Sánchez promete en Davos bajar el déficit pero también “justicia fiscal”

Sánchez promete en Davos bajar el déficit pero también “justicia fiscal”

El presidente asegura en el corazón del capitalismo que su coalición con Unidas Podemos combatirá a la extrema derecha.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha tratado de hacer equilibrios este miércoles en su discurso en el Foro Económico Mundial, en la ciudad suiza de Davos, el corazón del capitalismo. El jefe del Ejecutivo ha buscado despejar la inquietud que pueda haber en los inversores ante la entrada de Unidas Podemos en el Gobierno y al mismo tiempo ha defendido la coalición y la línea progresista que va a marcar en especial en la fiscalidad, un asunto muy sensible en este entorno. Sánchez, al que escuchaban algunos de los máximos responsables de las grandes compañías españolas, ha garantizado que el Gobierno tratará de reducir el déficit y la de deuda. Es decir, que no se apartará de la ortodoxia económica pese a la presencia en el Consejo de Ministros de la formación de Pablo Iglesias —“que está más a la izquierda del PSOE”, según sus propias palabras—.

“Ejercemos el rigor fiscal y estamos comprometidos con la reducción de la deuda y el déficit público para crear confianza”, ha asegurado Sánchez. Pero también ha avisado de que es imprescindible una nueva fiscalidad. El presidente acababa de reunirse con responsables de Apple y Google. España, según la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, no renuncia a la llamada tasa Google, un impuesto contra la elusión fiscal de las grandes multinacionales de la economía digital, ahora que Francia ha decidido suspenderla durante un año. El Ejecutivo prevé incorporarla en los Presupuestos, aunque confía en que antes de que se aprueben —a finales de verano— un acuerdo en la UE o en la OCDE que permita que España no vaya por libre y se arriesgue así a las represalias de EE UU.

“No puede haber justicia fiscal sin justicia tributaria. Tenemos que hablar de impuestos, de evasión fiscal, de una renta mínima para garantizar que evitamos la pobreza. Necesitamos una nueva era que resuelva los fracasos del capitalismo. En España tenemos un nuevo acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos y no nos quedaremos de brazos cruzados, actuaremos para demostrar que la extrema derecha solo puede ser combatida desde una política que sirva al bien común. Los ciudadanos creerán en la política si la política cree en ellos, si no nuestro sistema no va a sobrevivir”, ha clamado el presidente.

Sánchez asegura que la economía española es ahora “más robusta y equilibrada que en el pasado”, y ha prometido que su Ejecutivo intentará no quedarse solo en el corto plazo. “El Gobierno español tiene un mandato para los próximos 1.400 días, pero realizaremos nuestro trabajo pensando en los próximos 3.000 días, en los próximos 5.000 días, hemos de pensar en el mundo que queremos para nosotros en 2030, en el 2050 y debemos trabajar ya para el futuro. Un mundo con crecimiento económico sostenible, en el que nadie con un empleo sea pobre”, ha defendido durante un discurso en el que ha presentado las líneas maestras de su Gobierno de coalición.

El líder socialista ha incidido en que “no es aceptable crecer a cualquier precio” ni “generar desigualdad y bolsas de pobreza”: “Hay que crecer y distribuir a la vez”, ha considerado. Sánchez ha acudido a la cita con el objetivo de tranquilizar a los mercados y a la élite económica mundial, dos días después de que el Fondo Monetario Internacional rebajase el crecimiento de España en dos décimas para dejarlo en el 1,6%. Sánchez tiene previsto reunirse en privado con un grupo de inversores con fuertes intereses en España. En este viaje le acompañan dos vicepresidentas, la económica, Nadia Calviño, y la de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino