Trigo ruso, un asunto de Estado para Nicolás Maduro

Trigo ruso, un asunto de Estado para Nicolás Maduro

25/09/2017 - El trigo que Venezuela compra a Rusia apenas alcanzará para cubrir las necesidades alimentarias del país que figura entre los cinco principales consumidores del grano a nivel mundial, dicen especialistas.

El acuerdo con Rusia para el suministro de hasta 600.000 toneladas de trigo a Venezuela fue sellado en mayo pasado, durante la visita del presidente venezolano, Nicolás Maduro, a Moscú. El primer cargamento del grano llegó a principios de septiembre, y un segundo buque arribó el pasado 22 de septiembre. Y habrá más. Medios afines al gobierno de Venezuela afirman que esto es parte de una "operación antibloqueo” o que, así, "el Ejecutivo venezolano garantiza la soberanía alimentaria frente al sabotaje a la economía nacional promovida por sectores de la derecha”.

Pero, ¿es dicho acuerdo conveniente para ambos gobiernos, o para la población venezolana? "Es bien conocido en el mercado mundial que en estos momentos el trigo de Estados Unidos tiene más bajo precio, y también el de Argentina, que el trigo ruso”, dice a DW desde Venezuela Werner Gutiérrez Ferrer, exdecano de la Facultad de Universidad de Zulia y especialista en temas relacionados con la agronomía de su país.

Más que económico o social, el manejo que se ha dado al acuerdo ruso-venezolano es político, afirma el entrevistado: "Venezuela mantuvo hasta hace muy poco una estrecha relación comercial con Argentina. A partir del momento en el que gana el presidente Macri y que comienza la crítica con respecto a la situación democrática en Venezuela, el presidente Nicolás Maduro rompe prácticamente cualquier tipo de relación.” Esto incluye la compra de trigo argentino, hasta ese entonces proveedor tradicional del grano a Venezuela. Otros países o bloques, por ejemplo, el Mercosur, serían otras opciones con mejor precio y a menor distancia que la rusa, agrega.

Buenas intenciones

En cuanto a los alcances del suministro ruso, "la intención es buena, mas no suficiente para atender la demanda nacional de trigo en un país con niveles de escasez como los actuales”, dice a su vez José G. Hernández, profesor de Economía Agroalimentaria en Maracay.  Según el especialista, "600 millones de kilogramos de trigo granel equivalen a 1,25 kilogramos de trigo beneficiado por habitante.”

Gutiérrez Ferrer, por su parte, da más cifras: "Escasamente están ingresando divisas por alrededor de los 17.000 millones de dólares al año, y de ahí hay que hacer todas las importaciones en Venezuela. El gobierno ha disminuido la cantidad de alimentos que trae al país, y evidentemente, con menos producción interna y con menos importación de alimentos, han surgido la escasez, la inflación y especulación de alimentos.” El desarrollo de las importaciones venezolanas de trigo y otros productos desde que tomó el poder el chavismo en Venezuela es resumido por el experto en el siguiente audio.

El cálculo ruso

Causada por factores internos o externos, la escasez de recursos en las arcas venezolanas hace que parezca poco viable sostener a largo plazo la compra de trigo caro proveniente de Rusia. ¿Qué tanto durará entonces el acuerdo? "Eso va a depender de la voluntad política de Rusia, de seguir soportando y dándole apalancamiento al gobierno de Nicolás Maduro. Evidentemente, Rusia ve en Venezuela y en Maduro un aliado estratégico”, responde Gutiérrez Ferrer. A esto se agrega otro factor: Venezuela está entre los cinco países que más trigo consumen en el mundo. El grano forma parte de la dieta tradicional de millones de venezolanos. De modo que el trigo ruso es, para el gobierno de Nicolás Maduro, también un asunto de Estado.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino