Uruguay sacó menos provecho que México de ser parte de un bloque

Uruguay sacó menos provecho que México de ser parte de un bloque

Desde una perspectiva comercial, la integración de Uruguay con el Mercosur tuvo “escasos avances” y luego un profundo retroceso. Los mayores valores se alcanzaron en los noventa —en especial por el lado de las exportaciones—y desde entonces han disminuido sistemáticamente hasta ubicarse en registros aún menores que al inicio del proceso

Por el lado de los flujos de inversión extranjera directa (IED), el aporte de la integración al país fue “muy bajo” en los años noventa, aunque creció de manera significativa en los 2000 y especialmente en los años recientes.

Nicolás Reig, investigador del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Sociales, estudió esos flujos de comercio —junto a un economista mexicano—y de inversión tanto en el Mercosur como en el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLC o Nafta, por su sigla en inglés), y particularmente el rol de sus socios menores: Uruguay y México. Sus estudios —recientemente publicados—abarcaron el período 1990-2016.

Los flujos de IED intrarregionales se encuentran estrechamente vinculados a las corrientes comerciales dentro de los bloques. Es que la integración por IED se produce cuando empresas de un país del espacio económico —como el Mercosur o el Nafta—invierten en la economía de otro de los socios para establecer allí filiales productivas con el objetivo de desarrollar actividades en el mercado interno o para conformar cadenas de producción (regionales o globales), lo que implica en ambos casos una mayor vinculación entre los países socios del acuerdo.

Considerando ambos flujos —comerciales y de inversión—, de los dos estudios surge que la integración en sus bloques fue mucho más relevante en el caso de México respecto del Nafta que de Uruguay con el Mercosur.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino