Viaje polémico en busca de una "solución política" en Venezuela

Viaje polémico en busca de una "solución política" en Venezuela

La secretaria de Estado intenta reparar la relación bilateral. Se reúne con el canciller Jorge Arreaza y se entrevista con los cuatro partidos más importantes de la oposición

En el breve plazo de un mes, el Gobierno revolucionario ha pasado de acusar a España de "humillaciones", "acciones colonialistas" y "política xenofóbica" a mantener un "cordial encuentro" en búsqueda de relaciones constructivas y respetuosas. Así lo señaló el canciller Jorge Arreaza tras reunirse con Cristina Gallach, secretaria de Estado para Asuntos Exteriores, en el inicio de un viaje imprevisto que sucede en medio de la tormenta desatada por el rescate millonario concedido a la aerolínea Plus Ultra, que cuenta con accionistas cercanos al chavismo.

La número 2 de Exteriores acude a Caracas con la intención de conocer sobre el terreno las posibilidades reales de alcanzar una "solución política" dentro del diálogo nacional, como explicó en Madrid la ministra Arancha González Laya. Fue precisamente el viaje hace un mes de la titular de Exteriores a la frontera colombovenezolana el que desató una oleada de acusaciones e insultos de los jerarcas chavistas. Maduro, quien prometió entonces que revisaría las relaciones con España, llegó incluso a clamar "¡Fuera de América Latina!" a la canciller española.

El Gobierno español pretende mejorar una relación bajo mínimos para no perder comba en el escenario internacional. Ambos gobiernos cuentan hoy con un encargado de Negocios al frente de sus embajadas en Madrid y Caracas, pero la situación es aún peor entre Bruselas y el chavismo, tras la expulsión de la embajadora europea, Isabel Brilhante, y la consiguiente de la delegada de Maduro en Europa. Ningún gesto público de la administración bolivariana se ha realizado tras estos ataques contra los dirigentes españoles y europeos.

"Veo a Exteriores tratando de construir puentes entre los distintos actores. Una tarea ardua. También veo un esfuerzo para recomponer la relación diplomática", resumió el internacionalista Mariano de Alba. Este viaje tampoco se había informado previamente a los socios europeos.

Gallach coincidirá en Caracas con Yuri Borísov, viceprimer ministro ruso, cuyo Gobierno mantiene negocios millonarios con Caracas. Casualmente, en el último viaje a la capital venezolana del canciller Serguéi Lavrov coincidió con el ex presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. Ambos dirigentes avalaron con su presencia la Mesa del Diálogo Nacional, orquestada por Maduro y un grupito de opositores colaboracionistas para llevar adelante el fraude electoral del año pasado.

La secretaria de Estado también se entrevistó con representantes del G-4, que reúne a los cuatro partidos más importantes de la oposición, y tenía previsto mantener un encuentro vía Zoom con Juan Guaidó, presidente interino, que se encuentra bajo aislamiento tras su contagio con el Covid-19.

España lideró dentro de la Unión Europea la "rebaja" aplicada a Guaidó, que pasó de presidente encargado reconocido a importante líder opositor. La apuesta entonces por el ex candidato presidencial Henrique Capriles, tanto de Josep Borrell, Alto Representante de la UE, y de la ministra González Laya, ha resultado un fracaso de momento. Capriles amagó con presentar una lista a las elecciones pero no consiguió retrasarlas ni mejorar la ausencia de condiciones democráticas.

Actualmente se siguen varios procesos para concurrir a las elecciones regionales de fin de año. El propio Borrell adelantó la semana pasada que estos comicios abren una "nueva oportunidad" para alcanzar acuerdos entre Gobierno y oposición. "La UE hará todo lo posible para ayudar", añadió el exministro español, que suele actuar en el tema venezolano en consonancia con Madrid.

SEIS PRESOS POLÍTICOS ESPAÑOLES
Gallach aterriza en Caracas cuando todavía cinco presos políticos con doble nacionalidad se mantienen en las mazmorras de Maduro. Un sexto, Javier Gorriño, antiguo jefe policial en el municipio caraqueño de El Hatillo, se encuentra en arresto domiciliario.

La condena más larga la sufre un vallisoletano, el teniente coronel Ruperto Sánchez, quien lleva casi siete años en prisión y cuya pena está cumplida, pero el régimen se niega a ponerle en libertad. También figuran dos mujeres, María Auxiliadora Delgado y Ángela Expósito, las dos pendientes de juicio.

El predecesor de Gallach, Juan Pablo de LaIglesia, consiguió regresar en 2018 a España desde Caracas con el preso político Lorent Saleh, tras muchos meses de gestiones por parte de la Embajada de España.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino