“Uruguay está violando el Tratado de Asunción” al negociar acuerdos fuera del MERCOSUR

“Uruguay está violando el Tratado de Asunción” al negociar acuerdos fuera del MERCOSUR

El Director de la Escuela de Negocios de la Universidad Católica del Uruguay, Marcos Soto, sostuvo que “Uruguay está poniendo lo político por sobre lo jurídico. “Respetemos lo que hemos firmado y acordado, y lo que está escrito eso es lo jurídico y si no nos gusta modifiquémoslo o bajémonos, pero no violemos lo que hemos acordado”, subrayó.

El Presidente Lacalle Pou anunció que Uruguay saldrá a buscar acuerdos comerciales con terceros países de forma bilateral por fuera del MERCOSUR ¿Una primera consideración al respecto?

El Presidente (Lacalle Pou) movió “el avispero”, en el país hay cierto consenso entre analistas y agentes del sector, que Uruguay precisa una reactivación de su política internacional comercial y en ese sentido, la postura del gobierno ha sido mover el tema, movilizar, aunque la estrategia no es nueva. En el último periodo de Tabaré Vázquez, cuando (Rodolfo) Nin Novoa era canciller, a la interna del bloque se habían llevado los mismos planteos y básicamente los mismos argumentos. Lo que ha cambiado en estos meses, es el medio, porque ha sido pública la discusión dentro del bloque, también hay otro tono, como estrategia y novedad del gobierno uruguayo.

Sí Uruguay comienza a firmar acuerdos con China, con el Reino Unido, con Vietnam, con Indonesia, con Canadá y empiezan a llegar a Uruguay productos y Uruguay empieza a cobrar un arancel mucho más bajo que el Arancel Externo Común, o ni siquiera cobra arancel como se puede establecer en los tratados, es indudable que perforaría definitivamente el Arancel Externo Común y perforará la Unión Aduanera. Es posible que los otros socios digan ‘Uruguay ya no pertenece a esa Unión’.

¿Se puede negociar por fuera del MERCOSUR y a la vez permanecer en el MERCOSUR?

Ese es uno de los grandes dilemas que tenemos. La estrategia uruguaya se basa en apoyarse en la decisión 32/2000 del MERCOSUR. Allí deja en “blanco y negro” que los Estados parte no pueden negociar con terceros países o terceros bloques. Aquella decisión marcaba de forma precisa que los países no podían negociar en solitario. Uruguay basa su estrategia en decir “esa decisión nunca entró en vigencia porque los países no lo convirtieron en ley”. Uruguay dice “eso no está vigente, y lo que no está prohibido está permitido”, sin embargo, tengo un matiz, esa decisión 32/2000 era una mera redundancia, irrelevante para el MERCOSUR, porque en el Tratado de Asunción nos habíamos comprometido a mantener una política común frente al resto del mundo, sintetizada en lo que se llama el Arancel Externo Común. Todos los países del bloque cobramos el mismo Arancel cuando importamos mercadería del resto del mundo, es un gran “cinturón” que contiene a los cuatro países, más allá que hay excepciones. Entonces, esa decisión 32, era una mera redundancia. Lo que debería regular al MERCOSUR es el Tratado de Asunción, que es el Tratado fundacional. Por tanto, no tiene mayor sentido la discusión de si la decisión 32/2000 está vigente o no. Uruguay basa su estrategia en decir que la resolución no está vigente, por tanto puede hacerlo. Ahí es donde tengo un matiz, si restringimos a lo que hemos firmado, entiendo que desde el punto de vista jurídico, no se puede negociar en solitario, pertenecemos a una Unión Aduanera por voluntad propia, por voluntad soberana. Pertenecer a una Unidad Aduanera, implica tener una política común frente al mundo. Que en esta etapa de la historia, ponemos en duda si eso es lo que realmente nos conviene, ese es otro ejercicio y lo que tenemos que plantear al MERCOSUR es que cambie esa configuración de Unión Aduanera porque algunos socios ya no nos sirve o frente al hecho que los países del MERCOSUR no muestran mayor apertura modificar eso, Uruguay debe replantearse el vínculo que tiene con esa Unión Aduanera. Tu pregunta: ¿Uruguay puede negociar en solitario y a la vez ser miembro pleno? En estas condiciones parece contradictorio. Es como la estrategia de la margarita “te quiero mucho, poquito y nada”. Pasamos de una estrategia de llamar públicamente de “lastre” al MERCOSUR, a decir que iremos en solitario y al segundo ratificamos nuestra pertenencia plena al MERCOSUR.

Es raro. Le estamos diciendo de frente que no vamos a cumplir con lo establecido en el Tratado, pero a la vez pretendemos seguir siendo miembros plenos. Hay una contradicción, que Uruguay tiene que trabajar de cara al futuro. A partir de este punto, que para mí es un punto de inflexión, será un punto de inflexión en la medida que Uruguay efectivamente avance en acuerdos con terceros, y pueden pasar dos cosas frente a este punto de inflexión: Una es que el MERCOSUR se replantee efectivamente su configuración y empiece a abandonar la configuración de Unión Aduanera, ese sería un escenario favorable para el Uruguay ante el hecho consumado que los socios se empiecen a desprender en solitario, el segundo que el MERCOSUR no revise su configuración y Uruguay empiece a quedar en una posición demasiado incómoda. Porque si Uruguay comienza a firmar acuerdos con China, con el Reino Unido, con Vietnam, con Indonesia, con Canadá y empiezan a llegar productos a Uruguay y Uruguay empieza a cobrar un arancel mucho más bajo que el Arancel Externo Común, o ni siquiera cobra arancel como se puede establecer en los Tratados, es indudable que perforaría definitivamente el Arancel Externo Común y perforará la Unión Aduanera. Es posible que los otros socios digan Uruguay ya no pertenece a esa Unión.

El mejor escenario teórico para Uruguay es que el MERCOSUR se mantenga como Unión Aduanera, que logremos fortalecer nuestra integración regional y que el bloque sea la gran plataforma de integración al mundo. Ese sería el escenario ideal para Uruguay. Los escenarios ideales no existen y lo hemos esperado 30 años, está bien que Uruguay se replantee su situación.

¿Le convendría más a Uruguay ser un estado asociado al MERCOSUR en vez de ser un socio pleno?

El mejor escenario teórico para Uruguay es que el MERCOSUR se mantenga como Unión Aduanera, que logremos fortalecer nuestra integración regional y que el bloque sea la gran plataforma de integración al mundo. Ese sería el escenario ideal para Uruguay. Los escenarios ideales no existen y lo hemos esperado 30 años, está bien que Uruguay se replantee su situación. Uruguay perfectamente puede en la medida que quede en ese marco de incomodidad, que el país pueda avanzar como estado asociado. Quiere decir mantengo mis vínculos comerciales con los otros 3 socios, mantengo una zona de libre comercio, sigo comerciando de forma libre, a Argentina y a Brasil tampoco le conviene perder a Uruguay. Tanto Argentina como Brasil nos venden más de lo que nosotros les vendemos, tienen un saldo bastante favorable contra Uruguay. Por tanto, deshacer ese comercio, para ellos tampoco es tan conveniente. La figura de Estado asociado, podría ser una figura de salida política, en la medida que el MERCOSUR no procese los cambios de apertura necesarios. El MERCOSUR es una de las zonas más proteccionistas del mundo, desde el punto de vista arancelario. Es la zona del mundo que menos acuerdos ha firmado en los últimos 30 años. Indudablemente precisa una revisión y una apertura, lo ideal sería una apertura conjunta pero ante la imposibilidad de esto, Uruguay debe plantearse su apertura y debería reformarse el bloque o modificar su estatus. Porque estamos avanzando sobre algo que se criticó mucho en el pasado. Estamos poniendo lo político sobre lo jurídico, y en el pasado fue muy criticado esto, de poner lo político sobre lo jurídico. En aquel momento decíamos, respetemos lo que hemos firmado y acordado, y lo que está escrito eso es lo jurídico y si no nos gusta modifiquémoslo o bajémonos, pero no violemos lo que hemos acordado. En este momento está pasando eso, entiendo que hay una violación al Tratado, una preponderancia de lo político por sobre lo jurídico, sobre lo que hemos acordado y sobre lo que nos hemos comprometido.

Que Brasil apoye a Uruguay en esto, puede ser un apoyo tácito pero no será un apoyo explícito, porque ellos no tienen cerrado tampoco cómo avanzar al resto del mundo.

¿Es claro que Brasil apoya a Uruguay?

Brasil tiene problemas de inconsistencia interna, por un lado está el Ministro de Economía, (Paulo) Guedes, es ultraliberal y busca la apertura decidida de Brasil, la flexibilización del MERCOSUR y procura que el MERCOSUR acuerde con cualquier país del mundo. Sin embargo, la postura de (Jair) Bolsonaro es mucho más tibia, porque el Presidente tiene rasgos nacionalistas, y de proteccionismo. Cuando pasa la declaración de Guedes a Bolsonaro se entibia muchísimo. Además Brasil tiene lobbies empresariales muy poderosos. La Federación de Industrias de San Pablo es un claro ejemplo, por ahí pasa mucho del entretejido de las políticas públicas y quienes sufrirían en el futuro una apertura del mercado brasileño serían los industriales y eso sería desafiante, debería competir de igual a igual, la producción local con producción china o de otro país. Que Brasil apoye a Uruguay en esto, puede ser un apoyo tácito pero no será un apoyo explícito, porque ellos no tienen cerrado tampoco cómo avanzar al resto del mundo. Como lo han dicho públicamente, seguramente a Uruguay lo dejen avanzar pero eso no quiere decir que estén de acuerdo con modificar el MERCOSUR. De hecho, respecto a los planteos que ha hecho Uruguay de flexibilizar el MERCOSUR y los planteos que ha hecho Brasil, lo que ha sobresalido es que los brasileños están de acuerdo con bajar un poco las barreras, pero no se han mostrado decididos a que el MERCOSUR avance en negociaciones, sino ya lo hubieran hecho, las riendas del bloque las lleva Brasil, y Argentina cada tanto le pone un palo.

El interés de las potencias, más que de nuestro mercado que es “insignificante”, es lograr que se elogie que bien que le va a los países con estos acuerdos. China ya tiene acuerdo con Chile y con otros países de la región, su objetivo es avanzar sobre una región que le interesa muchísimo por la capacidad de producir alimentos.

Los países que negocian con Uruguay seguramente es con la expectativa que nuestro país sea la puerta de entrada del MERCOSUR ¿Es así?

Uruguay por su escala y por su capacidad de incidir geopolíticamente de forma moderada, siempre funcionó como país “tubo de ensayo”. Lo que puede interesarle a China u otros potenciales socios, es que Uruguay sea eso “el botón de la muestra” y eso es independiente a si es con o sin el MERCOSUR. La estrategia China es ir avanzando y mostrando y demostrando que se diga “que bien le va a Uruguay con este Tratado”. Incrementar el comercio y la inversión. Estos Tratados traen incremento del comercio y del flujo de inversiones. China en particular busca eso, que se diga “qué buenos resultados obtuvo Uruguay con esta estrategia”. El interés de las potencias, más que de nuestro mercado que es “insignificante”, es lograr que se elogie que bien que le va a los países con estos acuerdos. China ya tiene acuerdo con Chile y con otros países de la región, su objetivo es avanzar sobre una región que le interesa muchísimo por la capacidad de producir alimentos.

Empresas y Cámaras empresariales han salido a expresar preocupación ¿Las empresas uruguayas, en todos los rubros están preparadas para competir con multinacionales, empresas chinas?

Hay muchos mitos. Uruguay para negociar necesita por lo menos 3 elementos. Primero equipos negociadores preparados, que cancillería aporte esos equipos. Segundo precisa equipos técnicos que sean capaces de producir informes de impacto esperado de esos Tratados, es decir, vamos a firmar esos Tratados y debemos saber el impacto esperado de dicho Tratado, tanto para nuestra producción, como para las empresas y para los distintos sectores en actividad, precisamos informes de impacto oficiales, que evalúen los impactos de firmar estos Tratados. Tercero se necesita mucho diálogo con la sociedad civil, para que esto avance se precisa avanzar juntos todos los sectores, diálogo conjunto que construya una política de estado. Lo peor que puede hacer el gobierno es cortarse solo, porque están las cámaras, los tratados tienen que pasar por el Parlamento y porque la política comercial trasciende cualquier periodo de gobierno. Por otro lado, tenemos que recordar que los Tratados comerciales no implican un cambio de 180 grados de la noche a la mañana. Los acuerdos comerciales implican periodos de desgrabaciones progresivas a lo largo del tiempo, puede llegar hasta 10 años. Para abrirse determinados sectores pueden esperar hasta 10 años. Es decir, tenés 10 años para prepararte. Incluso los Tratados comerciales pueden excluir sectores que puedan estar comprometidos, para eso sirven los informes de impacto. Si hay algún sector que es estratégico y que puede quedar comprometido en un Tratado, lo que hay que negociar es excluirlo del Tratado. Podemos negociar el 95% de los niveles arancelarios y aquellos sectores claves para nuestra economía, que no queremos “desnudarlos” los podemos proteger.

¿Hizo bien el Presidente Lacalle de pegarle este sacudón al MERCOSUR?

Era necesario, tengo mis matices en cuanto a formas y a contenidos, creo que el MERCOSUR tiene una estructura vetusta y precisa estos sacudones, lamento que sea en base al conflicto, o en base al disenso, en algunos casos en tono elevado y con algún fundamento que no comparto. Nosotros precisamos de la región, de los vínculos, porque son lazos históricos y nos comprometemos como pueblos hermanos y eso hay que cuidarlo. Como país chico, Uruguay siempre ha mostrado un tono conciliador, creo que debe haber caminos alternativos para evitar los tonos elevados que no contribuyen a una política internacional, clara, consistente y objetiva, con la construcción de una gran política de estado que es lo que precisamos.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino