Sector inmobiliario se enfría en Argentina golpeado por la inflación, las tasas y el dólar

Sector inmobiliario se enfría en Argentina golpeado por la inflación, las tasas y el dólar

Una menor actividad preocupa al negocio del real estate ante una acumulación de oferta que no es asimilada por el mercado y que engrosa mes a mes el número de stocks sin vender.

La crisis económica de Argentina avanza y se cuela en cada vez más sectores. Y es que agobiados por una inflación que pensaban que sería contenida tras la debacle financiera de 2018, los argentinos han reducido sus gastos y cambiado sus tendencias de consumo, con el temor de que una solución a la difícil situación podría no llegar pronto.

El gasto masivo cayó a fines del año pasado un 4% interanual, según el último análisis de Consumer Insights que realiza trimestralmente Kantar Worldpanel. Las causas estarían ligadas al tipo de cambio, a una inflación estimada en alrededor de 50%, y a la caída del empleo en los principales sectores que impulsan la economía. Además, los salarios han perdido la carrera contra los aumentos en las tarifas de los servicios públicos y ante una constante depreciación de la moneda frente al dólar.

El impacto ha llegado tocar, incluso, a la actividad del sector inmobiliario. En marzo, por décimo mes consecutivo, las operaciones de compra y venta de propiedades en la Ciudad de Buenos Aires cayeron un 55% frente al mismo mes de 2018.

Por su parte, el monto total de las transacciones realizadas se redujo 28,1%, a 13.031 millones de pesos argentinos (US$ 291 millones), según informó el Colegio de Escribanos de la nación, y la cifra de escrituras con crédito hipotecario también alcanzó su punto más bajo de los últimos diez años. En el mes, el sector retrocedió 91% frente a 2018 y pasó a representar apenas un 7% del total de operaciones, muy por debajo del 36% del año previo.

El tema ha llamado la atención del Ejecutivo, llevando al propio presidente Mauricio Macri a anunciar un plan de ayuda para la obtención de créditos hipotecarios con cuotas.

“Estamos muy contentos porque presentamos 10 mil nuevos créditos hipotecarios para compra de viviendas de uso familiar”, escribió en Twitter.

El titular de la Casa Rosada explicó que la medida conlleva “un seguro especial contra las eventuales distorsiones entre el valor de la cuota del crédito y los incrementos salariales que pueda producir la inflación” y agregó: “Es una gran noticia. La vivienda es la pieza clave para la estabilidad de la familia y la familia es la pieza clave del cambio”.

Peor marzo en una década

La actividad del sector también se ha visto impactada por el alto costo de los créditos hipotecarios, en función de las elevadas tasas de interés que se ubican en 74%.

En marzo de 2018, el dólar cotizaba apenas por encima de los 20 pesos argentinos; ayer cerró en 45,80 unidades, lo que equivale a un aumento de más de 125% en sólo un año.

Por ello, este fue el segundo peor marzo de la última década -en función de la cantidad de escrituras-, sólo superado por el de 2014, cuando existía el cepo al dólar.

La tendencia a la baja es preocupante para el negocio del real estate. “Las caídas en la escritura son el resultado de tres años consecutivos de parálisis. El rubro inmobiliario y de los nuevos desarrollos es uno de los sectores que más sufre por la caída de la economía. Los inversionistas se han volcado al sector financiero y las altas tasas de financiamiento han generado que el sector esté en una meseta”, afirmó Rodrigo Fernández Prieto, CEO de la inmobiliaria Intelligent.

División en el sector

Según señala el portal argentino iProfesional, el gran punto de conflicto que surge ante estos datos –y que divide las aguas en el negocio de la construcción- es si se deben, o no, bajar los precios de los inmuebles para hacer frente a la incesante caída.

Por un lado, las grandes inmobiliarias advierten que el valor de las viviendas deben acompañar los movimientos inflacionarios y que los inmuebles se deben mantener como un resguardo de valor para los propietarios. Por otro lado están los agentes más pequeños, que reclaman una especie de congelación de precios. Y es que en dólares, el valor promedio del metro cuadrado para unidades de un ambiente se incrementó casi 1,4% el último año, mientras que para uno de dos ambientes subió un 3%.

Con esto se produce “una acumulación de oferta que no es asimilada por el mercado y que engrosa mes a mes el número de stock sin vender”, agregó la firma.

Ventas de autos nuevos caen 52% en abril

El mercado automotor en Argentina sigue con su tendencia a la baja. En abril, las patentes cayeron un 4,8% frente al mes anterior hasta las 37.257 unidades; una cifra que además representa un desplome interanual de 52%, cuando se entregaron 77.601 vehículos.
En lo que va del año, el registro sumó 176.596 vehículos, lo que implica un desplome de 50% frente al mismo período del año previo.
Según los datos publicados ayer, un 29% de los autos patentados en abril pertenecen a la provincia de Buenos Aires. En tanto, la ciudad de Buenos Aires fue el segundo mercado con más registros con 6.573 unidades (17,6%), cifras similares a lo acumulado entre enero y abril del año pasado. Por su parte, Córdoba cierra el podio por provincia con un 9,9% del total de autos.
A pesar de las cifras, Ricardo Salomé, presidente de la Asociación de Concesionarios de Argentina (Acara), dijo que se observan "algunos indicios de que a partir de ahora se podrá retomar lentamente la senda de la recuperación" y que se está trabajando en función de ello.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino