Se intensifica el contrabando en los límites con Argentina, Brasil y Chile

Se intensifica el contrabando en los límites con Argentina, Brasil y Chile

En San Matías, en frontera con Brasil, la falta de caminos frena un mayor ingreso al país de alimentos y ropa de origen brasileño. En Oruro, los operativos fronterizos con Chile no logran reducir el ilícito

El contrabando, esa actividad ilegal que ocasiona un daño económico al país estimado en $us 2.300 millones al año, extiende su accionar en el paso fronterizo entre Villazón (Bolivia) y La Quiaca (Argentina) en donde personas de ‘grandes capitales’ ingresan mercancías sin el respectivo control aduanero.

EL DEBER estuvo en la zona y pudo constatar que si bien la frontera, en el lado argentino, se encuentra cerrada, los contrabandistas siguen con su negocio, por al menos 10 pasos ilegales.

“Existe el contrabando de grandes capitales que la Aduana no frena porque internan mercadería en camionadas desde Argentina. Se podría decir que hay mafias”, afirmó el presidente del Comité Cívico de Villazón, Ángel Robles.

El dirigente dijo que, a diferencia de los grandes contrabandistas, la entidad aduanera impone un fuerte control a los estibadores (cargadores) a los que hace llorar por decomisar pequeñas cantidades de mercadería.

Agregó que hace falta una mayor presencia del Estado en esa frontera para incentivar la instalación de fábricas y generar empleos estables que permitan disminuir el contrabando ‘hormiga’, ya que los estibadores se dedican a esa labor por falta de trabajo.

Al igual que en el caso de las fronteras Bermejo-Aguas Blancas y Yacuiba-Salvador Mazza, el contrabando se realiza por pasajes ilegales en el paso fronterizo entre Villazón-La Quiaca.

Hacia las grandes ciudades

Por este punto limítrofe con Argentina, se interna harina, bebidas alcohólicas (vinos en cartón, cerveza y fernet), alimentos balanceados para animales y productos alimenticios en grandes cantidades que se destinan a mercados de las capitales y localidades de Potosí, Chuquisaca, Oruro, La Paz y Cochabamba.

El presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic, advirtió que el contrabando está desindustrializando al sector formal y que los gobiernos de ambos países deben preocuparse en encarar medidas efectivas para frenar esta ilícita actividad. “El comercio informal es una competencia desleal y desigual con la industria con sello Hecho en Bolivia”, añadió.

La ilícita actividad no solo tiene su efecto en la economía boliviana, sino también se siente en el lado argentino por la internación de prendas textiles y calzados que por los pasos ilegales.

El presidente de la Unión de Empresarios de Jujuy (UEJ), Luis Alonso, dijo que este tipo de contrabando genera una informalidad y tiene su impacto negativo en un 50% de los socios que forman parte del comercio formalmente constituido.

Según Alonso, por los innumerables pasos ilegales se internan prendas textiles y calzados desde Bolivia al mercado de la capital jujeña, donde se incrementaron las ferias del comercio informal.

“Muchas veces los gobiernos miran para otro lado y no hacen lo que tienen que hacer”, expresó el empresario, en referencia a la falta de control en la frontera ‘caliente’ entre La Quiaca y Villazón.

Desocupación y consecuencias

En la zona dicen que la falta de empleos obliga a parte de la población de las ciudades fronterizas de Bermejo y Yacuiba, colindantes con la provincia de Salta (Argentina) a dedicarse al contrabando ‘hormiga’.

Según una estimación de la Federación de Empresarios Privados de Tarija (FEPT), la tasa de desempleo en la zona alcanza al 20%. “En las ciudades fronterizas se dedican al comercio informal como efecto de la desocupación laboral que motiva a las personas a ingresar a esta actividad ilícita para garantizar un ingreso económico que solvente el bienestar de sus familias”, sostiene la gerente general de la FEPT, Patricia Vargas.

A su criterio, las instituciones estatales deben diseñar políticas públicas para generar oportunidades laborales y condiciones sociales para la población que vive en la frontera con Argentina.

El secretario general de la Confederación de Trabajadores Gremiales de Bolivia, Wilfredo Castro, coincidió con Vargas, al decir que el gobierno boliviano y su similar de Argentina tienen que generar fuentes de trabajo para disminuir el contrabando.

“Solo así se podrá reducir la actividad ilícita, ya que los habitantes de Bermejo y Yacuiba se ven obligados a salir en busca del sustento económico para sus familias”, reafirmó.

A su vez, el presidente de la Asociación de Bagalleros Gran Chaco, Juan Carlos Llanque, admitió que ese sector se dedica al comercio informal por falta de fuentes laborales en medio del cierre fronterizo del lado argentino.

Este sector, según Llanque, exige al Gobierno central que se preocupe por ellos con la generación de empleos temporales hasta que se pueda reabrir el paso fronterizo entre Yacuiba y Salvador Mazza (Argentina).

Similar realidad viven los estibadores (cargadores) de Villazón, limítrofe con la ciudad de La Quiaca, que es la tercera frontera de Bolivia con el país vecino.

“No contamos con otro trabajo y por eso nos dedicamos al traslado de mercadería desde Argentina porque las 800 familias de este sector necesitan sobrevivir”, justificó la representante del Sindicato de Estibadores, Elizabeth Albizu.

Antes de la pandemia por Covid-19, los estibadores de Villazón transportaban la mercadería argentina por el puente del ferrocarril y ahora lo hacen por pasos no habilitados.

Juan Pablo Cahuana, corresponsal de EL DEBER en San Matías (Santa Cruz), localidad fronteriza con Brasil, explicó que en esa parte del país, la población boliviana se alimenta, viste y asea con productos brasileños.

Esto se debe a que el real, moneda brasileña, está más barata, lo que hace que, por ejemplo, el kilo de tomate esté en Bs 3, cuando el que se produce en los Valles cruceños se comercializa a Bs 18, que un bluyín que en el mercado Siete Calles cuesta Bs 300, en San Luis de Cáceres, localidad colindante con San Matías, tenga un precio no mayor a los Bs 150 o que un par de zapatos de marcas reconocidas del vecino país, que en los mercados de la capital cruceña se comercializan a Bs 700, en zona fronteriza se venda a Bs 300.

Esto se replica en los alimentos, como harina, trigo, derivados de soya, aceite comestible, jugos, lácteos y embutidos.

La escasez de oferta nacional se debe a la gran distancia que hay entre San Matías y los centros de producción, pues en tiempo seco un bus o camión tarda en llegar entre 15 y 18 horas y cuando es época de lluvia la demora suma más de 30 horas, con el respectivo encarecimiento del flete.

Gracias a este ‘detalle’, el de las grandes distancias y los caminos en mal estado, pues de San Ignacio de Velasco a San Matías son 315 kilómetros de carretera con ripio, el contrabando no desarrolla todo su potencial y se ve frenado.

“Llevar quintales de arroz, bolsas de fideo, paquetes de jugo o varios lotes de productos enlatados sería negocio si la carretera estuviera asfaltada y en buen estado, pero, así como está no conviene. El costo del flete baja las ganancias y en el recorrido hay varios controles que pueden decomisar todo”, explicaron dos comerciantes paceños que evitaron dar sus nombres.

El grueso del contrabando que ingresa al país es por Corumbá (Brasil) y Puerto Quijarro (Bolivia) en donde el Canal Tamengo, debido a su extensión, es una de las rutas más elegidas por los contrabandistas que logran evitar los pocos controles que hay en este punto fronterizo.

San Matías cuenta con oficinas de Control Integrado donde se realizan las importaciones y exportaciones. Los productos que ingresan de manera legal al país, en su mayoría son colchones y material de construcción, mientras, que lo que salen del país son productos forestales, como la madera cuchi.

En la zona, como se indicó anteriormente, no existe un contrabando en grandes cantidades, además de que recién los centros comerciales de San Luis de Cáceres están abriendo sus puertas, luego de permanecer cerrados por más de un mes, debido a la pandemia.

Es en esas tiendas de ventas al por mayor que algunos ‘comerciantes’ nacionales compran y esperan que su envío llegue al lado boliviano para luego fraccionarlos y hacerlos ingresar de manera esporádica a las ferias y mercados de Santa Cruz de la Sierra.

Chile: un filtro que no se cierra

La frontera con Chile es una de las más ‘calientes’, Emilio Castillo, corresponsal de EL DEBER en Oruro, reporta que pese al incremento de los operativos combinados entre el Ejército y el personal aduanero el ingreso de vehículos (bárbaros o chutos) es permanente.

La gran cantidad de los motorizados siguen dando vida a las ferias de Oruro (Challapata) y del norte potosino, una vez ahí son comercializadas los fines de semana, para luego ser traslados hacia La Paz, Cochabamba (Chapare), Potosí (Uyuni), Santa Cruz (San Julián), Sucre y Tarija, donde también existen ferias de vehículos.

Los productos textiles son otra de las ‘debilidades’ de los contrabandistas que logran cruzar fardos de ropa usada (ropa americana) para ser vendidas en las diferentes ferias que hay en el país, y que, a pesar de estar prohibidas, tienen una alta demanda por los bajos precios de las prendas que se ofrecen.

Una tercera alternativa con que cuentan los comerciantes que se dedican a esta actividad ilegal son los electrodomésticos, en particular la línea blanca (lavadoras, licuadoras, batidoras, entre otros) y línea negra (televisores, radios, Play Station, celulares, computadoras, laptops y tabletas).

Estos productos ingresan por los distintos pasos ilegales que se extienden entre el norte chileno, Oruro y Potosí y que a pesar de los distintos operativos, logran filtrarse y llegar con sus productos a los distintos mercados informales que hay en el país.

Desde la Aduana regional de Oruro informaron que, en un operativo del 23 de abril de esta gestión, decomisaron más de Bs 2 millones en mercancía de contrabando.

La mercadería comisada fue trasladada al recinto aduanero de Oruro para su custodia, valoración y elaboración del inventario respectivo. La Aduana adelantó que reforzará el control aéreo en la zona mencionada.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino