Sin nuevos tratados comerciales, Uruguay se hizo más vulnerable

Sin nuevos tratados comerciales, Uruguay se hizo más vulnerable

El porcentaje de las exportaciones hacia mercados sin preferencias de acceso pasó de 51% en 2017 a 63% en 2018, según la medición que elabora el Centro de Estudios para el Desarrollo

Aunque semejantes por su estructura productiva, algunos países integran grupos distintos en términos de condiciones de acceso a los mercados a los que exportan. Uno, conformado por aquellos que tuvieron y siguen teniendo una política agresiva para conseguir acuerdos que les permitan entrar con ventajas aduaneras —como Chile, Australia y Nueva Zelanda—. Otro, integrado por los que básicamente están prácticamente igual que hace más de una década, como Argentina y Uruguay, y cuyas exportaciones son desde dicha perspectiva más vulnerables.

Esto es lo que refleja el Índice de Vulnerabilidad Comercial (IVC) elaborado por el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED), cuya edición con datos al 2018 mostró para Uruguay un retroceso: su valor pasó de 51% en 2017 a 63%, según cifras preliminares a las que accedió Búsqueda.Esos porcentajes indican qué porción de las exportaciones van a destinos que no ofrecen al país una preferencia arancelaria para su acceso.

A diferencia del otro grupo, que en 2018 avanzó principalmente con la entrada en vigor del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica al cierre de ese año, la dupla rioplatense presenta un panorama relativamente estático. Es que el Mercosur, en general, no logró ―prácticamente ningún acuerdo con países que representan destinos significativos para sus exportaciones. Y frente al aumento de la relevancia de los mercados asiáticos, Uruguay y Argentina ―no han sabido reaccionar adecuadamente y continúan sin lograr ningún tipo de acceso preferencial‖, sentencia el CED en el documento, que será presentado el próximo 4 dejunio.

Si se compara con 2006, Uruguay se hizo más vulnerable (al bajar seis puntos, desde 57% en ese año), a la vez que competidores claves como Nueva Zelanda y Australia mejoraron su posición de acceso a los mercados de ―forma sustancial‖ (de 77% a 35%, y de 83% a 25%, respectivamente).

Consultado por Búsqueda, el director académico del CED, Agustín Iturralde, señaló que, para resolver problemas como la pérdida de empleos o el alto déficit fiscal que enfrenta el país, es necesario recuperar niveles de inversión. Y una mejor inserción externa claramente ayudaría a ello. ―Pero en este aspecto venimos perdiendo pie.

Índice

El IVC intenta medir el porcentaje de las exportaciones de mercaderías de un país que ingresan a los mercados con preferencias arancelarias; si todos sus envíos se benefician de ventajas de acceso el índice tendrá un valor de cero, mientras que si no cuenta con ningún beneficio de entrada el valor será 100. Esta medición, lanzada el año pasado, es presentada por el CED como una herramienta para ―facilitar debates sobre la inserción del país.

Según el centro de investigación, si el objetivo es medir la vulnerabilidad de una economía y abarcar realmente su competitividad y exposición, debe analizarse no solo a cuántos mercados accede sino también en qué condiciones lo hace, teniendo en cuenta que hoy en el mundo hay 287 acuerdos en vigor y más del 50% del comercio internacional se realiza con determinadas ventajas o preferencias. Esto, para el CED, es especialmente relevante para Uruguay dado que su canasta exportadora se concentra en rubros primarios que siguen teniendo altos aranceles en el mundo, salvo bajo esquemas preferenciales.

El IVC fue calculado para los años 2006, 2017 y ahora también para el 2018 para cinco países con estructura productiva relativamente parecida y que, además, crecieron significativamente en los últimos años aprovechándose de la expansión de nuevos mercados, principalmente el chino.

―Como en muchos otros aspectos, Uruguay muestra una tendencia general similar a la de Argentina, aunque en este caso ―algo menos dramática, señala el CED. Eso porque el país ―no tuvo una estrategia de inserción comercial con nuevos mercados clara y solo logró concretar ―muy pocos acuerdos que resultaron poco significativos. Eso lleva, por ejemplo, a que la lana y la carne uruguayas ingresen a China con arancel cercano al 20%, cuando esos productos originarios de Nueva Zelanda entran a dicho mercado libres de impuestos aduaneros, compara.

Entre 2006 y 2017 el IVC de Uruguay varió en forma muy leve. Al igual que en el caso de Argentina, la pérdida del peso de los mercados regionales deterioran el valor del índice.

La ―gran noticia de los últimos años fue la irrupción de China como el principal destino comercial. Con este mercado Uruguay no tiene ningún tipo de acuerdo, por lo que el aumento de su peso relativo deteriora el valor del IVC.

Por otro lado, los pocos acuerdos alcanzados por el Mercosur con la India e Israel ayudaron a reducir la vulnerabilidad comercial del país. Otro factor importante fue el aumento del peso de México como destino de las exportaciones, fruto del tratado de libre comercio firmado en 2003. De los 20 principales socios de Uruguay, solamente con ocho tiene acuerdos.

Índice ampliado

Para esta edición el CED incorporó un Índice de Vulnerabilidad Comercial Ampliado (IVCA), que además de considerar el grado de preferencia arancelaria con la que cuentan los productos uruguayos, tiene en cuenta su concentración. Con esto, de alguna forma contempla el enfoque más tradicional del análisis de diversificación de destinos.

Los tres países con una estrategia comercial más activa redujeron significativamente su IVCA desde 2006, mientras que Argentina se estancó y Uruguay se deterioró.

 

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino