Un vídeo desvela los intentos de Bolsonaro de interferir en la Policía: "No voy a esperar a que jodan a mi familia"

Un vídeo desvela los intentos de Bolsonaro de interferir en la Policía: "No voy a esperar a que jodan a mi familia"

20:21 - El video es la principal prueba de un proceso que puede derivar en un 'impeachment' contra el presidente brasileño, que llamó "mierdas" a los gobernadores que defienden la cuarentena

Después de varios días de tensa espera, el Tribunal Supremo Federal de Brasil decidió divulgar un vídeo de una reunión del Jair Bolsonaro con sus ministros que probaría que el presidente intentó interferir en la independencia de la Policía Federal.

"Ya he intentado cambiar a nuestra gente de seguridad en Río de Janeiro oficialmente y no lo he conseguido. Se acabó. No voy a esperar a que jodan a mi familia con mala fe, o a un amigo mío, porque no puedo cambiar a alguien de la seguridad que pertenece a la estructura. Se cambia; si no se puede, se cambia al jefe, si no se puede cambiar al jefe, se cambia al ministro. Y punto final. No estamos aquí de broma" dice Bolsonaro en un momento de la reunión, visiblemente irritado.

El encuentro es un consejo de ministros del 22 de abril, en el que todavía estaba presente el ex ministro de Justicia y Seguridad Pública Sérgio Moro. El ex juez de la Operación Lava Jato dejó el Gobierno acusando a Bolsonaro de querer inmiscuirse en la policía para proteger a su familia, y aseguró a los investigadores que en esa reunión tendrían la prueba principal.

En otros momentos del vídeo, Bolsonaro dice que no puede "ser sorprendido con noticias" y añade: "Joder, tengo a la Policía Federal que no me pasa informaciones. Tengo las... las inteligencias de las Fuerzas Armadas y no tengo informaciones. La Abin (Agencia Brasileña de Inteligencia) tiene sus problemas, pero tengo algunas informaciones (...) ¡tenemos problemas, joder!". Bolsonaro también afirma que el sistema de informaciones del Gobierno es "una vergüenza" porque a él no le llega la información: "Así no se puede trabajar, se hace difícil. Por eso, voy a interferir, ¡y punto final!.

El Gobierno llevaba días intentado evitar que el vídeo viera la luz. A través de la Abogacía General del Estado, pidió que se mantuviera en secreto para preservar la seguridad nacional, pero después accedió a que se publicaran únicamente los fragmentos en que Bolsonaro habla de la Policía Federal.

Sin embargo, el Supremo divulgó prácticamente todo, a excepción de algunas partes en que algunos ministros hacen comentarios ofensivos contra China relacionados con el coronavirus, lo que hizo temer por una grave crisis diplomática. Finalmente, el juez Celso de Mello optó por divulgar el vídeo editado, sin esas partes sensibles. Aun así, dejo la parte en que el ministro de Economía, Paulo Guedes, dice que China es "como aquel tipo al que tienes que soportar" y que el país asiático debería financiar un Plan Marshall a nivel global por el daño que ha causado el coronavirus. China es el principal socio comercial de Brasil.

GOBERNADORES "DE MIERDA"

En el vídeo-bomba, cada miembro del gabinete tiene su minuto de gloria. La ministra de Derechos Humanos, Damares Alves, propone encarcelar a los gobernadores y alcaldes por los supuestos abusos en las restricciones por el coronavirus; el ministro de Educación, Abraham Weintraub, también propone prisión, pero "para los vagabundos del Supremo", y el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, propone aprovechar "que en la prensa sólo se habla del Covid" para desmontar las leyes ambientales.

Pese a la cantidad infinita de titulares, la verborrea de Bolsonaro tiene un protagonismo especial. El líder ultraderechista llama "mierda" al gobernador de São Paulo, João Doria, y "estiércol" al de Río de Janeiro, Wilson Witzel, dos antiguos aliados ahora enfrentados con el presidente por su defensa de las medidas de aislamiento social. También dice que instaurar una dictadura en Brasil es "muy fácil", porque cualquier alcalde puede hacerlo por decreto, y que por eso quiere "armar a la población".

En Brasilia, pocas horas antes de que el vídeo viera la luz, el clima era de máxima tensión. Uno de los ministros más próximos de Bolsonaro, el general Augusto Heleno (jefe del Gabinete de Seguridad Institucional) criticaba la posibilidad de que se confisque el móvil del presidente para profundizar en la investigación, tal como piden diputados de la oposición. El Supremo pidió a la Fiscalía que estudie esa petición. Para el general, investigar el móvil del presidente es "inadmisible" y algo que "podrá tener consecuencias imprevisibles para la estabilidad nacional", según dijo en una nota oficial. Diversos analistas interpretaron esas palabras como una amenaza golpista del ala militar del Gobierno.

LOS PROBLEMAS FAMILIARES

Los intentos de Bolsonaro por controlar a la Policía Federal tendrían que ver con intereses familiares. Según dijo Moro en su momento, el presidente quería en la dirección general a alguien "de confianza", a quien poder pedir información sobre el avance de investigaciones de su interés. Además, insistía continuamente en sustituir al superintendente de la policía en Río de Janeiro, lo que acabó consiguiendo, pocos días después de que Moro renunciara al cargo por no tolerar esas presiones.

Bolsonaro tiene su feudo político en Río de Janeiro, y también la mayoría de sus dolores de cabeza. Dos de sus hijos, el concejal Carlos y el senador Flávio, son objeto de cinco acciones de la Fiscalía que buscan aclarar si usaron a asesores fantasma en sus gabinetes políticos para enriquecerse de forma ilícita. Al tirar del hilo, un total de 19 familiares de Bolsonaro acabaron siendo investigados.

El propio Bolsonaro también apareció citado en un caso mucho más delicado, el que que investiga el asesinato de la concejala y activista carioca Marielle Franco. Uno de los porteros de la urbanización en la que Bolsonaro tiene una casa aseguró a la policía que uno de los asesinos de Franco pidió visitar la casa de los Bolsonaro el mismo día del crimen. La Policía Federal abrió una investigación y escuchó al portero, que enseguida rectificó y se desdijo.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino