Según los primeros sondeos, Olaf Scholz ganó el debate

Según los primeros sondeos, Olaf Scholz ganó el debate

El actual ministro de Finanzas aguantó los ataques de Armin Laschet por los escándalos financieros, mientras la candidata verde se centra en diferenciarse de ambos.

El candidato conservador a ser el próximo canciller alemán, Armin Laschet, aprovechó el debate televisado de este domingo (12.09.2021) para atacar a su principal rival, Olaf Scholz, por una serie de escándalos financieros. Sin embargo, Scholz, ha obtenido la mejor valoración de los espectadores, según las primeras encuestas, frente a Laschet y a la candidata de Los Verdes, Annalena Baerbock. Un 39 por ciento de los encuestados consideró a Scholz como el más competente de los tres frente al 25 por ciento para Baerbock y el 24 por ciento para Laschet.

A falta de dos semanas para las elecciones de las que saldrá el sucesor al frente de la Cancillería alemana de Angela Merkel, los demócrata cristianos de la CDU continúan por detrás en las encuestas del socialdemócrata SPD de Scholz. Laschet trató de recuperar terreno atacando al actual ministro del gobierno de coalición: "Si mi ministro (regional) de Finanzas hubiera trabajado como usted, habríamos tenido un gran problema", dijo Laschet en uno de sus golpes más directos contra Scholz durante el segundo de los tres debates televisados ​​antes de las elecciones del 26 de septiembre.

Laschet citó la redada de la semana pasada contra las oficinas del Ministerio de Finanzas, el fraude y la quiebra posterior de Wirecard y el escándalo fiscal Cum-Ex como ejemplos en los que argumentó que Scholz no había cumplido con sus obligaciones como ministro de Finanzas. Scholz respondió diciendo que "con sus preguntas, vemos cuán deshonesto es", y argumentó que, de hecho, había mejorado las capacidades de supervisión del ministerio y que el escándalo Cum-Ex viene de antes de que él asumiera el cargo en 2018.

El segundo debate, más animado y con más intercambio entre los participantes que el primero, hace dos semanas, incluyó varios roces entre Scholz y Laschet, en temas también como los posibles socios en un hipotético gobierno de coalición o la política climática. Los tres candidatos rehusaron delimitar claramente con quién estarían dispuestos a formar coalición. En el caso de una victoria de Scholz, ha habido un gran debate sobre si consideraría una coalición con Los Verdes y La Izquierda, una posibilidad que no ha descartado.

Esto marcaría un giro importante hacia la izquierda para la mayor economía de Europa después de 16 años de coaliciones de centro derecha lideradas por la canciller Angela Merkel. "Usted no ha descartado esa coalición y estoy seguro de que si tiene una mayoría para formarla, aunque no logre el primer lugar, la formará", dijo Laschet. "Quiero un mandato fuerte para el SPD. El que gobierne en Alemania tiene que apostar claramente por la alianza transatlántica y por la UE. Pero todavía no estamos en negociaciones de Gobierno. Lo primero es que los electores tomen su decisión", zanjó Scholz.

Baerbock también está luchando para detener una caída gradual en las encuestas, que llegó a liderar a principios de año cuando anunció su candidatura, y trató de compensar su falta de experiencia de gobierno mostrando buen conocimiento de los temas planteados. Enfatizó repetidamente que Laschet y Scholz eran de partidos que actualmente están en el gobierno juntos, e instó a los votantes a romper con el pasado y votar por su partido.

En cuanto a simpatías, Baerbock obtuvo una valoración ligeramente mejor que la de Scholz con un 37 por ciento frente al 35 por ciento. Laschet atrajo solo un 18 por ciento de los espectadores. Actualmente, el SPD tiene en las encuestas de los diversos institutos demoscópicos entre 25 y el 26 por ciento de apoyo, la CDU/CSU entre el 21 y el 22 por ciento y Los Verdes entre el 16 y el 17 por ciento.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino