Tras la rebaja de Fitch, ¿el Perú sigue teniendo “sólidos fundamentos macroeconómicos”?

Tras la rebaja de Fitch, ¿el Perú sigue teniendo “sólidos fundamentos macroeconómicos”?

La agencia calificadora le bajó la nota al país, en plena crisis por la pandemia del coronavirus. ¿Qué significa la decisión de Fitch para la economía peruana?

Fitch Ratings bajó la calificación de Perú en moneda nacional desde ‘A-’ a ‘BBB+’ con perspectiva estable. ¿Pero qué significa esto para nuestra economía? ¿Seguimos teniendo sólidos fundamentos macroeconómicos?

El Comercio conversó con Jorge González Izquierdo, docente en la Universidad del Pacífico, y Carlos Adrianzén, decano de la facultad de Economía en UPC; y ambos economistas coincidieron en que son malas noticias para el país.

“Muy rápidamente se ha llegado a la decisión de quebrar de forma radical cualquier pretensión de disciplina fiscal. Fitch justamente establece esto”, señaló Adrianzén.

Indicó que es un golpe “sumamente duro” para el Perú, pues dificultará el acceso a los recursos que necesitará el sector privado en los próximos años, potencialmente alargando la recesión en la que nos encontramos.

González Izquierdo describió que hay, básicamente, cuatro consecuencias principales.

La primera es el encarecimiento del financiamiento, pues los mercados nos consideran como un país un poco más riesgoso. Este riesgo lleva al segundo impacto, que es una afectación al ingreso neto de capitales desde el extranjero.

El tercero es que dificulta el acceso cuantitativo a mercados. “Si antes que te bajen la calificación podías conseguir S/ 100, ahora lo máximo serían S/ 80”, apuntó. Y cuarto, teóricamente condicionaría el comportamiento del tipo de cambio nominal. Aunque, en opinión del economista, el efecto sería “totalmente marginal”.

Los motivos
“Lo que ha hecho Fitch contrasta de que no tenemos sólidos fundamentos en materia fiscal, de lo cual es directa responsable la ministra”, subrayó Adrianzén.

En su reporte, Fitch indicó que "ya no considera que las finanzas públicas de Perú son una fortaleza en relación con sus finanzas externas”. El economista de la UPC va más allá, y advierte un “manejo fiscal suicida”, que llevaría el indicador a un ratio del 10% del PBI para este año.

“La decisión de expandir el déficit fiscal implica que va a consumir los recursos que cualquier empresa privada pueda necesitar en los próximos años, haciendo que la recesión sea muchísimo más larga”, añadió.

Perspectivas
González Izquierdo prevé que, si bien nos hallamos en momentos difíciles, una vez terminada la pandemia podríamos emprender el camino hacia nuestra antigua calificación. “Si pasa el control de esta pandemia, a partir de 2022 puedes comenzar a dar marcha atrás y reponer los fondos que tenías y te has gastado”, estimó.

“Cuando termine la pandemia, el Gobierno se va a ajustar el cinturón. Las calificadoras de riesgo saben eso. Progresivamente deberíamos comenzar a volver a nuestra anterior calificación a partir de 2022”, agregó el economista.

Adrianzén no comparte este optimismo: “el Gobierno está siguiendo un esquema de manejo absolutamente contraproducente para los intereses nacionales”.

“No es seguro cuánto tiempo se va a seguir cargando la economía de regulaciones y prohibiciones a nombre del coronavirus. No pinta un panorama del cual me gustaría estar conversando”, puntualizó.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino