Uruguay apela al "milagro de los Andes" mientras lucha contra los contagios con la vacunación muy avanzada

Uruguay apela al "milagro de los Andes" mientras lucha contra los contagios con la vacunación muy avanzada

Es uno de los países con más inmunizados de América Latina, pero sufre una explosión de casos con la posible llegada de la llamada cepa brasileña

Las naciones se sostienen inevitablemente sobre mitos, y Uruguay no es la excepción. El maracanazo, al que no pocos ven como la mayor hazaña de la uruguayidad en la historia, vuelve acompañado de otro hito, el "milagro de los Andes". ¿Por qué? Porque el pequeño país sudamericano intenta encontrar el camino en medio de la paradoja que implica la explosión de casos de Covid-19 y el dato insoslayable de que es uno de los que a mejor ritmo está vacunando en América Latina.

Durante buena parte de la pandemia, Uruguay fue señalado como ejemplo: el Gobierno de Luis Lacalle Pou evitó congelar la actividad económica, nunca decretó una cuarentena generalizada y el número de casos se mantuvo controlado, bajo. Ya no es así. Es por eso que hace su entrada en escena la increíble historia de los supervivientes del equipo de rugby tras estrellarse en 1972 un avión en la cordillera de los Andes, una hazaña reflejada en la película 'Viven'.

"Debe ser cierto eso de que los uruguayos tenemos algo especial", dice un vídeo lanzado en los últimos días y que el propio Lacalle Pou se encargó de difundir en sus redes sociales. "Un grupo de uruguayos puede enmudecer al Maracaná, sobrevivir a una cordillera y hasta controlar el coronavirus", añade el emotivo video, en el que algunos de los sobrevivientes hacen paralelismos entre la incertidumbre y la impotencia en la montaña y la que genera la pandemia. "La única forma era y es todos juntos", aseguran.

Pero no están todos juntos. Por primera vez en un año, el distanciamiento de la comunidad científica con el jefe del Estado es evidente. Lacalle Pou está tomando algunos caminos diferentes a los que le sugieren desde el Grupo Asesor Científico Honorario (GACH).

"Las últimas medidas tomadas por el Gobierno han priorizado lo político por sobre lo científico", criticó Gonzalo Moratorio en declaraciones a EL MUNDO. "Hubiera esperado una mayor reducción de la movilidad y mayor control de fronteras ante la llegada, si es que no llegó ya, de la variante P1 de Brasil".

Moratorio es el biólogo molecular de la Universidad de la República y el Instituto Pasteur que, junto con Pilar Moreno desarrolló por iniciativa propia los tests de detección del virus antes de que se detectaran casos en Uruguay. Ellos dos, junto al ministro de Salud, Daniel Salinas, conformaron un trío vital en el inicio de la pandemia. Hoy, con 12 de los 19 departamentos en que se divide el país en rojo, según la escala de la Universidad de Harvard, la situación es diferente en el país de 3,5 millones de habitantes.

"En vacunación vamos muy bien, el Gobierno ha hecho las cosas muy bien para conseguir un gran número de vacunas. Pero en el Uruguay se da la paradoja de ser tan pocos para vacunar como pocos para sumar rápidamente infectados. Es ahora que se debe priorizar la velocidad de vacunación por sobre la velocidad de propagación del virus", añade Moratorio. Los datos marcan que Uruguay fue, en la última semana, el país de América con más infectados diarios por millón de habitantes.

El ministro Salinas dijo a EL MUNDO que Uruguay vive "la misma paradoja de Chile e Israel", dos países con un alto porcentaje de la población vacunada, pero que a eso le suma "la posible introducción de una variante biológica".

¿Se refiere a la P1? El ministro se torna enigmático: "La ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia". ¿Puede ser más claro, está la cepa brasileña circulando ya en Uruguay? "Es lo que creo".

Gonzalo Ferreira, director del diario El Observador, señala que hay que darle crédito a Lacalle Pou ante su renuencia a cerrar la actividad económica y confinar a los ciudadanos: "No es la primera vez que desoye sugerencias del GACH o que adopta definiciones más livianas que las que pretenden médicos y científicos. De hecho, cada vez que tomó definiciones desde marzo de 2020 recibió críticas y siempre obtuvo resultados que permitieron bajar los contagios".

Eso sí, una de las cartas ganadoras del presidente dejó de funcionar últimamente, señala Ferreira: la comunicación, el poder de persuasión de Lacalle Pou, golpeado por la reciente muerte debido al Covid de Andrés Abt, un político de 47 años de su formación política, el Partido Nacional, sin patologías previas.

"Por primera vez en lo que va de la pandemia (Lacalle Pou) se mostró enojado. En vez de ser la figura paternal que guía con indicaciones claras, se mostró como un 'viejo cascarrabias', según sus propias palabras", destacó el periodista.

Según Salinas, Uruguay ya tiene vacunado a un 10% de su población mayor de 18 años. El desafío del gobierno pasa ahora también por convencer a los renuentes a las vacunas, un grupo de mayor tamaño al habitual en el país. Y por encontrar la fórmula exacta para, mientras se acelera la vacunación, frenar la propagación del virus sin traicionar la convicción de Lacalle Pou de que no se deben restringir las libertades de los ciudadanos. ¿El tercer milagro tras el del Maracaná y los Andes?

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino