Simulacros de guerra sobre Taiwan: 145 aviones de combate chinos en cuatro días

Simulacros de guerra sobre Taiwan: 145 aviones de combate chinos en cuatro días

Nunca antes China había demostrado su fuerza con tantas incursiones. Al ministro de Exteriores de Taiwan le preocupa que Pekín vaya a empezar "una guerra"

A principios de septiembre, el Ejército Popular de Liberación de China (EPL) ascendió a cuatro oficiales superiores al rango de general. Según explica en las páginas de la revista The Diplomat la doctora en Relaciones Internacionales Ying-Yu Lin, profesora del Instituto de Asuntos Estratégicos e Internacionales de Taiwan, los nuevos mandos del ejército chino dirigirán tres comandos "encargados de invadir Taiwan".

Como nuevo comandante de la Fuerza Aérea ha sido ascendido Chang Dingqiu (54 años), miembro suplente del Comité Central del Partido Comunista Chino (PCCh) y piloto de combate que voló un caza J-10 sobre la Plaza de Tiananmen en un desfile militar en 2015. Wang Xiubin (57 años), que sirvió en la antigua región militar de Nanjing, está al frente del Comando del Teatro Sur.

También hizo carrera en Nanjing, dentro del llamado "cuerpo del sureste", Lin Xiangyang (57 años), nuevo comandante del Comando del Teatro Central. Por último, para dirigir el Comando del Nuevo Teatro Occidental ha sido nombrado Wang Haijiang (58 años), el perfil más duro de los cuatro, que luchó en la guerra chino-vietnamita de 1979 y estuvo al mando de las antiguas regiones militares del Tíbet y de Xinjiang.

Hace cinco años, el EPL reemplazó sus siete regiones militares por cinco comandos que, bajo la supervisión de la Comisión Militar Central, dirigen fuerzas terrestres, navales y aéreas para la defensa de las regiones Norte, Sur, Este, Oeste y Central.

La doctora Lin asegura que los nuevos generales, junto con el veterano He Weidong, a cargo del Comando del Teatro del Este, orientado hacia Taiwan, son militares muy cercanos al presidente Xi Jinping -también jefe de la Comisión Militar Central- porque compartieron campañas en el sureste de China en la misma época en la que el presidente Xi se encontraba en la región, primero como gobernador de la provincia de Fujian y después siendo el secretario del Partido Comunista Chino (PCCh) en la provincia de Zhejiang.

El pasado marzo, unos días después de que medios de todo el mundo se hicieran eco de las palabras del almirante Philip Davidson, jefe del Comando Militar del Indo-Pacífico de Estados Unidos, quien aseguró que China podría invadir Taiwan en un plazo de seis años, el presidente Xi se reunió con una delegación del EPL en la que estaban algunos de los nuevos militares ascendidos. El líder de la segunda potencia mundial pidió a su ejército que centrarse en la "preparación para el combate". El encuentro se produjo durante una sesión de la Asamblea Popular Nacional (APN), la reunión anual del Parlamento chino, que aprobó un aumento del 6,8% en el gasto militar para este año.

"APLASTAR CUALQUIER INTENTO DE INDEPENDENCIA"
Cuatro meses después, durante la celebración del centenario del PCCh, Xi sí que mencionó directamente en su discurso a Taiwan, comprometiéndose a completar la "reunificación" y prometiendo "aplastar" cualquier intento de independencia formal de la isla con un gobierno democrático pero que Pekín sigue considerando una más de sus provincias.

No es ninguna novedad que Pekín envíe bombarderos al suroeste de Taiwan, sobrevolando su zona de defensa aérea. Son simulacros de guerra para advertir a la isla. Lo suele hacer bastante a menudo cuando Taiwan y Washington firman algún nuevo acuerdo, o cuando los buques de guerra estadounidenses navegan por las aguas en disputa del Mar del Sur de China. Pero nunca antes el EPL había demostrado su fuerza con simulacros tan seguidos como en los últimos cuatro días.

En total han sido 145 aviones de combate chinos desde el viernes, en medio de un largo feriado por el Día Nacional de China. El Ministerio de Defensa de Taiwán dijo que el lunes fueron 52 aviones los que salieron de China continental y volaron hacia el suroeste de la isla autónoma. Ha sido la mayor incursión realizada por Pekín hasta la fecha. La isla dijo que había desplegado misiles para advertir a los 34 cazas J-16, 12 bombarderos H-6 y dos aviones Su-30 que había enviado Pekín.

El viernes y sábado también se rompieron nuevos récords de incursiones chinas con 38 y 39 aviones de combate respectivamente, mientras que el domingo fueron 16 los que llegaron a la llamada zona de identificación de defensa aérea (ADIZ), que comprende un área fuera del territorio del país y del espacio aéreo nacional, pero donde las aeronaves extranjeras aún se identifican, monitorean y controlan en interés de la seguridad nacional.

"Estamos muy preocupados de que China vaya a lanzar una guerra contra Taiwán en algún momento", dijo el lunes el ministro de Relaciones Exteriores de Taiwán, Joseph Wu. Después, en una entrevista con el canal australiano de la ABC, el ministro volvió a advertir sobre una "inminente guerra" con China continental y aseguró que, si el EPL lanzara un ataque, la isla estaría lista para repelerlo. "Estoy seguro de que, si China va a lanzar un ataque contra Taiwán, creo que ellos también van a sufrir tremendamente", sentenció Wu.

AUSTRALIA, NUEVO PROTAGONISTA EN LAS TENSIONES
Washington, aliado de la isla y su principal proveedor de armas, emitió un comunicado para defender a Taiwan. "Instamos a Pekín a que cese su presión y coerción militar, diplomática y económica contra Taiwan", decía el escrito del Departamento de Estado de Estados Unidos.

El siguiente en coger el testigo de la palabra fue el Ministerio de Relaciones Exteriores de China, que devolvió la bola acusando de "acciones provocativas" a la venta de armas por parte de Estados Unidos a Taiwan, así como que los barcos estadounidenses naveguen por unas aguas que Pekín reclama su soberanía. "China tomará todas las contramedidas necesarias y aplastará resueltamente cualquier complot de independencia de Taiwan", advirtió la portavoz Hua Chunying.

"El EPL ha querido mostrar su fuerza a su audiencia durante su fiesta nacional y antes del congreso del Partido Comunista del próximo año. También enviar una fuerte señal con este simulacro conjunto, especialmente después de que Reino Unido, Estados Unidos y Australia formaran un pacto de seguridad trilateral que obviamente apunta a Pekín", analiza Alexander Huang Chieh-cheng, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Tamkang de Taipei.

Al cruce de declaraciones entre aliados de Taiwan contra China se sumó anoche Australia, que está atravesando las peores relaciones bilaterales con el gigante asiático en décadas. Desde Camberra, un portavoz del departamento de Asuntos Exteriores y Comercio criticó las incursiones de China. "La resolución de las diferencias sobre Taiwan y otros problemas regionales debe lograrse de manera pacífica a través del diálogo y sin la amenaza o el uso de la fuerza o la coerción", dijo el portavoz.

En septiembre, los máximos representantes de la diplomacia australiana y estadounidense definieron a Taiwan en una comparecencia conjunta como una "democracia líder" a la que apoyarían para su "participación significativa en organizaciones internacionales". Aunque ninguno de estos dos países reconoce oficialmente la soberanía de la isla. Tampoco tienen previsto hacerlo y engrosar la corta lista de 15 naciones en el mundo que sí lo hacen.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino