Sánchez, dispuesto a negociar la fecha de las elecciones después de ser elegido presidente

Sánchez, dispuesto a negociar la fecha de las elecciones después de ser elegido presidente

El PSOE inicia contactos con otros grupos por "cortesía parlamentaria", pero no para pactar

Pedro Sánchez ofrece al resto de partidos consensuar la fecha de las elecciones si es elegido presidente a consecuencia de su moción de censura contra Mariano Rajoy. El líder del PSOE ha asumido este compromiso ante los diputados, senadores y eurodiputados socialistas reunidos este martes en el Congreso. Sánchez ofrece pactar cuándo deberían ser llamados los ciudadanos a las urnas una vez llegara a La Moncloa, no antes, porque primero pide consenso sobre la censura a Mariano Rajoy, y después sobre la estabilidad de la vida política. En paralelo, el partido ha iniciado contactos con el resto de grupos sobre la moción, pero descarta que sean para negociar nada, sino solo como "cortesía parlamentaria", afirman fuentes oficiales. El líder socialista ha empezado esos contactos con el PNV, ERC, PDeCAT, Podemos y Compromís, y aún no lo ha hecho con Ciudadanos.

"La hoja de ruta es meridianamente clara", ha expresado Sánchez ante las dudas sobre la concreción de sus planes. "Es, primero, lograr un consenso en torno a la censura; segundo, en torno a la estabilidad del país; y después, consenso en dar la voz a los ciudadanos", ha resumido.

"Nosotros, como líderes de la oposición en una democracia parlamentaria, hemos asumido nuestra responsabilidad, y humildemente pedimos al conjunto de fuerzas parlamentarias que asuma la suya”, ha reclamado Sánchez. “Que consensuemos todos juntos la censura necesaria, exigible, que espera el conjunto de la ciudadanía, al PP y al presidente del Gobierno, y posteriormente hablemos, tendamos puentes para estabilizar y normalizar en nuestro país y convocar a los españoles a las urnas para que decidan con su voto el futuro que le quieren dar a su país", ha propuesto.

El ofrecimiento de Sánchez al resto de fuerzas es acordar tras la moción, porque el PSOE afirma que no abrirá ninguna negociación con el resto de formaciones políticas antes de que la iniciativa se debata, este jueves y viernes en el Congreso. Los socialistas limitan sus conversaciones con otros grupos estos días a "contactos de cortesía parlamentaria" para exponerles los argumentos de la moción.

Esos contactos los ha liderado el propio Pedro Sánchez, según ha revelado ERC, quien llamó ayer a Joan Tardá, líder de los republicanos, y le derivó a José Luis Ábalos, secretario de Organización, como interlocutor. Entre ayer y hoy, Sánchez contactará con todos los grupos salvo el PP, afirman fuentes oficiales, pero "no para negociar nada". "¿Qué podríamos negociar en dos días?", añaden estas fuentes.

El líder socialista ha hablado también con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, según fuentes de Podemos, y con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, informan en la formación vasca. “El PNV no ha decidido aún su posición sobre la moción de censura. De momento, solo hemos recibido una llamada, ayer por la noche, de Pedro Sánchez a Andoni Ortuzar. Aún hay muchas incógnitas por despejar”, señala Aitor Esteban, informa Pedro Gorospe. La posición del PNV es clave para que prosperara la moción del PSOE, toda vez que tras la negativa de Ciudadanos a apoyarla la única suma aritmética posible es sumar los diputados del PSOE (84) a los de Unidos Podemos y Compromís (71), los 5 del PNV y los 17 de ERC y PDeCAT. En total, sumarían 177 escaños, uno más de la mayoría absoluta.

Sánchez se ha intercambiado mensajes también con el portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, explica ese partido, mientras Ábalos ha conversado con el portavoz de Compromís, Joan Baldoví. El único partido no contactado aún es Ciudadanos. En la mañana de este martes Sánchez aún no había llamado a Albert Rivera, según fuentes de este partido, informa Jordi Pérez Colomé. Ciudadanos rechaza la oferta del PSOE porque Sánchez es el candidato y no convocaría elecciones inmediatas, ha avanzado el portavoz en el Congreso, Juan Carlos Girauta. 

La estrategia pasa por que el resto de partidos decida su voto a la censura a Rajoy con la respuesta a una pregunta: "Es muy clara: si tras conocerse la sentencia de la Gürtel, Mariano Rajoy puede continuar como presidente del Gobierno", ha explicitado el líder socialista. El PSOE espera poner ante esa disyuntiva a los 350 diputados y Sánchez ha avisado de que a esa cuestión "la respuesta es sí o no, no hay posiciones intermedias".

El secretario general socialista remacha esa idea con dos argumentos, que buscan presionar al resto de fuerzas y sobre todo a Ciudadanos. El primero, que "no hay ningún calculo político ni electoral que justifique la permanencia de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno". Y el segundo, que el éxito o fracaso de la moción afecta a la calidad de la democracia española. "El sí a la moción no es un sí al PSOE, es un sí a una democracia que se valora a sí misma", ha defendido Sánchez, que ha sido recibido con un aplauso en pie por los parlamentarios socialistas. En la reunión, breve, solo han intervenido dos diputados, el expresidente de Castilla La Mancha José María Barreda y el diputado por Cáceres César Ramos, según fuentes presentes. El primero se ha quejado de que su firma apareciera en la moción de censura sin haber sido consultado antes, mientras el segundo ha felicitado a Sánchez por la iniciativa.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino