Sueldos de 41 empleados de Unasur llegan a los $ 2,7 millones en el 2018

Sueldos de 41 empleados de Unasur llegan a los $ 2,7 millones en el 2018

El edificio de la Unasur –ubicado en la San Antonio de Pichincha, en la Mitad del Mundo– luce impecable pero vacío. Aunque las escaleras eléctricas que conectan a la planta baja con el subsuelo, donde está el pleno para los presidentes, están apagadas, los ascensores sí funcionan. El personal de limpieza pasa y repasa sus escobas, trapeadores y limpiones por pisos, muebles, jardineras y paredes. Algunos rincones están oscuros. Hay la orden de mantener apagadas las luces, “para ahorrar energía”.

El edificio de la Unasur –ubicado en la San Antonio de Pichincha, en la Mitad del Mundo– luce impecable pero vacío. Aunque las escaleras eléctricas que conectan a la planta baja con el subsuelo, donde está el pleno para los presidentes, están apagadas, los ascensores sí funcionan. El personal de limpieza pasa y repasa sus escobas, trapeadores y limpiones por pisos, muebles, jardineras y paredes. Algunos rincones están oscuros. Hay la orden de mantener apagadas las luces, “para ahorrar energía”.

Por los pasillos no se ve a ningún empleado. “Es que están trabajando en sus oficinas”, dice el policía que pide la identificación a los visitantes en la entrada principal.

Allí, en un edificio de cuatro pisos, que cuenta con 150 oficinas, que le costó a Ecuador $ 39,4 millones y por el que se paga casi $ 50 mil mensuales de mantenimiento, trabajan al momento 41 personas.

Según el presupuesto de este año la plantilla es de 54, pero hay 13 “cargos congelados” hasta que llegue el nuevo secretario general. Este puesto está vacante desde febrero del 2017, cuando salió el colombiano Ernesto Samper.

Días atrás, seis de los doce países que integran el bloque anunciaron su decisión de cancelar su participación hasta que haya resultados concretos de su gestión regional.

La mayoría de empleados está en el segundo piso. Hay suficiente espacio como para que cada uno ocupe, en promedio, de tres a cinco oficinas.

La asignación para sus salarios es de $ 2,7 millones, según el presupuesto. El mensajero y dos trabajadores de servicios generales están en la base del escalafón, con $ 12.973 al año; mientras que en la cima, el secretario general tiene asignados $ 284.943: $ 3.543 para un fondo de salud, $ 24 mil de gastos de representación y $ 15 mil para vacaciones.

La Unasur se financia con los aportes de los 12 países miembros en cuotas que dependen del tamaño de su economía. A Ecuador le corresponde pagar en este año $ 336.669, de los $ 9,7 millones presupuestados.

Desde la salida de Samper, su jefe de gabinete, el colombiano Yuri Chillán, quedó a la cabeza con funciones administrativas y financieras. Los consejos sectoriales y ministeriales trabajan con proyectos puntuales, como el diagnóstico de los sistemas educativos en la región o las misiones electorales.

En la tercera línea de mando están los directores Pedro Silva (Brasil), Mauricio Dorfler (Bolivia), Mariano Nascone (Argentina), David Álvarez (Chile) y Ricardo Malca (Perú). Todos esperan que sus gobiernos resuelvan la suerte de la Unasur.

En sus oficinas hacen llamadas, consultas y hasta cabildean para quedarse en el puesto (ganan $ 152.884 al año) o incluso ocupar el volado del tercer piso, donde queda el despacho vacío del secretario general.

Eventos

El auditorio y los salones del edificio de la Unasur pueden ser alquilados para actividades públicas y privadas. En el 2017, según su informe institucional, se realizaron allí 184 eventos, con la participación de 21 mil personas. También hay visitas guiadas.

               

                              

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino