Un giro al modelo de desarrollo

Un giro al modelo de desarrollo

La hoja de ruta del organismo dicta cuatro políticas para trabajar: opciones fiscales para estimular servicios de salud, además de proteger ingresos y empleos; sistemas de protección social pensados para las poblaciones más vulnerables; generación de liquidez desde los bancos centrales y, finalmente, préstamos crediticios de organismos multilaterales acordes con las dificultades de las naciones.

Todos los organismos multilaterales encargados de generar recomendaciones de política económica han pedido a los gobiernos de países desarrollados, en vía de desarrollo y pobres empezar a consultar y ejecutar planes a largo plazo, que den cuenta de un cambio para enfrentar la que se considera la crisis económica más difícil desde la Segunda Guerra Mundial.

La solicitud generada por al pandemia del coronavirus la acoje también la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal), que a través de su secretaria, Alicia Bárcena, entregó un nuevo informe sobre las perspectivas del impacto económico que tendrá la pandemia de Covid-19 en las industrias más tradicionales y el porqué de la necesidad de que se cambie el sistema tradicional de ingresos y empiecen a explotar industrias poco tradicionales.

La hoja de ruta del organismo dicta cuatro políticas para trabajar: opciones fiscales para estimular servicios de salud, además de proteger ingresos y empleos; sistemas de protección social pensados para las poblaciones más vulnerables; generación de liquidez desde los bancos centrales y, finalmente, préstamos crediticios de organismos multilaterales acordes con las dificultades de las naciones.

El informe empieza por plantear un problema fundamental: “Los países exportadores de petróleo experimentarán la mayor pérdida en el valor de ventas al exterior. México, Venezuela, Ecuador y Colombia pueden ser los más afectados”. Y la tesis se sustenta con el pronóstico de una caída del 8,9 % en la exportación de bienes y servicios del sector minero colombiano, chileno y peruano a los países de la Unión Europea.

Un panorama que desde el país ya se venía previendo. José Manuel Restrepo, ministro de Comercio, Industria y Turismo, ve en la producción textil para el sector salud una oportunidad de mejorar las condiciones financieras. Sin embargo, para analistas como el profesor de la Universidad Nacional, José Roberto Acosta, el esfuerzo no es suficiente, de ahí que el golpe por la caída de los precios del petróleo y de la demanda de esa industria va a pasarle factura al país.

Aún así, la Cepal dice que es momento de dejar a un lado la discusión de la dependencia y empezar a tomar medidas que garanticen un cambio. Para ello explica que los gobiernos deben entender que la prioridad es que el gasto más grande vaya al sector salud, que debe complementarse con el impulso del sector empresarial.

Los ejes del plan
Colombia ya sigue algunas de las recomendaciones. Una de las más importantes, según Bárcena, es asegurarse de que en este momento las personas más vulnerables reciban recursos en efectivo.

Otro cambio en el nuevo modelo de desarrollo que debería seguir el país está en que el Banco de la República ayude a generar las condiciones para que las empresas cuenten con dinero: “los bancos centrales deberán invertir directamente para proporcionar liquidez”, aseguró la Cepal.

Sobre este punto, el Banco de la República aseguró que, entre otras medidas, “autorizó la compra de TES en el mercado secundario (compraventa de valores que ya han sido emitidos) hasta por 2 billones de pesos en lo que resta de abril. Esta medida busca reforzar la liquidez del mercado de deuda pública y aumentar el suministro de liquidez” (ver Radiografía).

Adicionalmente, tanto los sistemas financieros de cada país, como los mismos organismos multilaterales deberán repensar la forma como hacen efectivos los cobros a los estados. La razón está en que, por ahora, y en el mediano plazo, ni las naciones más desarrolladas tendrán el dinero para responder por las obligaciones que exigen entidades como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial.

La Cepal prevé una lógica de compañerismo más fuerte entre países. La cooperación será fundamental para que una vez terminada la crisis, a los estados más afectados no les pese tener deudas de este tipo y la reactivación desde sectores no tradicionales (apalancados en la tecnología) se den en el menor tiempo posible, y así se fortalezcan las relaciones comerciales.

En otras palabras: se necesitará de un comercio flexible. “En un momento en que el mundo busca aumentar la producción de suministros médicos, tiene sentido aprovechar las redes de producción y distribución transfronterizas. Queremos que los fabricantes de respiradores se centren en fabricar tantos como puedan, no en averiguar cómo obtener los componentes o en preguntarse si esas piezas se quedarán atascadas en la frontera”, concluyó Roberto Azevëdo, director general de la Organización Mundial de Comercio (OMC) .

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino