Uruguay insistirá ante Argentina por monitoreo conjunto de emisor cloacal sobre el Río de la Plata

Uruguay insistirá ante Argentina por monitoreo conjunto de emisor cloacal sobre el Río de la Plata

Para el ministro de Ambiente "no parece sensato ni de buena fe" oponerse a una obra que Uruguay autorizó hace 19 años

El canciller Francisco Bustillo envió el jueves 9 una nota a la delegación uruguaya ante la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP) con la instrucción específica de insistir ante Argentina por la implementación de un monitoreo conjunto sobre las obras de un emisario que vertirá efluentes sobre el curso binacional, algo que fue rechazado desde el vecino país.

La acción del gobierno será sin perjuicio de las potestades y los derechos que el estado uruguayo tiene para hacer un estudio de esas características por su parte. Así lo dijo ante el Parlamento el ministro de Ambiente, Adrián Peña, que debió responder las consultas de varios legisladores sobre cómo está manejando el Poder Ejecutivo el control sobre la construcción de ese colector que, inevitablemente, repercutirá sobre el Río de la Plata.

"Está en el ánimo tanto del canciller como de nosotros insistir en este monitoreo conjunto", afirmó Peña. El problema es que, si eso no sucede, la información a la que podrá acceder Uruguay será que la aporte Argentina. "En principio, no tendríamos por qué pensar que esa información va a ser incompleta", aclaró la semana pasada ante el Parlamento.

El emisario Planta Riachuelo es un sistema pensando para gran parte del Área Metropolitana de Buenos Aires, fundamentalmente de las aguas cloacales que desembocan allí sin tratamiento. Se trata de una obra pensada para unas 4,5 millones de personas.

Se trata de un emisario de 12 kilómetros, con un caudal promedio a vertir de 18,7 metros cúbicos por segundo, con un máximo posible de 27 en un un caudal del Río de la Plata de 25.000 metros cúbicos por segundo.

Más allá de que no haya monitoreo conjunto, el ministro de Ambiente recordó que el tratado de la CARP le otorga a Uruguay todas las competencias para poder monitorear, medir y evaluar todo aquello que entienda necesario, así como poder revisar y solicitar información sobre las obras. "Eso es lo que Uruguay va hacer", ratificó.

"No parece sensato ni de buena fe pretender que hoy, 19 años después, Uruguay impida a Argentina culminar una obra que autorizamos dos veces", señaló Peña en el Parlamento, al relatar la cronología del proceso.

La llegada de aguas cloacales con tratamiento al Río de la Plata, en contraposición a la ausencia de procesos como hasta ahora, fue el motivo fundamental para que Uruguay diera su aprobación al proyecto original de la obra, en 2002. Fue en mayo de ese año, a través del entonces presidente de la delegación nacional ante la CARP, Alberto Zumarán. En esa aprobación se señalaba que la obra proyectada "no era susceptible de producir perjuicio sensible a la navegación de Uruguay o al régimen del río".

El proyecto definitivo llegó en 2008 y el gobierno ratificó su aval en enero de 2009, siendo presidente de la delegación nacional el embajador Elbio Roselli.

Según información de Ambiente el proyecto tiene un avance del 40%. Se está trabajando en las piletas de tratamiento y las unidades de bombeo. La proyección indica que la planta esté operativa a finales de 2022. Se trata de una obra financiada por el Banco Mundial. Según Peña esto supone niveles "mínimos y estrictos" en materia ambiental.

Lo que a Uruguay le interesa sobre todo conocer son los resultados obtenidos en las campañas de monitoreo y la línea base de calidad de agua y sedimentos. al respecto, Argentina está aportando datos de los últimos diez años.

Nin Novoa a comisión
Pese a no formar hace tiempo parte del Poder Ejecutivo, el excanciller Rodolfo Nin Novoa será convocado al Parlamento tras un planteo realizado por el diputado colorado Ope Pasquet. El exministro deberá responder sobre el dragado del canal de acceso al Puerto de Montevideo y la polémica sobre si en la CARP se había autorizado a 13 o a 14 metros.

Como Canciller, Nin Novoa estuvo al frente de las gestiones con el vecino país en 2018. Nin Novoa fue convocado hace tiempo al Parlamento por este tema, pero había declinado su asistencia al sostener que "evitaba exponerse a peligros de contagio" en el marco de la pandemia.

Al respecto, Pasquet remarcó que el excanciller "parece que ha vuelto a participar del debate público", al conocer sus recientes expresiones sobre el eventual Tratado de Libre Comercio con China anunciado días atrás por el gobierno.

Por lo tanto, el diputado colorado consideró oportuno reiterar la invitación y que Nin Novoa "ilustre" sobre cómo fueron esas gestiones, que culminaron con la decisión uruguaya de desistir de su participación en el Canal Magdalena y con el visto bueno de Argentina para el dragado en el puerto a 13 metros.

"Podemos invitarlo nuevamente", ratificó el nacionalista Milton Corbo, presidente de la Comisión del Frente Marítimo. "La circunstancia de la pandemia, como es de conocimiento, ya no está en carpeta", finalizó.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino