Se deteriora el pilar de la economía boliviana: el gas

Se deteriora el pilar de la economía boliviana: el gas

La caída de la producción de gas natural, en aproximadamente un 30 por ciento en los últimos cinco años, no da lugar a proyecciones optimistas rumbo al Bicentenario. Especialistas afirman que el deterioro de los megacampos, los limitados resultados de la exploración y las escasas alternativas de mercados generan incertidumbre en el futuro de este sector que hasta ahora representa el 60 por ciento de la economía del país.

Pero el Gobierno nacional tiene lectura diferente. El ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, habla del paso de una época dorada a una de platino, ubicando al año 2019 como el inicio de la internacionalización de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y la apertura de mercados privados. Además, proyecta un incremento de reservas de 10,7 a 15 trillones de pies cúbicos (TCF) hasta 2025.

Según el analista en energías Francesco Zaratti, las exportaciones de gas natural bajaron en volumen y se estancaron en precios, de modo que ingresan menos divisas al país. Esto se traduce en menores montos por regalías e IDH en regiones y municipios. “Y las perspectivas son aún más pesimistas”, agregó.

Zaratti afirma que es difícil pronosticar la situación del sector hidrocarburos en 2025, pero que hay “uno que otro proyecto exploratorio puede tener resultados positivos”. Sin embargo, cuestiona que el “cambio de época” del mercado del gas apenas está siendo entendido por el Gobierno, cuya política energética incurrió en graves errores en los últimos 13 años.

“Un cambio de política energética ayudaría a enfrentar el bicentenario en mejores condiciones”, añadió.

Como una medida para aumentar los volúmenes de gas, Zaratti considera fundamental la exploración, pero también el ahorro del gas que se quema innecesariamente en el mercado interno, como ocurre en las termoeléctricas. Y es que para él es indispensable la generación eléctrica mediante energías renovables.

El secretario de Energía, Minas e Hidrocarburos de la Gobernación de Santa Cruz, Herland Soliz, coincide en que Bolivia debe hacer con urgencia un cambio en su matriz energética dando paso a las energías alternativas.

Indicó que el consumo interno de gas natural asciende a 13 millones de metros cúbicos día (MMm3d) y que al menos 9 MMm3d son utilizados para la generación de electricidad. Soliz considera importante desarrollar las energías alternativas para destinar esos 9 MMm3d a la exportación o industrialización para obtener mayores réditos económicos.

“En eso deberíamos focalizarnos en los próximos cinco años”, agregó, a tiempo de mencionar que el desarrollo de la energía solar, eólica e hidroeléctrica tomará menos tiempo que el descubrimiento de reservorios de gas y la apertura de nuevos mercados de exportación.

Optimismo

Por su parte, el presidente de YPFB, Óscar Barriga, aseguró que existe un plan exploratorio muy agresivo que busca, a través de millonarias inversiones, convertir los recursos en reservas y las reservas en producción de gas. De este modo, garantizó que el sector hidrocarburos continuará siendo el que aporta mayores recursos económicos al país.

Barriga detalló que en 2019 la estatal petrolera invertirá 450 millones de dólares en exploración, actividad que busca la reposición e incremento de reservas de gas. Manifestó su optimismo en los buenos resultados de la exploración en proyectos ahora priorizados, pero fue claro en señalar que la planificación del sector es a largo plazo, es decir, más allá de 2025.

Por su parte, el ministro Sánchez informó el pasado 30 de junio que las reservas hidrocarburíferas llegarán a 15 TCF el año 2025 fruto del trabajo de exploración que se realiza en los últimos cuatro años. Precisó que la inversión programada entre 2019 y 2025 es de 9.800 millones de dólares que serán destinados a la perforación de más de 30 pozos exploratorios ubicados en 29 áreas.

Sánchez destacó que Bolivia cuenta con un potencial de 151 TCF de recursos hidrocarburíferos convencionales y al menos 1.000 TCF de recursos no convencionales.

Sin embargo, el informe de rendición pública de cuentas 2018 del Ministerio de Hidrocarburos refiere que actualmente existen 12 proyectos exploratorios prioritarios con un potencial de 13,37 TCF y para los cuales se ha destinado una inversión de 920,12 millones de dólares. Dos de éstos resultaron positivos (Los Monos X12 y Boyui X2) y otros cuatro continúan en perforación.

Campos en declive

Según datos de la Secretaría de Hidrocarburos y Energía de la Gobernación de Tarija, la producción de los megacampos de este departamento, que aporta más del 50 por ciento de la producción de gas del país, registra un declive en los últimos cinco años.

San Alberto bajó de 7,31 a 3,26 MMm3d entre 2015 y 2019. La producción de Sábalo se redujo de 18,29 a 10 MMm3d en el mismo periodo. La producción de Margarita-Huacaya de 11,96 a 8,75 MMm3d.

Importación de líquidos

Francesco Zaratti afirma que la disminución de la producción de gas natural implica también una reducción de la producción del petróleo condensado y, por lo tanto, de los combustibles que requiere el parque automotor.

“A la baja de ingresos, se suma el incremento de los egresos por las importaciones de diésel y gasolinas”, explicó, a tiempo de mencionar que el etanol “apenas alivia el problema de la merma de los combustibles de producción nacional”.

"El mercado nos exige industrializar el gas, pero también internacionalizarnos para ganar espacio en la cadena de distribución y comercialización”.

Óscar Barriga, Presidente de YPFB

 

Litio, el proyecto que  avanza “como el cangrejo”

Aunque el proyecto de industrialización del litio en Bolivia, que forma parte de los 13 pilares de la Agenda del Bicentenario, es ponderado por el Gobierno nacional por contar con una inversión superior a los 4.400 millones de dólares, surgen cuestionamientos a la rentabilidad del mismo debido a falta de mercado de las baterías que se pretende producir.

“En Bolivia parece que vamos como el cangrejo: de atrás para adelante. Porque primero hacemos la planta y después buscamos a quién vender. Y, por último, como no tenemos a quién vender, ya buscamos vender en nuestro país a un precio más alto, inclusive, que el de exportación”, señaló el secretario de Energía, Minas e Hidrocarburos de la Gobernación de Santa Cruz, Herland Soliz.

Según él, la idea del Gobierno nacional de construir 41 plantas, de las cuales 14 serán destinadas a la producción de baterías, no tiene una visión a futuro que permita la concreción de contratos serios.

Argumentó, además, que las millonarias cifras que lanza el Gobierno son de carácter político.

El pasado 24 de marzo, el presidente Evo Morales informó que el proyecto de industrialización del litio demandará una inversión de 4.400 millones de dólares y permitirá ingresos a favor del país por 5.000 millones a partir del año 2020.

Citado en un boletín de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), Morales explicó que el proyecto permitirá el desarrollo de los departamentos de Potosí, Oruro y La Paz, pues allí estarán distribuidas las 41 plantas.

Concretar contratos, la clave

Álvaro Ríos

Exministro de Hidrocarburos

Bolivia ha sustentado gran parte de su crecimiento económico en los 10 últimos años gracias a volúmenes importantes de exportación de gas natural a Brasil y Argentina, a elevados precios y con alta renta gasífera (80 por ciento). Esto le ha dado al país ingentes recursos rentistas principalmente entre 2010 y 2015 que han ingresado a las arcas de muchas instituciones y empresas del país.

Esta ecuación ha cambiado drásticamente debido a que los precios internacionales se han reducido en un 40 por ciento desde 2016 y los volúmenes demandados de gas por los dos vecinos países, muy en especial entre 2018 y 2019 se han reducido drásticamente (50 por ciento aproximadamente). Esto debido a que hay menor demanda y mayor producción en ambos países y el gas boliviano tiene competencia.

¿Cómo estaremos en cinco años? Lo vemos complicado. Todo dependerá de cómo se puedan concretar contratos para el gas natural con diferentes actores en Brasil y Argentina en los próximos 18 meses y a qué precios.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino