Rusia busca acallar las acusaciones sobre fraude electoral con una revisión del voto electrónico de Moscú

Rusia busca acallar las acusaciones sobre fraude electoral con una revisión del voto electrónico de Moscú

La Comisión Electoral rechaza realizar un recuento de los sufragios a distancia, que barrieron a última hora a los rivales del partido de Putin

Las acusaciones de fraude electoral en las legislativas de este fin de semana en Rusia no cesan. Sobre las denuncias de llenado de urnas o carruseles de votantes que pasaban para depositar la papeleta más de una vez, destacan las quejas sobre el voto electrónico en Moscú. El pionero sufragio telemático cambió radicalmente el panorama en la capital en el último momento y derivó en una victoria arrolladora allí del partido de Vladímir Putin. Rusia Unida, la formación del Gobierno, barrió a sus rivales en barrios de ideología tradicionalmente opositora, suscitando la alerta de la oposición y las acusaciones de fraude. La Comisión Electoral de Moscú —el territorio donde más denuncias de fraude han aflorado— ha anunciado este miércoles que se hará una auditoria del proceso del voto electrónico, pero que esta no será vinculante; tampoco se hará un recuento, como reclaman los opositores.

Las autoridades moscovitas no han aclarado cómo se hará la revisión, que llevará a cabo la comisión civil creada antes de los comicios para observar el desarrollo del voto electrónico y que incluye a personas como Alexéi Venediktov, director de la emisora de corte crítico Eco de Moscú, que ha tratado de impulsar el sufragio online, o a un representante del grupo especializado de monitoreo electoral Golos, que ya antes de los comicios alertó de que el sistema podría favorecer el fraude y que ha criticado la opacidad del voto digital en la capital, que registró 1,8 millones de sufragios electrónicos.

El Kremlin, que ha asegurado que las elecciones parlamentarias, marcadas por la represión de la disidencia y el veto a destacados opositores para concurrir, se desarrollaron con “competitividad, transparencia y equidad”, se ha apresurado en elogiar la decisión de la “verificación” del voto en Moscú. “Esto aumenta el nivel de confianza en los resultados electorales”, ha dicho Dmitri Peskov, portavoz del presidente Putin. “Es una demostración de absoluta transparencia“, ha insistido.

Seis regiones de Rusia han estrenado el voto electrónico en las elecciones parlamentarias del fin de semana, en las que el partido de Putin ha revalidado su mayoría parlamentaria (324 de los 450 escaños; 10 menos que la pasada legislatura). Todas menos Moscú han empleado una plataforma federal y publicaron sus datos el domingo por la noche, horas después de cerrarse las urnas presenciales y digitales. Los datos de la capital, que ha utilizado de forma experimental su propia plataforma que daba por ejemplo la opción de cambiar el voto cada tres horas después de depositarlo por primera vez y hasta el cierre de urnas, solo llegaron por la tarde del día después. Un retraso muy controvertido que ya levantó las sospechas de la oposición.

La votación electrónica de la capital dio la vuelta a nueve distritos electorales, en los que los candidatos a diputados de la oposición estaban en cabeza por una gran diferencia. La mayoría son representantes del partido comunista, independientes o liberales, que estaban en la lista de voto táctico, denominada voto inteligente, elaborada por el equipo del opositor ruso encarcelado Alexéi Navalni, que recomendaba al candidato con más opciones de derrotar al de Rusia Unida. Una lista también en forma de aplicación digital prohibida por las autoridades rusas, que han declarado a las entidades vinculadas a Navalni “organizaciones extremistas”, y bloqueada por gigantes de Internet como Google o Apple tras las presiones del Kremlin.

Anastasia Bryukhanova, candidata independiente a la Duma (cámara baja del Parlamento) y una de las aspirantes que iban ganando por mucho hasta que llegó el voto online, ha presentado ya una denuncia formal ante la Comisión Electoral. “Aún no sabemos cómo sucedió”, dice su jefe de campaña, Maxim Kaz, “pero los resultados de la expresión de la voluntad están distorsionados”. Bryukhanova, una de las recomendadas por Navalni y gran favorita en su distrito, es consciente de que su denuncia probablemente no dará ningún resultado. “Demandaremos, exigiremos la cancelación de los resultados, pero en Rusia generalmente los resultados no se cancelan”, dice Kaz, que apunta que el proceso judicial que puede derivarse de su denuncia y la comparecencia de los miembros del equipo que gestionó el voto online sí puede ayudar a encontrar respuestas.

Las preguntas que planean sobre el proceso son por qué se retrasó tanto la difusión de los resultados, o por qué no hubo observadores independientes en el minuto final de voto y en el conteo de voto online de Moscú. Habían sido autorizados, pero su permiso para asistir de forma virtual caducó justo cuando cerraron las urnas. Algo “acorde con el proceso”, ha dicho Artyom Kostyrko, subdirector del Departamento de Tecnologías de la Información del Ayuntamiento de Moscú, que en un seminario sobre voto online este miércoles ha asegurado que una vez que el proceso de votación se ha terminado y la recepción de votos está cerrada, “la observación no es necesaria”.

El equipo de Navalni habla de “fraude masivo”

Los aliados de Navalni hablan de “fraude masivo” e incluso el Partido Comunista ha insistido en que no reconoce los resultados del voto online. La histórica formación política, tradicionalmente considerada leal al Gobierno en los temas sustanciales, convocó una pequeña protesta el lunes en la capital y ha anunciado más movilizaciones. Pero a las incesantes quejas y acusaciones de la oposición y observadores como Golos y de científicos independientes, las autoridades rusas se han limitado a responder con el inocuo anuncio de la auditoría. “Una vez que se han establecido los resultados de la votación solo un tribunal tiene derecho a decidir sobre un recuento”, ha incidido el vicepresidente de la Comisión Electoral de la ciudad de Moscú, Dmitry Reut, “así que no es posible ningún recuento”.

Pese a que la auditoría anunciada no es vinculante, Grigory Melkonyants, copresidente de la organización de monitoreo electoral Golos y miembro de la comisión civil que hará la auditoría, cree que es un paso adelante. “Es algo bueno, un avance, aunque no se vislumbra que vaya a tener consecuencias legales, lo que detectemos podría servir como base legal para futuras acciones”, señala el experto. Golos fue declarado “agente extranjero” por las autoridades rusas y ahora solo puede actuar como observador como invitado de partidos políticos y organizaciones oficiales.

La presidenta de la Comisión Electoral, Ella Pamfilova, ha anunciado que en el futuro no se utilizará la plataforma específica de voto telemático de Moscú. Solo se utilizará la plataforma federal del voto electrónico, ha dicho, que ha funcionado en las regiones de Nizhni Novgorod, Kursk, Yaroslav, Murmansk, Rostov, además de la ucrania Sebastopol, anexionada por Rusia en 2014. En los últimos tiempos Rusia ha dado la nacionalidad a decenas de miles de personas residentes en los territorios ucranios de Donetsk y Lugansk, autoproclamadas repúblicas y donde se desarrolla un conflicto armado entre las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos apoyados militar y políticamente por el Kremlin. Esas personas de nueva ciudadanía rusa también pudieron votar online.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino