Siguen las protestas contra el racismo y el abuso policial en ciudades estadunidenses

Siguen las protestas contra el racismo y el abuso policial en ciudades estadunidenses

Después de tres madrugadas de disturbios, cientos de manifestantes rindieron homenaje, de manera pacífica, a los dos muertos durante las protestas contra el racismo en Kenosha, Wisconsin. En contraste, Portland fue escenario de nuevos enfrentamientos entre los uniformados y personas que protestaban contra el abuso policial.

En Kenosha los organizadores multiplicaron los llamados a la calma, conscientes de que habían desafiado el toque de queda.

Todo el mundo está esperando que salgamos con furia, que nos volvamos locos en la cuarta noche, pero ésta es una protesta pacífica, señaló un manifestante.

Están tratando de silenciarnos, pero no lo van a lograr, seguiremos marchando, añadió.

La violencia en este condado de 100 mil habitantes de Wisconsin comenzó el domingo, luego de que un afroestadunidense resultó gravemente herido durante su detención.

Jacob Blake recibió siete disparos a quemarropa del policía blanco Rusten Sheskey, delante de sus hijos de tres, cinco y ocho años.

Este acto de brutalidad policiaca contra la comunidad negra, que fue filmado y se hizo viral en las redes sociales, acentuó la ola de protestas en el país contra el racismo y el abuso.

Las vidas de los negros importan. Sin justicia no hay paz, fueron las consignas más coreadas durante las manifestaciones en varias ciudades de Estados Unidos.

En Kenosha ha aparecido un peligroso grupo de alborotadores, policías y autodefensas.

Mientras, la fiscalía fincó cargos contra Kyle Rittenhouse, de 17 años, por los dos muertos y el herido durante las movilizaciones del pasado martes por la noche.

Anthony Huber, una de las víctimas, cayó en mitad de la calle luego de tratar de detener al tirador.

Era un ser dulce. No tenía más que amor en su corazón por esta ciudad, por eso estaba en la marcha, dijo entre lágrimas una amiga de Huber.

Luego se hizo un momento de silencio entre la multitud.

Más adelante, frente a una gasolinera, una flor y una botella de alcohol marcan el lugar donde murió el otro manifestante de un disparo en la cabeza.

En los paneles de madera que cubren la gasolinera, se puede leer: Rusten Sheskey, es tu culpa.

La policía en Kenosha espera la llegada de refuerzos para tratar de calmar las protestas.

En Portland, manifestantes y agentes federales se enfrentaron la noche del miércoles frente a un edificio del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), en una nueva noche de violencia en la ciudad más grande del estado de Oregon.

Algunos de los 300 manifestantes desconectaron o vandalizaron cámaras de seguridad, apuntaron con luces láser a los ojos de los uniformados y les arrojaron piedras y botellas, informó la policía.

Los agentes fueron enviados para proteger la propiedad federal. Durante los enfrentamientos, dispararon municiones no letales hacia la multitud y detonaron granadas aturdidoras que formaron columnas de humo verde y blanco, informó la página de Internet del diario The Oregonian/Oregonian Live.

El medio agregó que un manifestante aparentemente herido fue atendido por otros participantes de la protesta. Un agente federal resultó con una herida leve y la policía realizó 11 arrestos.

Portland se ha visto afectada por protestas nocturnas durante casi tres meses desde el asesinato de George Floyd por un policía que le puso una rodilla en el cuello hasta que dejó de respirar. Las manifestaciones, a menudo violentas, suelen tener como objetivo edificios policiales y federales.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino