Tanques para frenar el éxodo venezolano

Tanques para frenar el éxodo venezolano

Perú blinda su frontera con Ecuador con el fin de impedir la entrada a más refugiados

Medio centenar de tanques y vehículos blindados y más de 1.200 soldados del ejército peruano resguardan desde el pasado martes la frontera de Tumbes con Ecuador, en un intento de frenar la nueva oleada del éxodo venezolano y taponar las 30 trochas (pasos clandestinos) usadas por los emigrantes para atravesar de un país a otro. Ambos gobiernos coordinaron el despliegue, que ya ha generado momentos de alta tensión, como los disparos al aire efectuados por un soldado en Aguas Verdes para intimidar a un grupo de emigrantes.

El objetivo es "evitar el paso de ciudadanos extranjeros de forma ilegal a nuestro país, asegurando así la soberanía y el respeto a las normas en el marco de la emergencia sanitaria en el marco de la pandemia Covid-19", aseguró en un comunicado el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de Perú.

La plana mayor del Gobierno de Lima, encabezada por la ministra de Defensa, Nuria Esparch, coordinó la operación militar, que sucede cuando los dos países atraviesan circunstancias parecidas: recrudecimiento de la pandemia (10 regiones de Perú entran en cuarentena total desde el domingo) y la cercanía de las elecciones que marcará el futuro próximo de ambas naciones. En Ecuador la primera vuelta electoral está prevista para el 7 de febrero y en Perú, para el 11 de abril. En el país inca ha cobrado auge el lema "mano dura" y no sólo en boca de la populista Keiko Fujimori, sino también por otros candidatos.

"Militarizar la frontera en Perú representa un grave riesgo para los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas y sienta un nefasto precedente. Exhortamos al presidente Francisco Sagasti a limitar el uso de militares en labores de control migratorio y evitar una tragedia", reclamó Érika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

REGRESO FORZOSO A VENEZUELA
El operativo es similar al realizado en abril de 2020 al inicio de la pandemia. El parón económico en el continente forzó el regreso a su país de al menos 200.000 venezolanos, que quedaron atrapados durante semanas en su frontera con Colombia ante el cierre decretado por Nicolás Maduro, quien sólo abría la frontera para sus connacionales a cuentagotas.

Ese movimiento de regreso ya ha cambiado y la realidad es que cientos y cientos de criollos huyen de nuevo todos los días del derrumbe revolucionario, pese a que el desabastecimiento crónico de gasolina y los precios casi inalcanzables de los autobuses les obliga a caminar desde sus ciudades de origen. Un pasaje entre distintos puntos del país con las mayores reservas de petróleo del planeta hasta Lima cuesta entre 300 y 400 dólares, lo que supone en torno a 500 meses de salario mínimo.

La última oleada de la diáspora comenzó en noviembre con la reapertura económica de Colombia (donde ya viven más de 1.700.000 venezolanos) y se ralentizó durante la Navidad, pero desde hace semanas ha regresado con fuerza. Muchos de ellos siguen su camino para Ecuador (400.000 emigrantes) y Perú (un millón). De hecho, en un operativo militar realizado el pasado domingo, previo al despliegue de esta semana, las autoridades interceptaron a casi 400 viajeros, abandonados por los coyotes en una zona fronteriza. Fueron deportados ese mismo día.

MÁS DE SIETE MILLONES DE EMIGRANTES
Una carrera con todo tipo de obstáculos, que comienzan en la propia Venezuela, donde el Gobierno ha prohibido el transporte en la región fronteriza. Los caminantes se enfrentan además con las alcabalas instaladas por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), contra la que existen múltiples denuncias ante los constantes robos de dinero y teléfonos contra los emigrantes.

Como las fronteras están cerradas, caminantes y viajeros usan las famosas trochas, controlados por la guerrilla o por distintas mafias. Las autoridades ecuatorianas también han reforzado su presencia en Tulcán, frontera con Colombia.

La Organización de Estados Americanos (OEA) calcula que la diáspora venezolana superará en 2021 la cifra de siete millones de emigrantes, superando de esta forma al exilio sirio para convertirse en la mayor del planeta.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino