Theresa May crea un ministro para el "no acuerdo" con la Unión Europea

Theresa May crea un ministro para el "no acuerdo" con la Unión Europea

La premier británcia ha decidido además nombrar como su 'mano derecha' a David Lidington, ex ministro para Europa con David Cameron

La primera ministra Theresa May ha decidido arrancar el año con una concesión a los partidarios del Brexit "duro": la creación del puesto del ministro para el "no acuerdo" con la Unión Europea. El puesto ha recaído en el hasta ahora número dos del Departamento el Brexit, Steve Baker, encargado de examinar los efectos de una posible ruptura con Bruselas en los próximos meses.

Los euroescépticos del gabinete interpretan el nombramiento como una baza de presión en el momento crítico de las negociaciones. La noticia ha puesto sin embargo en guardia a los partidarios del Brexit "blando", que advierten que poner sobre la mesa el espectro del "no deal" equivale a traicionar el "espíritu de Florencia" impulsado por la propia May.

Durante los primeros meses de la negociación, May repitió insistentemente la letanía de "un no acuerdo es mejor que un mal acuerdo". Tras su discurso en Florencia, la "premier" renunció temporalmente a incluir la fatídica frase en sus intervenciones públicas, pese a reservar una partida en el presupuesto consagrada a la preparación de un posible fiasco de las negociaciones con la UE (en cuyo caso el Reino Unido se pondría bajo los auspicios de la Organización Mundial del Comercio).

La insistencia renovada en el "no deal" ha creado un relativo malestar en Bruselas y amenaza con romper el tono conciliador de las últimas semanas que propició el acuerdo final de la primera fase de la negociación en diciembre. El Reino Unido y la UE llegaron a un compromiso sobre la factura de divorcio (estimada inicialmente en torno a 45.000 millones de euros), el futuro de la frontera en Irlanda del Norte y los derechos de los inmigrantes europeos y los expatriados británicos.

Theresa May ha decidido nombrar como su 'mano derecha' a David Lidington, ex ministro para Europa con David Cameron y partidario en su día de la permanencia. Lidington, de 60 años, será el nuevo primer secretario de Estado (equivalente a viceprimer ministro) en sustitución de Damian Green, que dimitió en diciembre por el escándalo del porno en Westminster.

La batalla interna dentro del Gobierno entra en cualquier caso en una nueva fase tras los cambios anunciados el lunes por May, que afectarán a una cuarta parte de su gabinete e incluirá también concesiones a los partidarios del Brexit "duro".

Después de pensárselo varias veces, May ha decidido mantener aparentemente en sus puestos a los cuatro pilares de su Gobierno. Boris Johnson seguirá pues como titular el Foreign Office y David Davis continuará como ministro para salida de la UE. En el otro lado de balanza, auspiciando el viraje hacia el Brexit "blando·, Philip Hamond se mantiene como secretario del Tesoro y Amber Rudd como secretaria de Interior.

Durante varias semanas se especuló con la posibilidad del nombramiento de Boris Johson como "superministro" del Brexit. Todo parece indicar que el titular el Foreign Office (y eterno candidato a líder del Partido Conservador) declinó la oferta para seguir llevando las riendas de la política exterior británica, más allá de las salida de la UE.

Los cambios llegaron precedidos por la dimisión del secretario de Estado para Irlanda del Norte James Brokenshire, alegando motivos de salud. Durante los últimos diez meses, Brokenshire ha sido incapaz de mediar entre el Partido Democrático Uniones (DUP) y el Sinn Féin para para llegar a un pacto de gobierno en Belfast.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino