Sin el aval del Congreso insistirán con Aña Cua

Aún sin la nota reversal llevarían adelante la obra

Sin el aval del Congreso insistirán con Aña Cua

La Entidad Yacyretá (EBY) ya tendría luz verde a fin de iniciar el proceso licitatorio para la construcción de una nueva usina en la zona del vertedero sobre el brazo Aña Cua del río Paraná. La obra se ejecutaría pese a que aún no pudieron firmar las notas reversales relacionadas con el acuerdo.

La EBY ya tiene lista la documentación técnica para iniciar en breve el llamado a licitación para la construcción de la central adicional sobre el brazo Aña Cua del río Paraná. En un principio se había mencionado que la intención era tener concluido el proceso y firmado el contrato antes de finalizar este año para iniciar las obras a principios del próximo año.

Sin embargo, el cronograma se habría alterado debido a la incertidumbre política instalada en ambos países, teniendo en cuenta que las principales autoridades se hallan embarcadas en campañas electorales.

Fuentes de la EBY confirmaron que con la firma del Acta de Entendimiento para el ordenamiento económico y financiero de la entidad, los Gobiernos de Argentina y Paraguay también aprobaron la construcción de la pequeña central en las cercanías del vertedero.

Esto es independiente al trámite diplomático que es la formalización del acuerdo suscripto por medio de notas reversales que deben ser puestas a consideración y aprobadas posteriormente por los congresos de ambos países para su ratificación y entrada en vigor.

El director argentino de la EBY, Humberto Schiavoni, aseguró que la obra “se financiará con ingresos corrientes de Yacyretá” y que costará unos 600 millones de dólares. También se habló de la posibilidad de emitir “bonos verdes” para obtener recursos.

Asimismo indicó que el plazo de ejecución de la obra está previsto que sea de tres años y medio o cuatro. En cuanto a las características del proyecto, se confirmó que las máquinas a instalarse en Aña Cua van a ser del mismo tipo que las existentes actualmente en la central de Yacyretá, es decir, del tipo Kaplan, solo que de una potencia inferior. Son tres turbinas con capacidad ligeramente superior a 80 MVA, lo que da aproximadamente 250 MVA de potencia instalada en total.

De este modo dejarían de lado el proyecto que contemplaba la instalación de cinco turbinas tipo bulbo (eje horizontal) de 54 MVA cada una, que había sido propuesta como alternativa al plan original que se había elaborado para dejar de lado la intención de la empresa argentina Industrias Metalúrgicas Pescarmona SA (Impsa), que había patentado en la Argentina la propiedad del diseño.

No es conveniente

Técnicos del sector eléctrico sostienen que la construcción de una central en Aña Cua no es conveniente para el país.

En primer lugar no está prevista en el tratado y, en segundo lugar, hará que se incrementen las deudas de la EBY, sostuvo el Ing. Germán Escauriza. Agrega que si la intención es producir más energía, sería mejor que se terminen las obras previstas de Yacyretá, que incluyen diez turbinas más y el embalse compensador, indicó. Agregó que técnicamente también será una pérdida, porque no se garantiza una mayor producción.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino