Vietnam y otros tratados de la UE que amenazan a los trabajadores y el medio ambiente

Vietnam y otros tratados de la UE que amenazan a los trabajadores y el medio ambiente

El Parlamento Europeo ratificó esta semana un nuevo acuerdo de libre comercio con Vietnam, a pesar de las protestas de ONG internacionales como Human Rights Watch y organizaciones como la Conferencia Europea de Sindicatos. Contó con los votos en contra de los eurodiputados verdes y de la Izquierda Unitaria.

Los aranceles de la UE con Vietnam desaparecerán en un 99% en los próximos años. Es la consecuencia principal del acuerdo de libre comercio que la Eurocámara aprobó esta semana por votos de 401 a favor, 192 en contra y 40 abstenciones. La principal oposición a la ratificación vino de las bancadas de verdes e izquierda, que pedían que posponga la firma hasta que Vietnam se comprometa a firmar convenciones internacionales contra el trabajo forzoso y a favor de los sindicatos libres. El tratado entrará en vigor en unos meses, una vez tenga la firma definitiva de los gobiernos de la UE y del país asiático.

Vietnam es uno de los peores países del mundo para ser trabajador: no permite la creación de sindicatos independientes y restringe el derecho a la huelga. Sigue siendo un país comunista de partido único que no tolera disidentes, donde más cien personas están en la cárcel por razones políticas, según Amnistía Internacional. Es además uno de los países con menos libertad de prensa del mundo: ocupó el lugar 176 de 180 en el informe de Reporteros sin Fronteras de 2019, justo por delante de China.

El país asiático es solo uno dentro de la decena de Estados con los que la UE está negociando acuerdos para la liberalización del comercio. De entre ellos, el de Mercosur es quizá el que más preocupa de todos ellos por las consecuencias que puede tener para la explotación de la Amazonia. El tratado, que aún no se ha aprobado, eliminaría los aranceles con Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay.

En cuanto a Vietnam, los críticos creen que la UE debería haber presionado a las autoridades a comprometerse respetar los derechos humanos de manera efectiva antes de firmar. "Es una oportunidad perdida para apoyar el desarrollo sostenible y los derechos humanos", denuncia la eurodiputada verde Heidi Hautala. “La opresión es ahora más severa, incluso teniendo en cuenta que estamos en la última etapa de la finalización de estos acuerdos".

Este es además el primer acuerdo de este tipo que la UE firma con un país en vías de desarrollo, que recibe fondos de cooperación de la UE. Por eso, el eurodiputado de En Comú Podem, Ernest Urtasun, piensa que puede tener un efecto "muy negativo" en su agricultura y en su sistema sanitario, "ya que la UE impondrá normas que dificultará su acceso libre a vacunas o semillas."

Muchos eurodiputados que apoyaron la ratificación creen en cambio que es mejor tener un tratado que obligue a Vietnam a mejorar las condiciones de sus trabajadores cuanto antes. En el texto, las autoridades de ese país se comprometen a firmar convenciones internacionales para mejorar la situación de los trabajadores, pero la UE tendrá poca capacidad de actuación en caso de incumplimiento.

Además, el tratado no le pone una fecha límite para que Vietnam ratifique las convenciones de la Organización Internacional del Trabajo sobre la libertad sindical y la abolición del trabajo forzoso, según denuncian en una carta 15 organizaciones defensoras de los derechos humanos, tanto vietnamitas como internacionales, como Human Rights Watch y Reporteros sin Fronteras. "Lamentamos que las negociaciones para el tratado de libre comercio no llevaran a unos compromisos más tangibles con los derechos humanos por parte de las autoridades vietnamitas que los magros compromisos del capítulo de desarrollo sostenible", lamentaban.

En caso de violación de los derechos humanos, lo único que podrían hacer los europeos es suspender el tratado, algo que nunca ha ocurrido. Incluso si se lleva a cabo una suspensión una vez el acuerdo está en marcha, "sería extremadamente dañino para las empresas europeas y las inversiones en ese país", reconocen los propios activistas en su carta. De hecho, denuncian que el Gobierno ya viola los derechos humanos con lo que el acuerdo debería suspenderse incluso antes de su entrada en vigor.

Organizaciones como la Conferencia Europea de Sindicatos, han apoyado esa petición. "El comercio sólo puede ser una gran oportunidad si crea puestos de trabajo de calidad e impulsa el desarrollo sostenible", denuncia la plataforma, a la que pertenecen CCOO, UGT y USO.

Dentro de poco es muy posible que comencemos a llevar encima más móviles, y vestir incluso más ropa y calzado made in Vietnam, principales importaciones de la UE del país asiático, que cada año alcanzan unos 38.000 millones de euros. Vietnam es el país número 16 en el ranking de socios comerciales del bloque comunitario (en las estadísticas se incluye aún al Reino Unido). Eso sí, los aranceles no se eliminarán de golpe, sino que irán desapareciendo de manera gradual hasta 2035.

Acuerdos con medio mundo
En los últimos años, la Unión Europea ha aprobado tratados de libre comercio con países como Singapur, Corea del Sur, Japón y Canadá. Además del que acordó con Mercosur, pendiente de ratificación. Estos últimos acuerdos forman parte de una "nueva generación" de tratados que van mucho más allá de la tradicional eliminación de aranceles. Incluyen además apartados para la liberalización de servicios, la protección de la propiedad intelectual y acceso recíproco a licitaciones públicas.

En total, la UE tiene unos 40 tratados de libre comercio firmados que cubren 70 países y está negociando con una decena para ampliar acuerdos existentes o firmar nuevos, como es el caso de México, Chile y Australia. Mientras tanto, las conversaciones con Estados Unidos están totalmente congeladas.

El acuerdo con Mercosur, al igual que el de Vietnam, requiere que esos países se comprometan a cumplir con los Acuerdos de París, y que se respeten los derechos de los trabajadores y los derechos humanos. El problema, como con Vietnam, es que la Unión Europea no tendrá otra manera de forzar a los gobiernos de esos países a cumplir con esos compromisos que suspendiendo el acuerdo. Algo difícil y que no se ha hecho nunca.

"Si la Comisión Europea se toma en serio el incumplimiento de las obligaciones en comercio y desarrollo sostenible del acuerdo UE-Mercosur, tendrán que suspenderlo desde el día uno en que entre en vigor", concluía el eurodiputado alemán del grupo de la Izquierda Unitaria en el Parlamento Europeo, Helmut Scholz.

¿Cómo ratifica la Unión Europea sus acuerdos de libre comercio?

La Comisión Europea es la que negocia los acuerdos de libre comercio en nombre de los Veintisiete. Una vez que Bruselas firma un texto con las autoridades de otro país, el tratado tiene que pasar un proceso de ratificación. Para ello, los servicios legales de las instituciones tienen que verificar que el texto está listo para ser aplicado y los servicios de traducción tienen que crear versiones en todas las lenguas de la UE. Es en esta fase donde está el acuerdo con Mercosur.

Una vez el texto está listo, tiene que ser respaldado por el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo (donde están representados los gobiernos nacionales). Desde 2018, los acuerdos están divididos en dos partes: una exclusivamente sobre los aranceles, y otra que incluye otras ventajas como facilidades para la inversión. La primera parte solo necesita el visto bueno de las instituciones europeas. Es donde se encuentra el acuerdo con Vietnam, Singapur y Japón.

Para aprobar la segunda parte, principalmente para la liberalización de inversiones, se necesita además el apoyo de los parlamentos nacionales de los 27 países miembros.

En cuanto al acuerdo con Canadá (el llamado CETA), que fue aprobado por la Eurocámara antes de que se hiciera esa separación en dos fases, se encuentra en aplicación provisional. La mayor parte del acuerdo está en vigor, pero los partes que van más allá de la reducción de aranceles tienen que ser aprobadas por los parlamentos nacionales.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino