Un Plan Marshall alemán para proteger la democracia en Estados Unidos

Un Plan Marshall alemán para proteger la democracia en Estados Unidos

18:35 - Berlín propone trabajar conjuntamente con Washington para salvaguardar los valores democráticos y reparar las divisiones sociales

Alemania quiere devolver a Estados Unidos el apoyo recibido tras la II Guerra Mundial con otro Plan Marshall, aunque en esta ocasión para la democracia. El ofrecimiento parte del ministro de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, tras el asalto al Capitolio perpetrado por seguidores del presidente Donald Trump. "No debemos darle espacio a los enemigos de la democracia liberal. Estamos listos para trabajar con Estados Unidos en un Plan Marshall conjunto para la democracia", ha declarado Maas.

Salvando las distancias y son muchas, Alemania asistió a una situación similar a la vivida en el Capitolio en agosto, cuando un grupo de ultras intentó asaltar el Reichtstag, sede del Bundestag. El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, no dijo al condenar esos hechos que la democracia estuviera en peligro, como ha hecho ahora Biden al referirse al asalto al Capitolio, sino que habló de "duro golpe a la democracia". Pero, como Biden y ahora Maas, habló de la necesidad de llegar a las raíces de la división social. "Ésa es una de las mayores tareas para el futuro de estadounidenses y europeos", sostiene el ministro.

Trump ha provocado en sus cuatro años en la Casa Blanca un terremoto antidemocrático con ondas expansivas en Europa. Su discurso envalentonó a líderes que -como Matteo Salvini en Italia o Viktor Orban en Hungría- acarician la autocracia, rasgo de alteraciones de personalidad narcisista, la de quien sólo siente de forma cognitiva, necesita el reconocimiento a sus logros, no acepta el fracaso y cuando pierde el control en su mundo autista, adopta una actitud de víctima. Trump se considera víctima de fraude electoral.

Orban tampoco acepta la derrota. En 2017 sometió a referendo el sistema de cuotas para refugiados pactado en la UE convencido de que ganaría, pero la consulta no tuvo quórum y fue invalidada. Orban, sin embargo se proclamó vencedor. Por no aceptar el fracaso, los gobernantes europeos que han hecho del trumpismo su bandera se han resistido a aceptar incluso la ajena. Polonia, Hungría, República Checa, Eslovaquia y Eslovenia han sido los últimos en felicitar a Biden.

El presidente Trump se convertirá en unos días en ciudadano Trump pero su la llama ya ha prendido en Estados Unidos y en Europa, donde la ideología del nuevo orden mundial desembarcó por la puerta de atrás con su ex asesor Steve Bannon Llegó con el objetivo de exportar la autocracia supremacista estadounidense a la UE y destruir el sistema con una revolución iliberal. Casi lo consigue. Bannon se reunió con quienes consideraba los políticos más importantes de Europa: Salvini y Orban, a quien llamó "Trump antes que Trump", abrió una oficina en Bruselas e invitó a los partidos nacionalistas europeos a crear un red para, juntos, tomar el poder. Con la crisis de los refugiados como telón de fondo y la esperanza de acceder a las claves del éxito que Bannon procuró a Trump en su campaña electoral, las formaciones populistas e iliberales se lo rifaban, incluido Vox.

Trump abandonará la Casa Blanca y Bannon, en libertad bajo fianza por presuntos delitos de corrupción, ha caído a los infiernos, pues también intentó socavar durante sus estancia en Roma los cimientos de la Iglesia católica entablando alianzas con el clero opuesto al liberal Papa Francisco, entre ellos Carlo María Viganò ex nuncio en Estados Unidos. Hace sólo unos días, Viganò acusó -durante una entrevista con Bannon- a Bergoglio de maniobrar con Biden para sacar a Trump de la Casa Blanca y pidió a los católicos estadounidenses que no se queden quietos.

Joe Biden ya ha reconocido la necesidad de afrontar ese desafío al prometer que trabajará por la reconciliación de la sociedad estadounidense. Necesita devolver la confianza de la ciudadanía en un sistema que Trump ha mancillado y para ello ha propuesto crear una red de demócratas. Alemania, y de ahí el Plan Marshall referido por Maas, ya trabajaba en esa dirección con la llamada Alianza para el Multilateralismo impulsada por él en 2019 e ignorada desde entonces por Trump. Las alianzas del republicano siempre fueron con las redes sociales.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino