Bolivia  ●  Chile  ●  Evo Morales  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

Un sorpresivo hallazgo en un predio militar enciende las devaluadas expectativas de los familiares de desaparecidos

Un sorpresivo hallazgo en un predio militar enciende las devaluadas expectativas de los familiares de desaparecidos

Un momento fuerte: hombres de uniforme militar arrastrando un equipo electrógeno en medio de la noche para recuperar los restos de un desaparecido. Otro momento fuerte: hombres de uniforme militar arrastrando, hace más de 40 años, el cuerpo de un muerto en la tortura. Así imaginó el subsecretario de Defensa, Andrés Berterreche, la escena que le tocó presenciar el martes 27 en un predio militar de Avenida de las Instrucciones.

Un alambrado de tres hilos ubicado cerca de la cancha de fútbol separa el predio de un campo lindero, también usado por el Ejército. Unos metros más abajo, cerca de la cañada que corre paralela al cuartel vecino a la iglesia Gruta de Lourdes, a un metro de profundidad, fue hallado un nuevo cuerpo que en un par de semanas podría identificarse como uno de los uruguayos desaparecidos durante la dictadura (1973-1985).

El sorpresivo hallazgo del presunto cuerpo de un desaparecido, que se produjo en un barranco lindero al ex Batallón de Infantería 13, volvió a encender las devaluadas expectativas de los familiares y reinstaló el tema de los derechos humanos en el último tramo del tercer período de gobierno del Frente Amplio (FA).

El hallazgo ocurrió mientras técnicos del Grupo de Investigación en Antropología Forense (GIAF), que tuvo su origen en la Udelar, pero ahora funciona en la órbita de Presidencia bajo un nuevo estatuto, realizaban una búsqueda de rutina en un barranco cercano al cauce de agua, a apenas unos 100 metros del lugar donde —en diciembre de 2005— apareció el cuerpo del escribano Fernando Miranda, padre del actual presidente del FA.

Fuentes forenses indicaron a Búsqueda que, a diferencia del caso de Miranda —que fue encontrado a partir de una precisa información anónima recibida en Presidencia—, este nuevo cuerpo, igual que los del maestro Julio Castro (desaparecido en 1977 y hallado en octubre de 2011 en el Batallón 14 de Toledo) y del trabajador de UTE Ricardo Blanco Valiente (desaparecido en 1978 y hallado en marzo de 2012 también en el Batallón 14), apareció mientras los arqueólogos peinaban pequeñas parcelas en una zona de unas cuatro hectáreas que antes había trabajado el equipo dirigido por José López Mazz, en la que se presumía la existencia de enterramientos clandestinos.

El otro cuerpo localizado hasta ahora es el de Ubagesner Chávez Sosa, y fue ubicado en una chacra privada cerca de Pando a partir de datos aportados por la Fuerza Aérea en 2005.

Aunque la identificación se realizará recién después de cruzar una muestra de ADN con el banco de datos que existe en Buenos Aires, los investigadores uruguayos manejan como hipótesis que se trata de un varón desaparecido en 1975 en el centro de torturas 300 Carlos, dentro del vecino Servicio de Material y Armamento (SMA).

Los desaparecidos que estuvieron detenidos en el 300 Carlos fueron los comunistas Eduardo Bleier, Juan Manuel Brieba, Carlos Pablo Arévalo, Julio Gerardo Correa, Otermín Montes de Oca, Julio Escudero y la anarquista Elena Quinteros.

La zona fue cautelada en 2011 en un expediente ahora a cargo de la jueza penal de 23er turno Isaura Tórtora, para buscar los restos de María Claudia García de Gelman.

El mismo martes se hicieron presentes en el actual Servicio de Transporte (en 2012 el Batallón 13 fue trasladado a Durazno) el ministro de Defensa, José Bayardi; el subsecretario Berterreche; el comandante en jefe del Ejército, Claudio Feola; el director del Comando de Apoyo Logístico, Ricardo González; y el prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo.

Al día siguiente la jueza autorizó el ingreso de familiares y prensa, que tuvieron acceso al predio donde los técnicos habían estado trabajando durante toda la noche previa para evitar que el temporal de Santa Rosa arrastrara el cuerpo.

―Quietud en los que comandan‖

Aunque los principales candidatos a la presidencia se expresaron el mismo martes 27 a favor de seguir las investigaciones, la realidad muestra que el camino de la búsqueda de los desaparecidos no ha sido sencillo ni siquiera luego del triunfo del FA en 2004.

―Pienso que no se avanzó mucho sino que se avanzó algo. Hace años que estamos en esto y no se avanza, hay quietud en los que comandan, pero esto puede ser el comienzo a pesar del desgaste de tantos años‖, dijo a Búsqueda Milka González de Prieto, una de las fundadoras de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos.

Mientras los huesos encontrados toman el camino del laboratorio y los arqueólogos se preparan para despejar el área en busca de nuevos restos, la Comisión de Constitución del Senado comenzó a tratar el proyecto que dispone que la búsqueda de los detenidos desaparecidos pase a la Institución Nacional de Derechos Humanos.

El senador Pedro Bordaberry (Partido Colorado) planteó ―dudas‖ sobre la legalidad de asignarle tareas que no son propias del Parlamento nacional.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino