Talvi: "Nos vamos a preocupar y a ocupar de Venezuela"

PROTAGONISTAS EN TRANSICIÓN

Talvi: "Nos vamos a preocupar y a ocupar de Venezuela"

El canciller de la República habló sobre la transición, el Mercosur, Venezuela y la proyección del Uruguay en el exterior.

Ernesto Talvi, canciller de Uruguay, recibió a El País en su nuevo despacho y contó que durante su gestión apostará al multilateralismo, trabajará para cerrar el TLC con la Unión Europea y que intentará unir esfuerzos por Venezuela. Habló de la diplomacia de cóctel y aprovechó para enviarle un mensaje a Julio María Sanguinetti.

-Antes de iniciar su corta carrera política, ¿alguna vez se imaginó estar al frente de la Cancillería de la República?

-No. De hecho, mi carrera era académica, muy comprometida con la cuestión pública, con el diseño de la política de gobierno y con el debate público. Pero nunca imaginé ingresar a la política y estar en esta situación. Eso fue idea del doctor Jorge Batlle, quien confió en mí y me propuso este desafío, me preparó y entrenó para llevarlo adelante.

-¿Cómo calificaría la transición que compartió con el ministro saliente, Rodolfo Nin Novoa?

-Ejemplar, ejemplar. No puedo tener más que palabras de agradecimiento para el excanciller Nin Novoa.

-¿Qué objetivos puntuales se plantea como ministro?

-La diplomacia política va a estar enmarcada para representar lo que somos como uruguayos. Nos van a ver con voz bien fuerte y bien alta en todos los foros regionales e internacionales defendiendo la democracia, las libertades, el respeto por los derechos humanos y la dignidad humana en todas partes. Nos van a ver siendo buenos vecinos de la comunidad internacional porque en el mundo compartimos recursos, compartimos problemas y la posibilidad de solucionarlos en conjunto. Nos van a ver con voz bien alta y bien fuerte en defender el multilateralismo.

-¿Aplicará aquello que reiteró tantas veces en campaña de terminar con la llamada “diplomacia de cóctel”?

-Lo de diplomacia de cóctel era una manera de decir que no es solo el vínculo por el vínculo mismo, sino con objetivos muy concretos. A veces se precisa tomar algún cóctel para conseguir un objetivo.

-¿Qué rol le pidió que le imprima a su gestión el presidente Luis Lacalle Pou? ¿Uruguay debe actuar como bisagra entre los dos gigantes, Argentina y Brasil. en tiempos de cambio de signo político?

-El rol que le vamos a imprimir a la gestión -primero- es un ritmo y una dinámica vertiginosa porque necesitamos imprimirle velocidad a nuestras decisiones, en especial a lo que concierne a la diplomacia económica y comercial. Nuestras relaciones son con Estados, no con gobiernos. Así que vamos a procurar tener relaciones diplomáticas cordiales y comerciales abiertas con todos los gobiernos.

-¿Y si son con Estados y no con gobiernos, por qué no se invitó a la ceremonia de asunción de Lacalle a los presidentes de Venezuela, Cuba y Nicaragua?

-Porque las relaciones son con Estados, nosotros mantenemos las relaciones diplomáticas con los tres.

-¿Considera que de alguna manera está comprometido el funcionamiento del Mercosur por el nulo relacionamiento entre el brasileño Jair Bolsonaro y el argentino Alberto Fernández?

-No. Y, de hecho, lo vemos en los equipos negociadores. Por eso digo, hay que bajar. En los equipos negociadores del Mercosur en la Unión Europea están trabajando con normalidad.

-Esta semana en declaraciones a El País, su par argentino Felipe Solá pidió que los países integrantes del Mercosur esperen a Argentina para cerrar el TLC con la Unión Europea, por sus problemas económicos. ¿Sería bueno esperarlos?

-Estuve discutiendo esto largamente con el canciller Solá. Cambiamos ideas, en algunas cosas coincidíamos, en otras teníamos matices. Argentina tiene problemas muy serios, en eso el canciller Solá tiene razón. Eso no es incompatible para nada con ir trabajando simultáneamente en procesos que son de mucho más largo aliento y que tienen que ver con la posibilidad de ir abriendo los mercados y nuestra producción. Para ser una región que con la marca Mercosur se vuelva muy atractiva para la búsqueda de inversiones en la medida que seamos un trampolín hacia el mundo. Argentina puede trabajar en simultáneo en esto mientras resuelve sus problemas macroeconómicos.

-¿Y usted considera que esas parálisis o esa falta de energía para impulsar ese regionalismo abierto en Uruguay faltó por discusiones internas del Frente Amplio?

-No, yo creo que el cambio dramático se produjo, yo creo que todos los gobiernos del Frente Amplio tuvieron una vocación integracionista. Está claro que el presidente (Tabaré) Vázquez era favorable a un TLC con Estados Unidos, o sea, con desacuerdos internos sin duda. Pero ahí no estuvo el problema más grave, el problema fue que la gran oportunidad que se nos da ahora es que Brasil cambió la pisada, el sector privado brasileño.

-Y volviendo a frases que han quedado resonando en materia de política exterior, ¿para Uruguay es tiempo de que vuelva el famoso tren del TLC con Estados Unidos?

-La situación es esta: hoy el Mercosur está negociando activamente cinco tratados. Hay dos o tres en carpeta, hay otros tantos que en estos pocos días de reuniones que he tenido con embajadores de todo tipo nos están pidiendo empezar la negociación. Así que hoy tenemos que pensar que estamos negociando en bloque, que la marca Mercosur hay que protegerla, cuidarla, y potenciarla. En la medida que el Mercosur vaya para adelante con esto, nosotros no solo vamos a acompañar, vamos a liderar. Lo hablaba con el canciller brasileño, con el que tuvimos una reunión espectacular: él me decía “nosotros queremos poner el pie en el acelerador, entonces no vamos a ir al ritmo del más lento”. Le pregunté si iban a ir al ritmo del más rápido porque los más rápidos vamos a ser nosotros; los vamos a estar empujando a los grandotes de adelante, no de atrás.

-¿Le dijo que sí?

-Sí. Y Paraguay está en la misma, entonces ¿qué tiene de bueno lo que se ha hecho ahora?

-Tratar de ir a empujar a Argentina...

-Ni siquiera, es respetarle los tiempos a Argentina. Esa es la flexibilización que no se ve y que ha sido ingeniosa.

-Buscar en el buen sentido o esperar a que ellos eleven el ritmo.

-Cada uno a su tiempo, negociamos juntos. En la negociación cuál es la flexibilidad, mirá, tú defendés tus intereses y si hay ciertos productos que son muy sensibles podés tener un calendario de desgravación distinto al mío, si hay listas de productos que son diferentes que las nuestras, podemos tener diferentes listas. Eso en la negociación, después de la negociación el tratado empieza a regir cuando cada Parlamento lo aprueba.

-Esa es una novedad importante porque estamos acostumbrados a lo otro.

-Muy importante. Siempre, al haber estado inactivos por 20 años, el Uruguay sentía que necesitaba negociar bilateralmente porque necesitamos salir de esta inactividad. Pero ahora que el Mercosur empieza a estar activo, entonces es mucho más inteligente darle flexibilidad a los países.

-¿Y en qué falló el gobierno del Frente Amplio?

-Claramente tenía resistencias internas en el Frente Amplio, pero también no subestimemos que cuando eso ocurrió ni Brasil ni Argentina estaban preparados.

-En lo que respecta a la situación venezolana, ¿de qué forma Uruguay puede aportar a que ese país encuentre una solución?

-Nosotros vamos a trabajar para tratar de unir, hay demasiados esfuerzos dispersos, muchos mecanismos que están trabajando en simultáneo y realmente con muy poca efectividad. Lo que queremos, y esto fue una de las cosas que mencionó y con gran acierto el Rey de España, es unificar esfuerzos.

-¿Y la posición tiene que ser de ir a apoyar a (Juan) Guaidó o ir a conversar con las dos partes, Guaidó y (Nicolás) Maduro?

-Acá tiene que haber dos partes que se van a tener que sentar en la mesa, porque existe la oposición pero existe un gobierno que controla la fuerza.

-Este 20 de marzo usted viajará a Estados Unidos a la elección del próximo secretario general de la OEA y el gobierno ya dio su respaldo para que continúe en el cargo Luis Almagro. ¿Conversó con él sobre estas cuestiones?

-Luis Almagro es un secretario general atípico. Es más un activista, parece más un activista que un diplomático pero un activista en defensa de causas que nosotros compartimos, como la democracia.

-¿Ya tiene el voto de Uruguay, entonces?

-Por supuesto, tiene el voto de Uruguay y tiene la activa participación en tratar de convencer a otros que no están aún convencidos.

El gobierno analizará si ingresa a más bloques

-Recibió una invitación de los presidente de Colombia, Iván Duque, y de Chile, Sebastián Piñera, para integrar el Prosur. Salimos de Unasur y nos integramos al Prosur, ¿ese va a ser el mecanismo?

-No, nosotros todavía estamos decidiendo qué vamos a hacer con la Unasur porque no es solo una decisión política, hay responsabilidades patrimoniales por ser miembro de Unasur. Así que tenemos que cuidar el dinero de los contribuyentes. Es una unión que está en proceso de desintegración porque ya no le quedan prácticamente miembros, así que tenemos que ver ese asunto. Eso no quiere decir que vamos a saltar inmediatamente a otro grupo. Estamos considerando todas las invitaciones que se nos han hecho, a ser parte del Grupo de Lima, a integrar el Prosur, en fin. No queremos unirnos a grupos que se hayan constituido sobre bases de afinidades ideológicas y circunstanciales. Si vamos a unirnos, tiene que ser a grupos que tengan institucionalidad, vocación de permanencia (aún si cambian los gobiernos) y que no reproduzca o repita lo que ya se hace a nivel de la OEA. Si no, estamos debilitando el órgano por excelencia que debe ser el rector y el espacio en que nos encontramos todos para enfrentar nuestro desafíos y problemas.

-¿Desde el Mercosur también hay que estar mirando la Alianza del Pacífico?

-Nosotros del Mercosur ahora vamos a estar mirando todo, pero no solo en una dirección. Vamos a estar mirando hacia adentro y hacia afuera. La Alianza del Pacífico, y todos aquellos que tengan interés en negociar con nosotros, allí estaremos.

“El liderazgo del Partido Colorado lo tiene Ciudadanos”

-¿Está de acuerdo con el peso que va a tener el Partido Colorado en el Poder Ejecutivo?

-El peso se ha decidido...
-Hablo de cargos.

-Sí, yo le hablo de responsabilidades. Lo que hicimos fue ver a quién teníamos en lo político y en lo técnico, para qué tienen habilidades y para qué tienen conocimientos.

-Hoy el Partido Colorado tiene un líder institucional como es Julio María Sanguinetti y uno político, usted. ¿Cómo es ese relacionamiento?

-El relacionamiento con Sanguinetti es fluido y cordial, nos combinamos bien y nos entendemos bien. Pero tiene que quedar algo muy claro a toda la ciudadanía: Ciudadanos ganó la elección interna, Ciudadanos reiteró el triunfo en octubre, Ciudadanos controla todos los órganos del partido, tiene una mayoría legislativa muy superior al sector de Sanguinetti, nada en el partido puede ocurrir sin Ciudadanos. Es así de simple y así de fácil, acá los líderes no se autoproclaman. Los líderes los decide la ciudadanía a través de las urnas y estas marcaron que el liderazgo del partido lo tiene Ciudadanos.

-¿Le molesta cuando Sanguinetti se reúne a solas con el líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, y en muchas ocasiones lleva las riendas de las negociaciones?

-No lleva las riendas de las negociaciones.

-¿No?

-En ningún caso. Las reuniones que el presidente Sanguinetti tuvo con Manini fueron coordinadas previamente conmigo y yo estuve de acuerdo en que se reúna él porque tiene un vínculo como expresidente de muchos años. El liderazgo del partido lo ejerce Ciudadanos porque la ciudadanía así lo marcó a través del voto. Que nadie se confunda, porque a veces las apariencias engañan.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino