Un ministro de Exteriores "español" para Nicolás Maduro

Un ministro de Exteriores "español" para Nicolás Maduro

21:36 - El nuevo jefe de la Diplomacia venezolana, Félix Plasencia, es de origen canario y amigo de José Luis Ábalos

"Tiene la inmensa responsabilidad de continuar la excelente labor diplomática desempeñada por Jorge Arreaza. Cada vez más, hagamos triunfar en el mundo nuestra diplomacia de paz". Nicolás Maduro ya tiene un nuevo canciller para dirigir la diplomacia bolivariana durante las negociaciones con la oposición democrática en México. Se trata del diplomático Félix Plasencia, el "amigo" del ex ministro español José Luis Ábalos y coprotagonista del sainete del aeropuerto de Barajas con la vicepresidenta Delcy Rodríguez.

"Recibo con gran compromiso y orgullo esta nueva responsabilidad que asumiré, gracias presidente", respondió el flamante canciller desde sus redes sociales. Actual embajador en China, el entonces ministro de Turismo acompañó a Delcy en su aventura española, cuando en enero del año pasado intentó entrar en España pese a estar sancionada por la Unión Europea. Plasencia fue testigo entonces de las peripecias que tanto atribularon a su amigo Ábalos.

Y no fue una casualidad: su actual irrupción en la Cancillería supone un nuevo movimiento político de los hermanos Rodríguez, Delcy y Jorge (jefe de la delegación chavista en México), que se han desprendido del ya ex canciller Jorge Arreaza para situar a uno de sus hombres al frente del ministerio clave en las negociaciones.

Además, Plasencia ya participó en la ronda de diálogos en Barbados de 2019, también auspiciada por Noruega, en donde ejerció como una especie de notario de lo que allí ocurría.

Plasencia, de origen canario y diplomático de carrera, pasa por un ser un político moderado frente a talibanes como el propio Arreaza, a quien Maduro ha colocado al frente de otro Ministerio, de Industria, muy alejado de sus habilidades. Según confirmaron fuentes diplomáticas a EL MUNDO, Plasencia mantiene buenas relaciones con funcionarios españoles en el momento más peliagudo para la influencia de Madrid en Venezuela, fruto del fiasco de la 'doctrina Laya'.

La apuesta de la anterior ministra de Exteriores del Gabinete Sánchez, secundada posteriormente por Josep Borrell en Bruselas, apartó a España del club de países que han secundado a Países Bajos y Rusia en las negociaciones de México, como Estados Unidos, Canadá, Alemania o Gran Bretaña. Sólo a última hora, la insistencia de Noruega parece que permitirá que España se una a los países acompañantes de estas negociaciones, pese a las reticencias de la oposición democrática.

Desde su llegada al Palacio de Santa Cruz, José Manuel Albares ha intentado recomponer de forma personal la estrepitosa pérdida de influencia española. Fuentes opositoras han confirmado a este periódico que se han producido conversaciones entre la diplomacia de Madrid y sus dirigentes.

La 'doctrina Laya' se basó en el apoyo a las tesis del ex candidato presidencial Henrique Capriles en detrimento de las posiciones del presidente encargado, Juan Guaidó, y del G-4, que incluye a los cuatro partidos más grandes de la oposición. Fue precisamente Albares, en su influyente etapa como asesor de Sánchez en materia de relaciones internacionales, quien convenció a los aliados europeos para que se sumaran al reconocimiento internacional de Guaidó frente al "tirano" Maduro, tal y como le definió entonces el presidente del Gobierno español.

A la postre, Capriles también participa de forma indirecta en las negociaciones de México a través de su mano derecha, Stalin González. Unos diálogos en los que han quedado en fuera de juego los dirigentes de la oposición colaboracionista, vinculados estrechamente con el exjefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero: ninguno de ellos participa en la quinta ronda de negociaciones en la capital norteamericana.

El canciller cubano Bruno Rodríguez fue uno de los primeros en felicitar al nuevo responsable chavista de Exteriores. "Compañero canciller y amigo, continuaremos profundizando la hermandad y cooperación legada por nuestros históricos líderes Fidel Castro y Hugo Chávez, empeño fundamental de los presidentes Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel, siempre con miras al desarrollo integral de nuestros pueblos", respondió ipso facto Plasencia.

El cambio de canciller no es el único de importancia acometido por Maduro en las últimas horas con la excusa de la cercanía de los comicios electorales de noviembre. Beneficiado por la política de premiar al generalato que le apoya, el "presidente pueblo" ha situado al comandante Remigio Ceballos, antiguo jefe del Ejército, al frente del Ministerio de Interior y como vicepresidente del gobierno para Seguridad Ciudadana.

Su responsable hasta ahora, la almirante Carmen Meléndez, encabezará la candidatura bolivariana para conquistar la alcaldía de Caracas en las próximas elecciones locales. Parte de la oposición ha decidido participar en la contienda, pese a la falta de condiciones democráticas. Tanto Guaidó como Voluntad Popular esperan al desarrollo de las negociaciones con el gobierno.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino