que está pasando en EE.UU.

Los desafíos del último año no solo han sido sanitarios. El Reino Unido ha consumado su salida de la Unión, pero Von der Leyen ni siquiera mencionó el Brexit. Y la pandemia ha provocado una crisis económica histórica, pero “hemos aprendido las lecciones de la anterior crisis, cuando estábamos demasiado divididos y tardamos demasiado en reaccionar”, admitió la política democristiana.

“La diferencia es total. La última vez la eurozona tardó ocho años en volver a su PIB previo a la crisis. Esta vez esperamos que 19 (países) lo estén este año y el resto lo logren el siguiente”, gracias a tasas de crecimiento por delante de las de EE.UU. y China, recalcó, garantizando que esta vez no se repetirán errores pasados.

La Confederación Europea de Sindicatos lamentó, sin embargo, la falta de medidas concretas y “soluciones” en el discurso de Von der Leyen, más allá de contener “todas las frases adecuadas sobre los problemas que afrontan los trabajadores”. El jefe de filas de los conservadores europeos, Manfred Weber, reclamó un pacto contra el cambio climático “realista” y menos burocracia, mientras Iratxe García, en nombre de los socialistas europeos, pidió a la alemana que asuma la idea de la Eurocámara de crear un fondo social para ayudar a los ciudadanos a hacer frente al coste de la transición energética.

Von der Leyen se apoyó en la confianza por los éxitos recientes para animar a los gobiernos a dar pasos ambiciosos. La dependencia europea de los microchips fabricados en China no es solo un problema de competitividad, sino de “soberanía tecnológica”, alertó, apostando por duplicar el porcentaje de estos productos que hoy se fabrican en la UE, hasta alcanzar el 30% del total mundial.

Bruselas propone un plan de inversiones internacionales para responder a Pekín
Bruselas presentará una ley sobre semiconductores para coordinar las capacidades e inversiones y crear “así un ecosistema tecnológico del máximo nivel”. Von der Leyen expresó su preocupación por la creciente influencia china en el mundo gracias a la Nueva Ruta de la Seday planteó un plan de inversiones internacionales en infraestructuras (Global Gateway) para ayudar a los países pobres con un enfoque “transparente y basado en los valores”.

Los discursos sobre el estado de la Unión son la cita clave del comienzo del curso político europeo. Importados de EE.UU, debido a la propia naturaleza transnacional de la UE rara vez sus mensajes inspiradores tocan a sus ciudadanos. Von der Leyen no se caracteriza por sus dotes oratorias, no improvisa y no se sale del guion (su intervención duró exactamente 60 minutos), pero esta vez no dudó en usar un tono más íntimo y emotivo sobre el coste humano de la pandemia.

“Encontrar las palabras adecuadas para capturar la esencia de estos sentimientos no es fácil, pero lo es si las tomas prestadas de alguien que te inspira”, admitió al final de su discurso, presentando a su invitada especial, la campeona paraolímpica Beatrice Vio. “La suya es una historia de éxito gracias al talento, la tenacidad e infatigable positivismo”, resaltó la presidenta de la Comisión, que remató su discurso en italiano adoptando el lema de la atleta: “Si parece imposible, entonces se puede hacer. ¡Viva Europa!”.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino