Un cruce diplomático con Nicaragua en la OEA

Un cruce diplomático con Nicaragua en la OEA

Los gobiernos de Uruguay y Nicaragua cruzaron críticas en la sesión del miércoles de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Durante su intervención, después de plantear su preocupación por la crisis en Venezuela, el canciller Francisco Bustillo dijo que a Uruguay también le “duele” la situación que atraviesa Nicaragua. “Es por eso que no cejaremos en nuestros esfuerzos tendientes a apoyar a los hermanos nicaragüenses en su lucha por regenerar la institucionalidad democrática y la efectiva vigencia de los derechos hermanos en ese país”, explicó.

El ministro de Relaciones Exteriores añadió que hacía un “llamamiento” a que las autoridades de Nicaragua “restablezcan la colaboración con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)” para solucionar los problemas que enfrenta.

El deterioro de la situación política en ese país ha sido objeto de análisis por parte de la CIDH. En abril, “a dos años del inicio de la crisis de derechos humanos en Nicaragua”, el organismo emitió una declaración en la que denunció la puesta en
marcha de la “quinta etapa de la represión estatal en el país”.

Cuando terminó Bustillo, el ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, Denis Moncada, pidió la palabra. “No tenía pensado intervenir, pero en vista de que el distinguido canciller del Uruguay, a quien he saludado, ha decidido intervenir en los asuntos internos de Nicaragua, queremos recordarle a su administración que aún tiene como tarea pendiente el tema de la impunidad de los crímenes del pasado, para resolver y darle respuesta a los familiares de personas desaparecidas y juzgar a los autores materiales de ellos”, dijo el nicaragüense.

Moncada también mencionó como debes de Uruguay “la situación de las personas privadas de libertad” y “los derechos sexuales y reproductivos de las personas”. “Así que hay importantes tareas y obviamente nos duele Uruguay también como país”, concluyó.

Almagro. Además de cuestionar la situación de Venezuela y Nicaragua, Bustillo aprovechó su primera intervención en una asamblea de la OEA como canciller uruguayo para “congratular” a Luis Almagro por su reelección como secretario general, una decisión adoptada en mayo.

El apoyo de Bustillo al excanciller uruguayo se dio en una asamblea en la que otros países cuestionaron a Almagro por el papel que jugó la OEA en el anterior proceso electoral boliviano.

“México sugiere al señor Luis Almagro someterse a un proceso de autocrítica a partir de sus acciones en contra de la Carta de la OEA y por lastimar la democracia en Bolivia, para determinar si aún cuenta con la autoridad moral necesaria para encabezar esta organización”, dijo el subsecretario mexicano para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes Zúñiga.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino