Sánchez celebra la carta de Junqueras y pide comprensión y magnanimidad ante la decisión de conceder los indultos

Sánchez celebra la carta de Junqueras y pide comprensión y magnanimidad ante la decisión de conceder los indultos

17:19 - El presidente del Gobierno valora la carta del líder de ERC como un hito positivo: «Cualquier paso a favor de la distensión es bienvenido»

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, refrenda el sentir muy positivo con el que en las filas socialistas se ha recibido la carta de Oriol Junqueras hecha pública el pasado lunes: «Cualquier paso a favor de la distensión es bienvenido», ha dicho Sánchez. El líder del Ejecutivo ha pedido «comprensión» ante la decisión del Gobierno de aprobar los indultos a los líderes del proceso independentista, que nuevamente ha venido a dar por hecho.

En el marco de su visita a Argentina, y en rueda de prensa con el presidente argentino, Alberto Fernández, Sánchez ha dicho que puede comprender «que puede haber ciudadanos que tengan reparos sobre esta decisión que puede tomar el Gobierno», ha dicho, refiriéndose a los hechos acaecidos en 2017.

Y, de forma nítida, ha pedido «que tengan confianza» todos aquellos que puedan expresar «reparos respecto a la posibilidad de dar indultos». Sánchez ha insistido en el mensaje de que trabajar por la «reparación» y la «convivencia» también implica por parte del Gobierno «magnanimidad». Y en última instancia y por segunda ocasión ha vuelto a valorar positivamente los últimos acontecimientos: «cualquier paso en esta distensión es bienvenido».

Más allá de este punto, el presidente del Gobierno ha evitado poner fecha para la mesa de diálogo. Reiterando que en primer lugar debe reunirse como «primer hito» con el presidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès. Y a partir de ahí se sucederán el resto de acontecimientos: «Lo más importante es trasladar el mensaje político. La vocación y la voluntad de abrir un nuevo periodo en Cataluña».

Respecto a la presencia de Oriol Junqueras en esa mesa de diálogo, el Gobierno no quiere centrar ahí el debate porque no es cómodo y entienden que es prematuro. Sánchez no ha querido pronunciarse. «No me gusta vetar a nadie», ha dicho. Pero sí ha recordado que ese foro es «entre gobiernos». Destacando este punto el Gobierno toma distancia sobre esa posibilidad, pero sin rechazarlo abiertamente: «no empezamos bien si yo digo que esta persona tiene que estar o no tiene que estar».

Sobre una eventual remodelación del Gobierno, Sánchez ha tirado balones fuera porque, insiste, el Gobierno está concentrado en dos objetivos: la vacunación y la recuperación económica.

Otros viajes a Argentina
La visita relámpago de Pedro Sánchez salvo por las cuestiones mencionadas, se pareció bastante a una réplica de la protagoniza por el presidente de Argentina en Madrid el pasado mes de mayo. Apoyo incondicional reciproco, respaldo a Argentina en la crisis con la pandemia y en las negociaciones con la deuda pendiente con el Club de París y el Fondo Monetario Internacional (FMI) y demanda conjunta de liberalización de las fórmulas de las vacunas para que la humanidad tenga acceso universal.

Otra diferencia de este viaje fue la celebración de un foro reducido de empresarios españoles y argentinos, la actualización del tratado de Asociación Estratégica entre ambos países, pendiente de modernización desde el 2017, firmas de un paquete de acuerdos varios y una expresión de deseo de Pedro Sánchez. Al ser preguntado si los argentinos vacunados con la Sputnik V rusa (la mayoría), podrán viajar a España, pese a que la agencia del medicamento europea no la reconoce dijo: «Es un debate en el seno de Europa», pero, «no debería ser un obstáculo» ya que habrá que, «aplicar una enorme dosis de sentido común».

Los temas espinosos como la inflacióngalopante de Argentina o las demandas de seguridad jurídica, según Sánchez y Fernández, no surgieron a lo largo de los poco más de 40 minutos de reunión, -con números clausus por el Covid-, de los empresarios. Tampoco, según afirmaron ambos «amigos», asuntos relacionados con flexibilizar las leyes laborales argentinas salieron a la palestra donde todos iban con mascarilla. «No se nos han planteado objeciones», coincidieron.

Lo que sí se expuso a micrófono abierto en la rueda de prensa fue la tensión existente para ratificar el acuerdo Unión Europea-Mercosur donde Argentina, en palabras de Alberto Fernández, puede ser vista como el país donde está «el problema». Tras declararse de «vocación europeísta», el presidente que afronta una ola brutal de muertos diarios, impuso uno de los mayores confinamientos del planeta y está acosado por escándalos con la distribución y compra de vacunas, dijo: «Preservo lo que nos pasa a los argentinos» para justificar sus reticencias al Tratado, tal y como está. A renglón seguido, abrió el ventilador, al recordar que los obstáculos los colocan «también otros países de Europa», en alusión a Francia y los países bajos. El presidente del Gobierno, sin entrar en discusión, expresó su deseo de que «se pudiera materializar cuanto antes» un acuerdo que alumbraría «un área (de libre comercio) inédito en el mundo» (a excepción del de China y el sudeste asiático).

Como Pedro Sánchez con los separatistas, Alberto Fernández adjudicó todos los males de su Gobierno a «esos cuatro años de infortunio que precedieron mi Gobierno», declaró sin mencionar a Mauricio Macri.

Sánchez no quiso entrar en la crisis que atraviesa Perú tras declararse ganador Pedro Castillo vencedor de las elecciones y conminó a esperar los resultados oficiales completos.

En cuanto al anuncio que hiciera en mayo, de los 4.500 millones de euros destinados para América Latina y Argentina, que en Buenos Aires esperaban como un regalo de la madre patria, Sánchez tuvo que bajar las expectativas generadas y matizar que, como las vacunas, todo va en dosis.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino