Uruguay: El gobierno cobrará aporte a la venta de carne porcina, cuya importación supera la de yerba mate y televisores

Uruguay: El gobierno cobrará aporte a la venta de carne porcina, cuya importación supera la de yerba mate y televisores

Por más que la carne vacuna siga siendo la preferida de los consumidores uruguayos, la de cerdo registró un incremento en la demanda, lo que provocó que en el primer semestre del año el monto de las importaciones de ese producto porcino aumentara 32% en comparación con igual período del 2016.

De acuerdo con datos del Instituto Uruguay XXI, entre enero y junio la importación de carne de cerdo alcanzó US$ 43 millones. Esa cifra, además, es superior a la correspondiente a las importaciones de herbicidas (glifosato y otros empleados en los cultivos agrícolas), abonos, yerba mate y televisores.

Atento a esa situación, el gobierno decidió que la carne porcina importada empiece a aportar 0,7% del precio de venta, lo mismo que se cobra a otras carnes para el financiamiento del Instituto Nacional de Carnes (Inac).

“El industrializador que incluya en cualquiera de sus procesos productivos, carne, menudencias o subproductos comestibles, ya sea que procedan de la faena o de la importación propia, abonará ese porcentaje”, establece el artículo 90 del proyecto de ley de Rendición de Cuentas.

El ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, se refirió a ese tema durante una reciente comparecencia en la Comisión de Presupuestos integrada con Hacienda de la Cámara de Diputados.

“La importación de carne de cerdo —que hoy en Uruguay es prácticamente dos terceras partes de su consumo—, si no se vende como carne y sale del depósito fiscal, del depósito de frío o del importador y se transforma en un chorizo y se vende como tal, no está gravada”, señaló.

La carne porcina figura en el octavo lugar de los principales rubros de importación de Uruguay con un monto anual de unos US$ 70 millones.

En la década de 2006 a 2015 el consumo de carnes en el mercado local aumentó en 15 kilos por persona, y la carne porcina fue la que más creció, con ocho kilos per cápita, de acuerdo con datos del Inac.

En volumen, las importaciones de carne de cerdo pasaron de 7,4 millones de kilos en 2006 a 28,4 millones en 2015.

Al inicio de esa década la mayor parte del volumen de las importaciones de carne porcina tenían como destino la industria local (77%) y el resto iba a abasto interno.

Esa relación se invirtió con el paso de los años y en 2015 el 77% del volumen fue destinado al mercado local y el resto al proceso industrial, según Inac.

Los registros señalan que el Índice de Precios al Consumo de la carne de cerdo aumentó 106,9%, en pesos nominales, en ese período.

Vacío legal.

El Inac se financia principalmente mediante el cobro de una prestación pecuniaria del 0,7% a las carnes que se venden en el mercado interno y otra del 0,6% a las que se exportan. En 2016 ese organismo tuvo ingresos operativos de unos $ 517 millones, de los cuales $ 353 millones correspondieron a la contribución del 0,6% y $ 164 millones a la del 0,7%. Para este año, el Inac- estimó que esos ingresos rondarán unos $ 495 millones.

La ley de creación de ese organismo, de 1984, establecía que el 0,7% sería sobre el precio de venta de la carne y las menudencias de las reses faenadas por las plantas autorizadas que se destinaran al mercado interno. En 2013, en una

Rendición de Cuentas, el Poder Ejecutivo modificó ese artículo y eliminó el concepto res, para que empezara a contribuir la comercialización de carne de ave, y quedó redactado de la siguiente manera: “El 0,7% del precio de venta de carnes de las especies comprendidas en la presente ley, sus menudencias y subproductos, provenientes de plantas de faena o de la importación, que se comercialicen en el mercado interno”.

Aguerre contó en la sesión parlamentaria que en 2013 el Ejecutivo pretendió gravar la importación de la carne de cerdo. “Pero no podemos gravar la importación, así que tenemos que gravar la primera venta y que contribuyera al Inac la producción de carne de ave”, acotó.

Dijo que “hay una especie de vacío legal, porque se puede dar el caso de empresas que venden chacinados que directamente importan su materia prima”.

“Esto da marco legal para que en la reglamentación del Inac se pueda generar una equidad entre los distintos actores económicos con respecto a la contribución”, indicó.

En 2013 el gobierno también incluyó la exportación de ganado en el marco legal para que haga el mismo aporte que las carnes exportadas.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino