Una misión a Caracas para afianzar el diálogo que atestiguó autoritarismo del régimen

DIPLOMACIA

Una misión a Caracas para afianzar el diálogo que atestiguó autoritarismo del régimen

Tras la declaración de Costa Rica, el vicecanciller Ariel Bergamino se reunió con el canciller venezolano

En San José de Costa Rica, el 7 de mayo, el subsecretario de Relaciones Exteriores, Ariel Bergamino, acordó una contundente declaración junto al resto de los integrantes del Grupo de Contacto Internacional (GCI) sobre la crisis venezolana.

En el documento que se hizo público ese mismo día se reconoció la necesidad de “restaurar” la democracia, el estado de Derecho y la separación de poderes. Se criticó el exceso en el uso de la fuerza por parte de los agentes de seguridad del gobierno venezolano y se puso de manifiesto la necesidad de terminar con los grupos armados “irregulares” que actúan en el país.

Entre otros señalamientos al régimen de Nicolás Maduro se fustigó la violencia contra periodistas y el avasallamiento de la libertas de expresión; el establecimiento de procesos judiciales “viciados destinados a criminalizar las protestas”; la “desaparición forzada” de legisladores opositores así como la existencia de presos políticos. A su vez se pidió “elecciones democráticas” como punto culmine de una salida política, pacífica y negociada.

“El Grupo está listo para llevar a cabo una misión a nivel político en Caracas para presentar y discutir opciones concretas para una solución pacífica y democrática a la crisis”, decía la declaración en uno de sus últimos puntos.

Pocas horas después de firmar este documento, el vicecanciller y el director de Asuntos Políticos, Raul Pollak, aterrizaron en Caracas con la declaración en la mano y fueron recibidos por el canciller venezolano Jorge Arreaza.

“Hoy recibimos al Subsecretario de Relaciones Exteriores de la República Oriental del Uruguay, Ariel Bergamino. Conversamos sobre nuestras relaciones bilaterales y el decidido apoyo del gobierno del Uruguay al diálogo y la paz en Venezuela”, tuiteó el jefe de la diplomacia venezolana con fotos en las que se ve a Bergamino y Arreaza abrazándose.

Fuentes diplomáticas dijeron a El Observador que la intención de la visita fue apuntalar el canal de diálogo con el gobierno venezolano a los efectos de poder avanzar en el trabajo que viene realizando el Grupo de Contacto Internacional. Las fuentes señalaron que la visita fue bien recibida por los locales.

Sin embargo, mientras el régimen de Maduro parecía comprometerse con un proceso de diálogo para buscar una salida efectiva a la crisis, las fuerzas oficialistas cometieron un nuevo acto autoritario. La reunión entre Bergamino y Arreaza ocurrió el mismo día en el que funcionarios del Servicio de Inteligencia venezolano (Sebin) detuvieron al primer vicepresidente de la Asamblea Nacional del país caribeño, Édgar Zambrano, a quien le fue levantada la inmunidad parlamentaria por la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) luego de haber apoyado el fallido alzamiento militar contra el gobierno.

Este jueves el presidente Tabaré Vázquez hizo referencia al trabajo que los “delegados” uruguayos estaba haciendo en la capital venezolana y adelantó que este viernes, cuando Bergamino llegue a Montevideo, habrá novedades para informar.

Vázquez volvió a defender el camino que su gobierno recorrió en este tema y ponderó el trabajo que el Grupo de Contacto Internacional hizo en estos meses. De hecho afirmó que la propuesta de Uruguay junto con la Unión Europea “es el único camino”, a pesar de que su propia administración planteó el “Mecanismo de Montevideo”, una movida diplomática con México que nunca despegó.

"Ustedes han visto que el grupo de países de Lima se ha plegado al planteo que la Unión Europea y Uruguay hemos hecho”, dijo el presidente.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino