Bolivia  ●  Chile  ●  Evo Morales  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

Se profundiza la percepción negativa sobre la economía uruguaya

Se profundiza la percepción negativa sobre la economía uruguaya

El organismo entiende que ―a pesar del deterioro del escenario externo, Uruguay continuaría creciendo en 2019, aunque a una tasa menor a su potencial.

La  Fundación  Getulio  Vargas  de  Brasil  y  un  instituto  de  investigación  de  la Universidad  de  Munich  publican  cada  tres  meses  un  indicador  sobre la  situación actual  y  perspectivas  de  un  grupo  de  economías  latinoamericanas.  En  el  caso  de Uruguay, la medición de abril, difundida el jueves 9, volvió a ser de signo negativo, como las tres previas.

Marcó en abril –26,8 puntos, frente al –18,9 de enero. Las últimas dos mediciones del 2018 también habían tenido signo negativo: –41,9 en julio y –17,4 en octubre. Ese  número  promedia  el  saldo  entre  las  opiniones  de  expertos  y  datos  sobre  la situación  económica  presente  con  las  referidas  a  las  expectativas  a futuro.  Este indicador de ―clima económico‖ tiene una escala que va de –100  a  100,  con  un valor  de  cero  como  punto  de  inflexión;  Brasil  (56,3)  presentó  en  abril  el  mejor puntaje y Venezuela el peor (–100).

Según  una  consulta  efectuada  por  Búsqueda,  son  aproximadamente  ocho  los analistas locales que responden acerca de Uruguay; las instituciones responsables del sondeo mantienen sus nombres en reserva.

Por  otro  lado,  el  estudio  identifica  los  principales  problemas  que  los  analistas consideran   que   limitan el   crecimiento   económico   actual   de   los   países.   Los relevantes son aquellos que más de la mitad de los especialistas mencionan como una limitación.

En  el  caso  de  Uruguay,  siete  están  en  esa  categoría:  ―falta  de  mano  de  obra calificada‖  (100%);  ―falta  de  competitividad  internacional‖,  baja  ―innovación‖  e ―infraestructura inadecuada‖ (todas con 87,5%); ―demanda insuficiente‖ y ―barreras legales y administrativas para los inversores‖ (ambas con 62,5%). Con 50% de las menciones figuraron la ―falta de confianza en la política económica‖ y la escasez de capital.

Sin que lleguen a ser ―relevantes‖, pero con porcentajes de mención relativamente no menores surgió también el ―clima desfavorable para los inversores extranjeros‖ (42,9%), la ―falta de credibilidad en la política del Banco Central‖ (25%), así como el ―aumento de la desigualdad de ingresos‖ y la ―corrupción‖ (ambos con 14,3%).―Señales mixtas.

Las dificultades en algunos frentes de la economía —en particular el fiscal, un nivel de actividad estancado y la pérdida de empleos—están siendo motivo de discusión en la actual campaña electoral.

En su Informe de política monetaria difundido el lunes 13, el Banco Central (BCU) hizo el siguiente análisis acerca del panorama al inicio del año: ―Los indicadores adelantados de actividad del primer trimestre de 2019 muestran señales mixtas, por lo que no es de esperar cambios significativos en los primeros meses del año. Así, un  conjunto  de  indicadores  presentaron  un  comportamiento  expansivo,  como  la tasa de empleo, la generación de electricidad y algunos vinculados a los servicios y al  sector  agropecuario.  Por  el  contrario,  la  producción  industrial,  las  ventas  de automóviles cero kilómetro, la cantidad de turistas ingresados al país y la mayoría de los indicadores de comercio exterior de bienes evolucionaron a la baja. En este último  incidió  la  caída  de las  colocaciones  de  carne  por  la  menor  faena  realizada por motivos climáticos.

El  Instituto  Nacional  de  Estadística  informó esta  semana  que  el  volumen físico  de producción fabril se redujo en marzo tanto si se incluye la refinación de petróleo (–5,5%) como al dejarla de lado (–2,4%) al comparar con el mismo mes del 2018. En todo el primer trimestre la actividad industrial se contrajo casi 2% excluyendo lo que genera Ancap en su planta de La Teja.

El  escenario  base  que  asume  el  BCU  para  las  decisiones  en materia  de  política monetaria  ―luce  más  desfavorable  que  el  trimestre  anterior,  determinado  por menores  perspectivas  de  crecimiento  de  las  economías  desarrolladas‖,  la desaceleración  de  China  y  un  menor  dinamismo  esperado  del  comercio  mundial. En el entorno regional hay ―mayor inestabilidad y bajo crecimiento, lo que impacta negativamente sobre la economía uruguaya.

El organismo entiende que ―a pesar del deterioro del escenario externo, Uruguay continuaría creciendo en 2019, aunque a una tasa menor a su potencial. El agro —al revertirse el efecto negativo de la sequía de fines de 2017 y principios de 2018—, el  transporte  y  las  comunicaciones,  serán  los  sectores  que  contribuirán  a  la expansión  del  Producto  Bruto  Interno  este  año,  mientras  que  el  consumo  privado seguirá siendo un ―motor de crecimiento‖ por el lado de la demanda, junto con la expansión  de  la  inversión  pública  impulsada  por  los  proyectos  de  participación público-privada  en  vialidad  y  del  ferrocarril  central.  En  ese  sentido,  algunos  datos parecen auspiciosos: la inversión en maquinaria y equipo en la construcción creció 30% en 2018, con relación al año anterior, según la medición que realiza el Centro de  Estudios  Económicos  del  sector.  En  concreto,  las  empresas  importaron  capital físico por US$ 158 millones. Por partida, las que tuvieron mayor crecimiento el año pasado fueron las máquinas y equipos relacionados con el dinamismo de las obras viales (topadoras, niveladoras, palas mecánicas, hormigoneras, mezcladoras, etc.).El  BCU  estima  que  también  las  exportaciones  contribuirán  a  un  mayor  nivel  de actividad.

Alineado  con  el  discurso  del  Ministerio  de  Economía —que  han  incorporado  los precandidatos   presidenciales   del   oficialismo   en   la   campaña   electoral—,   el organismo  agregó  que  el  ―desacople  respecto  a  la  región  se  explica  en  buena medida  por  el  marco  de  política  macroeconómica  adoptado  y  las  fortalezas construidas  en  el  pasado:  diversificación  de  la  producción  y  las  exportaciones, reducida  vulnerabilidad  fiscal  y  financiera,  solidez  del  sector  externo,  flexibilidad cambiaria y estabilidad institucional.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino