Uruguay entró en zona roja según la escala de Harvard: «el virus nos ha sacado ventaja»

Uruguay entró en zona roja según la escala de Harvard: «el virus nos ha sacado ventaja»

Desde que el presidente dictó las medidas, el 21 de diciembre, hasta este viernes, hubo 20.599 nuevos casos.

Uruguay entró este viernes en zona roja, según el índice de la Universidad de Harvard, tras el aumento exponencial de casos positivos de coronavirus, informó el Grupo Uruguayo Interdisciplinario de Análisis de Datos de Covid 19. Es decir, hay un promedio de 25 casos cada 100.000 personas en una semana.

Los casos, desde el 21 de diciembre, día en que el presidente Luis Lacalle Pou dio prácticamente las últimas medidas, casi se triplicaron. Desde ese día hasta este viernes -casi en un mes-, hubo 20.599 casos. El pasado 6 de enero el presidente decidió continuar con las fronteras cerradas y habilitar, según comprenda cada departamento, dos horas más en los restoranes o bares. También habilitó los espectáculos públicos respetando el aforo.

El director de la cátedra de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de la República e integrante del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), Julio Medina, dijo que Uruguay tardó 32 días para pasar del nivel de riesgo naranja al rojo, cuando había demorado 56 días para pasar del amarillo al naranja y 221 días del verde al amarillo.

«El virus está por delante, nos ha sacado aún más ventaja», publicó en Twitter el investigador en Ciencias Médicas y de la Salud en la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII).

«Lo esperable es que los departamentos que aún no están en rojo vayan evolucionando hacia ahí. Tenemos que frenar esto porque en nuestro país aún no hemos visto la peor ‘cara’ de este virus», escribió Medina.

El infectólogo afirmó que «proteger al sistema de salud se convierte en prioritario y esto no es solo por el personal de salud sino por la seguridad de la población misma».

Medina abogó por la responsabilidad de la población. «No hay políticas públicas que sirvan si no hay conciencia de la gente» e instó a reducir los contactos. «Al final todo se resume en limitar la cantidad de veces que las personas entran en contacto entre si. Esto deberá ser implementado/profundizado desde el nivel central pero también es una tarea de cada uno de nosotros».

Desde el 13 de marzo al 15 de diciembre del año pasado, hubo 10.347 casos. El Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) evalúa la situación y está previsto que haya nuevas recomendaciones al Poder Ejecutivo esta semana. El GACH perdió a su co-coordinador, el neonatólogo Daniel Borbonet, luego de que renunciara por entender que el gobierno no ha dado importancia a las recomendaciones que les han hecho los profesionales.

El coordinador del grupo, Rafael Radi, dijo a Telemundo (Canal 12) que, pese a la renuncia del co-coordinador, «el grupo sigue funcionando muy bien, con reuniones periódicas de diferentes subgrupos, incluyendo enero, estamos en permanente evaluación de la situación epidemiológica y del funcionamiento».

Sin embargo, según informó el periodista Gabriel Pereyra, el martes próximo el GACH convocó a una reunión a todos sus integrantes para ver la «continuidad en los términos en los que funcionó hasta el momento». «Hoy, el gobierno está más instalado y tiene varias comisiones en la que se respalda, lo que redujo las instancias de consultas al grupo de científicos de todas las áreas. Hace semanas que no se nos solicita ninguna nueva recomendación», afirmó en su carta de renuncia Borbonet.

Borbonet sostuvo en la carta dirigida a los coordinadores del GACH, Radi y Henry Cohen, que «luego de 9 meses de instaladas las actuales autoridades gubernamentales, a la fecha de hoy, es otra la situación, informó el semanario Brecha». «Los ministerios y los diversos órganos de conducción, con sus diferentes equipos de gestión, en lo sanitario, social y económico, ya están consolidados y presentan otras fortalezas que las de abril del año pasado. Las decenas de recomendaciones realizadas en lo sanitario por nuestros grupos de trabajo ya se han elevado, informado y publicado», prosiguió.

«Hoy el gobierno cuenta con múltiples comisiones, integradas por diversos equipos de alta calidad técnica, como el de Vacunas, Educación, Turismo, Fronteras, Cuidados Médicos Intensivos, Datos y Proyecciones, entre tantas otras. Las decisiones pasan a ser de responsabilidad políticas, con las cuales estaremos de acuerdo o en desacuerdo; por lo antes expuesto, es que entendemos que nuestro rol, integrando el GACH, deja de ser necesario; de hecho, hace semanas que no se nos solicita ninguna nueva recomendación», lamentó.

El Poder Ejecutivo, mientras tanto, continúa con las negociaciones por las vacunas. Este jueves el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, aseguró que Uruguay lleva «muy avanzadas» las negociaciones para adquirir vacunas contra la Covid-19. «Estamos a punto de lograr el objetivo», consideró en rueda de prensa. «Una vez que se firmen se van a anunciar. Se va a anunciar toda la secuencia, no solo con qué laboratorios, qué tipo de vacunas, con qué plataforma y en qué plazos, y sobre todo para qué sector de la población», sostuvo Delgado.

El semanario Búsqueda informó este jueves que el gobierno tendría acordada . Delgado pidió no politizar la gestión por las dosis porque «ya vemos lo que pasa en otros países, cuando empezamos a politizar la vacuna y uno se vacuna no en función del gobierno que está y el gobierno que la impulsa». la compra de vacunas Pfizer y de la china Sinovac. En tanto, El País consignó el viernes que «verbalmente» tendría acordadas esas dos vacunas e incluida la Astrazeneca o Sputnik V. «Uruguay no va a tener la vacuna más barata ni la más rápida, va a tener la más segura para que brinde garantías a la población y, sobre todo, para que de confianza», insistió, por su parte, Delgado.

El plan de vacunación continúa siendo el mismo: primero al personal de la salud y luego a la población toda»Nos vacunamos en función de la seguridad y de la confianza que nos da una campaña que va a ser gratuita y voluntaria, no obligatoria. Es absolutamente clave la confianza en la vacuna. Para eso, la discusión sobre el tipo de vacuna no va a ser política, va a ser científica, por lo menos del lado del gobierno», apuntó.

Lacalle Pou aseguró el lunes pasado al ser entrevistado por Hora del Campo (radio La voz de Melo) que «realmente» se están «terminando» las negociaciones para acceder a vacunas contra el coronavirus. El plan de vacunación, dijo, será «ambicioso». «He sido muy respetuoso del silencio y no he querido hablar del tema no por un tema de caprichos, ni secretismos. Estamos terminando las negociaciones, realmente estamos terminando las negociaciones», contestó al ser preguntado por el comunicado Walter Abella sobre cuándo llegarían las vacunas y cuántas dosis habría.

Uruguay apuesta a «las vacunas de mejor calidad, obviamente que sea disponible, y es muy importante el tiempo de llegada», señaló el jefe de Estado y sostuvo que «salvo Israel, el mundo no ha vacunado masivamente». Dentro del plan está previsto que vacune por mes a 600.000 personas. «Si eso llega a hacerse realidad, en tres meses, tres meses y medio, podemos vacunar a gran cantidad de uruguayos», celebró en el programa radial.

Por otro lado, el presidente de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), Leonardo Cipriani, opinó que la vacuna contra el coronavirus debería ser obligatoria. Entrevistado por Quién es quién (TNU y Diamante FM), el jerarca señaló que la gente «siempre tiene que tener una cosa clara, porque a veces están estos miedos a las vacunas: cuando sale un fármaco es muy serio el proceso como se hace».

«Siempre un fármaco tiene un efecto adverso. Por ejemplo, podés tomar una aspirina y te puede traer una gastritis. O sea, todo tiene en salud un efecto adverso, pero siempre es lo mínimo, es un porcentaje muy, muy bajo, por eso la gente tiene que estar tranquila», agregó. Cipriani afirmó que se vacunaría con cualquier vacuna: «Pensar contra la vacuna es una ignorancia científica. Bien claro».

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino