Coronavirus  ●  Estados Unidos  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

Stoltenberg: «Los ejércitos han demostrado ser muy útiles para sus sociedades frente al Covid-19»

Stoltenberg: «Los ejércitos han demostrado ser muy útiles para sus sociedades frente al Covid-19»

18:48 - Entrevista con el secretario general de la OTAN: «Hay preocupación en muchos aliados por la falta de información que obtuvieron de China»

Los países de la OTAN nunca se enfrentaron a una crisis de estas características: sanitaria, provocada por un virus con probable origen en China, con una economía paralizada, compitiendo entre sí por hacerse con material sanitario clave, confinamiento y la incertidumbre de rebrotes en próximos meses.

Pero si algo ha revelado esta crisis es que los ejércitos de los treinta países aliados han jugado un papel crucial en misiones de apoyo a sus gobiernos y al personal sanitario. En esta pandemia del coronavirus la Alianza Atlántica ha activado mecanismos de solidaridad entre países con donaciones de material sanitario a través del Centro de Coordinación de Respuesta de Desastres, al que acudió también España.

En conversación telefónica, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (Oslo, 1959), repasa con ABC las consecuencias de esta crisis para la Alianza. Aunque primero quiere transmitir «un mensaje de condolencia a todos aquellos que hayan perdido familiares y se hayan visto afectados por el virus»: «Los españoles han demostrado una gran fortaleza y compromiso durante este tiempo».

-¿Cuál es la principal lección aprendida en esta crisis del Covid-19?

-La importancia de estar preparados y poder reaccionar rápidamente para afrontar una crisis pandémica.

-¿Debería transformarse la OTAN para tener un papel mucho más activo en futuras oleadas del coronavirus u otras pandemias con recursos logísticos para ayudar a los aliados?

-Es extremadamente importante que la OTAN tenga capacidades para apoyar a los aliados. Y lo que hemos visto durante la crisis es que los ejércitos han sido eficaces proveyendo asistencia a los sistemas sanitarios y a los civiles y combatiendo el coronavirus. Hemos visto eso con capacidades de transporte aéreo con aviones militares de la OTAN que han transportado toneladas de equipamientos sanitarios y pacientes, militares que han jugado un papel crucial en la desinfección de espacios públicos… Y, claro está, lo hemos visto también en España. Por supuesto, el personal sanitario ha estado en la primera línea del frente, pero los militares también han sido extremadamente importantes.

-En las últimas semanas, usted ha denunciado campañas de desinformación desde China o Rusia con la crisis del coronavirus como trasfondo. ¿Cuáles eran sus objetivos?

-Hemos visto desinformación y propaganda por parte de actores estatales y no estatales desde Moscú y Pekín. Por ejemplo, se decía que el coronavirus se creó en un laboratorio del estado estadounidense de Georgia o que fue llevado a China por militares estadounidenses, etc… Creo firmemente que el mejor modo de contrarrestar esta desinformación y propaganda es decir la verdad y ésta prevalecerá con prensa libre e independiente, con periodistas que preguntan cuestiones difíciles.

-¿Cree que China fue honesta y lo más clara posible al inicio de la crisis sanitaria?

-Hay preocupación en muchos aliados por la falta de información que obtuvieron de China al inicio de la crisis. Es importante que apoyemos los esfuerzos para tener algún tipo de evaluación internacional sobre la crisis del coronavirus y cómo se desarrolló. Porque mientras más sepamos qué sucedió mejor podremos prever y estar preparados ante futuros rebrotes.

-En el documento oficial de la Cumbre de Londres (4 de diciembre de 2019) apareció por primera vez en la OTAN la cuestión china. La frase sobre China en ese país decía que su «creciente influencia y políticas internacionales presentan oportunidades y desafíos que debemos abordar juntos como una Alianza». ¿Cree que tras el Covid-19 el papel de China será aún más objeto de análisis de los países de la OTAN?

-La pandemia puede acelerar tendencias que vimos antes de la crisis, incluyendo cambios en el equilibrio global de poder con el ascenso de China. Por primera vez en la historia de la OTAN, los aliados han comenzado a abordar esto. Históricamente la OTAN fue una organización enfocada hacia la Unión Soviética, tras la Guerra Fría se volcó en traer la paz en los Balcanes, ahora los aliados han acordado que deben abordar las consecuencias del ascenso de China, país que representa la segunda economía más grande del mundo y que pronto será la primera. China tiene el segundo presupuesto mayor de defensa, vemos su presencia creciente en África, en el Ártico, en el ciberespacio, invirtiendo en infraestructuras críticas… Esto no quiere decir que la OTAN vaya a moverse hacia el mar de la China Meridional. Más bien se trata de comprender las consecuencias de que China se esté acercando a la «puerta» y responder a eso como una Alianza.

-¿Temió que Rusia pudiera aprovecharse de la situación generada por el Covid-19 al inicio de la crisis?

-Lo que hemos visto es desinformación y propaganda. No hemos visto ninguna amenaza militar inminente o ataque contra un país aliado. Por contra, sí hemos detectado que Daesh está tratando de fortalecer sus posiciones en Irak y Siria. Hemos visto algunas acciones preocupantes y potenciales amenazas para los aliados.

-Ahora parece que el coronavirus está azotando fuertemente a Rusia. ¿Qué información tiene al respecto?

-El análisis que tenemos en la OTAN está en consonancia con lo publicado: hay un incremento significativo. Pero debemos asegurarnos de que todos tenemos éxito en combatir el virus porque mientras el Covid-19 exista es una amenaza potencial para todos los países. El virus no entiende de fronteras.

-¿Ha afectado el coronavirus a la OTAN como organización y desde un punto de vista operacional?

-Nos hemos adaptado para cerciorarnos de que esta crisis sanitaria no derivaba en una crisis de seguridad. Por ello, nuestros aviones han seguido realizando misiones de policía aérea en el Báltico, se han mantenido nuestros grupos navales o batallones en el Báltico y el flanco este de la Alianza. Seguimos con las misiones en Afganistán e Irak ayudando a combatir el terrorismo internacional. Tenemos que estar seguros que seguimos ofreciendo defensa y disuasión y trabajamos por la seguridad de nuestros ciudadanos cada día. Aparte de eso, hemos apoyado en esta crisis del coronavirus a nuestros aliados. Por ejemplo, Luxemburgo, Polonia, Lituania, Alemania, Turquía y República Checa han enviado ayuda a España. Por su lado, España está presente en Afganistán, Irak, Lituania o Letonia. Estamos trabajando juntos y ayudándonos unos a otros.

-Tras la crisis sanitaria vendrá la económica. ¿Teme que se vuelvan a recortar los presupuestos de Defensa que, por ejemplo en el caso español, sufrió una merma de aproximadamente un 30% entre 2008 y 2014?

-Por supuesto que habrá consecuencias económicas del Covid-19. ¿Cómo afectarán? Evidentemente dependerá de cuánto dure la crisis sanitaria. Primero, debemos de ser conscientes de que otras amenazas y desafíos no han desaparecido; siguen ahí. Segundo, los ejércitos han demostrado ser muy útiles con sus capacidades para sus sociedades en esta crisis sanitaria. Tercero, cuando nos enfrentamos a crisis como estas una de las consecuencias es que los gobiernos deben luego estimular la economía; además de invertir en sanidad, el sector de la defensa es una gran oportunidad para llevar a cabo esa fase de estímulo de la economía.

-¿Sigue siendo el 2% del PIB en inversión en defensa un objetivo realista para los países de la OTAN tras esta pandemia? España se situaba en el 0,92% según los últimos datos oficiales.

-Entiendo que es difícil y que puede tener consecuencias políticas. He sido primer ministro durante diez años, sé que es difícil elegir. En la última Cumbre de Londres, en diciembre, reafirmamos ese compromiso de responsabilidad compartida. Entiendo perfectamente que muchos países aliados, incluido España, estarán en una situación difícil por la crisis del Covid pero al mismo tiempo sabemos que nos enfrentamos a otros desafíos, incluidos los de seguridad.

-España ha renovado este año su compromiso con las misiones de la OTAN pese a tener un Gobierno en el que un miembro de la coalición, Podemos, tiene un ministro comunista…

-Me gustaría agradecer a España por tantas contribuciones que realiza a la OTAN. Me he reunido con soldados españoles en diferentes misiones. Son hombres y mujeres valientes, comprometidos y profesionales. La aportación de España es valiosa para la seguridad. En ciertos tiempos es incluso más importante tener instituciones multilaterales fuertes como la OTAN. España juega un papel clave con la Policía Aérea del Báltico, con su contingente en Letonia, misiones en Irak o Afganistán… He visitado varias veces España y sé que el compromiso español con la OTAN es fuerte. Por supuesto, España es una democracia como son todos los países aliados. Y en democracia hay diferentes puntos de vista. Eso es parte de ser democracia. Y vemos que los aliados permanecen unidos y trabajan juntos.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino