Roberto Ampuero: “La oposición está muy cerrada e intolerante respecto a lo que hace el gobierno”

Roberto Ampuero: “La oposición está muy cerrada e intolerante respecto a lo que hace el gobierno”

Ante las críticas de la centroizquierda, canciller asegura que cuenta con el apoyo del Piñera. Además, aborda la polémica por los hijos del Mandatario y dice que “el régimen de partido único es una alternativa que tiene China, optó por ella”. Y destaca que “ha sacado de la miseria a más de 500 millones de personas”.

- Es miércoles y el canciller Roberto Ampuero ha tenido una agenda intensa con los preparativos para la reunión de ministros de Comercio en el marco del Foro Apec, que se realizó el viernes y el sábado. De manera paralela, ha monitoreado la situación en Venezuela. De hecho, bajo sus gestiones se agendó para el 3 de junio, en Nueva York, la primera reunión formal entre una delegación del Grupo de Lima con una del grupo de Contacto. Esto, para articular más presión sobre Maduro.
En medio de ese trabajo, el ministro aborda la agenda en RR.EE., refuta los cuestionamientos a su rol, señala que cuenta con el respaldo del Presidente y defiende el protagonismo del Mandatario en la política internacional. Además, evita criticar a China y dice que “el régimen de partido único es una alternativa que tiene” ese país. “Optó por ella”, recalca. Y agrega que “ha sacado de la miseria a más de 500 millones de personas”.

- Hace algunas semanas se realizó una gira a China que, para muchos, podría haber sido más exitosa si no hubiese sido por la asistencia de los hijos del Mandatario. ¿Qué balance hace?

- Fue una gira altamente productiva. Estamos pasando por un momento realmente alto en lo que son las relaciones con Chile, yo creo que lo interesante acá son los resultados que tuvimos. Primero, se firmó este plan de acción conjunta, que involucra todos los aspectos de la relación entre el año 2019 y el año 2022, esto tiene 14 artículos que van desde lo que son las relaciones políticas mismas, pasando por el área económica comercial (…). Y otro elemento muy importante es el memorándum que permite que la parte China conozca cómo funciona la estructura, normativa chilena en términos comerciales, en términos económicos y de inversiones. Y al mismo tiempo le permite a la parte chilena conocer de mejor forma cómo funciona China en este sentido. Porque obviamente son culturas distintas.

- En la gira el Presidente dijo sobre el régimen político de China que “cada uno tiene el sistema político que quiera darse”, ¿comparte eso?

- Mire, lo importante acá es centrarse en lo siguiente: China es nuestro principal socio comercial…

- Pero hubo un contraste con la postura que tiene con Venezuela, ¿se equivocó el Presidente?

- Acá lo importante es lo siguiente: subrayar que Venezuela está inscrita en nuestra región, es una región donde existe una carta interamericana, donde están consagrados ciertos derechos y obligaciones de los Estados y principios con lo que los Estados se han comprometido. Y en este sentido, lo que ha hecho Chile, mostrando el liderazgo a nivel regional, es exigir en el caso de Venezuela que han suscrito a documentos que están vinculados con la democracia representativa y con la separación de poderes exigir que eso se cumpla. Y en ese sentido, nosotros actuamos dentro de Chile y lo hacemos en el marco mayor del Grupo de Lima.

- O sea, ¿los derechos humanos no son relevantes en otra región?

- China pertenece a otro ámbito de tipo cultural. Nosotros con China hablamos de todos los temas, no dejamos ningún tema excluido fuera de la agenda. Es un país con el cual nosotros conversamos, dialogamos. Nosotros planteamos todos los temas en el ámbito que corresponde, en el tono que corresponde.

- ¿Cree que China es una dictadura?

- Yo pienso que el régimen de partido único es una alternativa que tiene China, optó por ella, la está desarrollando esa alternativa. Ha sacado de la miseria a más de 500 millones de personas. Chile es un país que no anda repartiendo notas, ni certificados de buena conducta por el mundo. Nosotros somos realistas. Somos un país que tiene un tamaño determinado y que tiene que buscar las mejores opciones para su propio desarrollo.

- A su juicio, ¿en China se violan los derechos humanos?

- Mire, yo voy a insistir: China es un país aliado, es un país con el cual tenemos excelentes relaciones y le voy a subrayar: nosotros, como gobierno del Presidente Sebastián Piñera, abordamos todos los temas, no queda ningún tema excluido dentro de nuestra agenda.

- ¿Y en privado le plantearon el tema?

- Nosotros con China conversamos todos los temas…

- Se lo pregunto porque diputados de la oposición presentaron un proyecto de acuerdo donde se le solicita al Presidente que exprese formalmente a China el rechazo a la vulneración a los derechos humanos. ¿Ve margen para eso?

- Yo le quiero decir, y se lo digo mirándola a los ojos: Chile habla de todos los temas en este caso con China, de todos los temas que corresponde hablar con los países que tenemos un diálogo.

- No hay margen entonces para un pronunciamiento más formal, teniendo en cuenta la postura con Venezuela…

- Con Venezuela no hay diálogo. ¿Usted ha visto que con Venezuela sea posible el diálogo? No es posible el diálogo. Con el régimen de Nicolás Maduro no hay diálogo.

- El viaje a China se empañó con la asistencia de los hijos. ¿Usted sabía que irían?

- Nosotros tenemos la información de que ellos viajarían.

- ¿Y lo supo con anticipación?

- Ese es un detalle que nosotros lo recibimos oportunamente.

- ¿Y usted le advirtió al Presidente que sería inconveniente?

- Mire, yo creo que hay que volver al marco de lo conceptual aquí. Este es un viaje presidencial y le corresponde al Presidente decidir cómo se va a realizar ese marco y por quién va a ser acompañado. Yo quiero decirle que lo central para el Presidente, una vez realizado el viaje, es el protocolo que se elaboró.

- ¿Considera que fue un error?

- Yo quiero insistir en la atribución del Presidente, cosa muy importante…

- ¿Pero, entonces, usted no le recomendó nada?

- Hay atribuciones que son presidenciales y como ministro yo respeto esas atribuciones.

- Junto a otros países, de manera sorpresiva, enviaron una carta a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos pidiendo que los fallos respeten la autonomía de los países. ¿A qué tema en particular respondió esta decisión?

- Esta carta, lo primero que hay que subrayar es la reacción de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que agradece esta carta y subraya el espíritu constructivo de esta carta. Y le puedo decir que los pasos que vendrán más adelante serán los de conversar, porque es una petición de varios países de América Latina. Aquí nadie ha hablado de debilitar el sistema de Derechos Humanos, nadie ha hablado de recortar las atribuciones, lo que se ha hablado es de perfeccionarlo y hacerlo más sólido.

- ¿Qué cosas quieren perfeccionar?

- Mire, le voy a dar ejemplos muy interesantes. Tenemos casos, por ejemplo, de un juicio que ya en la primera instancia la persona que estaba involucrada en este juicio decidió recurrir a la CIDH (…). En este sentido, una petición muy clara es que se agoten los recursos y las instancias de un país para que esto pueda ser elevado. No puede ser después de la primera instancia se pueda recurrir y sea acogido un caso por la corte. Lo que queremos es que se respete el funcionamiento propio de los Estados.

- ¿Presentarán una propuesta?

- Esto es el inicio de un diálogo. ¿Hay algo negativo en iniciar un diálogo, donde nadie llega con órdenes taxativas?

- El ministro de Justicia dijo que el tema se pudo comunicar mejor y que “nosotros mismos nos vimos sorprendidos cuando conocimos por la prensa la información”. ¿Usted estaba al tanto de la carta?

- A ver, siempre las cosas se pueden hacer mejor, siempre. Y, desde luego, nosotros estábamos al tanto de esta carta, pero estas son conversaciones que se van sosteniendo con otros países, porque este es un diálogo entre países que comparten la misma inquietud…

- Y si sabía, ¿por qué no socializó el tema con la oposición? Que han sido críticos en la materia.

- Mire, la política de Estado está establecida muy claramente en ciertos ámbitos. No toda política exterior es una política de Estado. La política de Estado circula fundamentalmente con respecto al derecho internacional, la defensa de la soberanía, la intangibilidad de los tratados. Y en este sentido, nosotros trabajamos y continuamos con algo que le ha dado mucho prestigio a Chile que es una política de Estado en aquellas materias que corresponde a política de Estado. Y entonces, lo importante de esto es que dentro de ese marco se da la política de Estado y dentro de ese marco hay una plena coincidencia de intereses, sin embargo, si toda la política exterior fuera en este sentido política de Estado, implicaría prácticamente que ningún gobierno pudiera hacer ningún cambio de énfasis en su política exterior porque tendría que contar con el pleno apoyo de la oposición.

- ¿No le pareció relevante informarlo, entonces?

- Mire, esto es un documento que está en discusión y en conversación, no hay nada finiquitado para siempre…

- Se lo pregunto porque el exministro Mariano Fernández señaló que ha habido un menosprecio del gobierno en cómo debería ser la política exterior, que el mismo día que se envió la carta, usted convocó a la reunión de excancilleres para recuperar el diálogo y no les contó nada…

- Aquí nosotros hemos mantenido la puerta abierta para conversar. Me reúno en forma regular no con todos los cancilleres, con algunos de ellos, de gobierno y de oposición. Hemos tenido en forma regular cuatro reuniones desde que nosotros asumimos, con el consejo de excancilleres(…). Siguen las puertas abiertas, sigue la posibilidad de conversar conmigo cuando hay una inquietud, ya sea de forma directa, viniendo para acá, a través del teléfono.

- Y si es así, ¿por qué no les informó?

- Mire, hay elementos que tienen su momento en que se dan a conocer, y cuando no se cumple ese plazo, no se hace hasta el momento en que está indicado, hasta que usted ha decidido dar a conocer esa decisión…

- ¿No hace una autocrítica?

- (Esta semana) estuvimos en el Parlamento con el ministro (Hernán) Larraín. Y ahí se discutió a fondo todo este tema, porque acá no hay nada finiquitado, lo que hay es una invitación a un diálogo (…). Yo quiero subrayar mucho, porque usted se enfoca, me parece bien, solamente en lo que dice la oposición.

- ¿Qué le parece que la mayoría de las cosas que ha hecho el gobierno en política internacional son objeto de críticas? por ejemplo, el acuerdo de Escazú, el pacto migratorio, ahora la carta a la comisión…

- Mire, la oposición está en una posición muy cerrada, muy intolerante con respecto a todo lo que hace el gobierno, usted lo puede ver en el Parlamento. Hay que recordar que el Presidente Sebastián Piñera fue elegido por una sólida mayoría del país y, en ese sentido, hay un programa que la población estimó que debería llevarse adelante. Ahora, en política exterior, Chile raras veces ha estado más activo en política exterior que ahora. Nunca yo diría ha habido tantas actividades y tantas señales de liderazgo de Chile como en el actual gobierno. Tenemos Apec, la Cop25, son las dos reuniones más grandes que se pueden hacer a nivel internacional. Multilateralismo total. Tenemos presencia en el G20, por tercera vez Chile está invitado al G20, que es el club más exclusivo que existe en el mundo (…). Tenemos ahora la presencia dentro del Grupo de Lima y hemos sido mandatados para establecer los vínculos con el grupo de Contacto internacional. Chile está muy activo en política internacional.

- Por eso le pregunto, ¿a qué responde la postura de la oposición? El senador Ricardo Lagos Weber señaló el domingo pasado que cree que a usted lo han pasado por arriba en las decisiones, que las decisiones las toma el Presidente, Larroulet y Benjamín Salas. ¿Qué le parece eso?

- Lo central aquí son los resultados que ha logrado la Cancillería. Y yo le pido a que quienes hacen críticas a esta Cancillería que busquen un solo país en la región, uno solo, que digan que tenga este nivel de actividad internacional que tenemos nosotros. Uno solo, que sea capaz de demostrar este tipo de actividades, eso es lo central. Yo no voy a entrar en esta disputa de dimes y diretes, de críticas permanentes. Lo que yo digo: ahí están los resultados, los logros de esta Cancillería, está más claro que nada, son resultados que les acabo de mencionar, son por lo menos diez, doce de un nivel de multilateralismo tremendo, donde queda demostrado el compromiso de Chile con el libre comercio, con la defensa de la democracia y los derechos humanos y también con el multilateralismo. Y, en ese sentido, vamos a seguir trabajando. Ahora, que no le guste a la oposición el hecho de que un Presidente de centro derecha, como Sebastián Piñera, sea un líder regional, eso es otra cosa. Pero sí, les recuerdo que Chile está muy activo a nivel internacional, raras veces ha estado en su historia tan activo internacionalmente como hoy y raras vez ha estado tan vinculado con todas las instancias multilaterales como hoy.

Pero hay críticas personales hacia usted. Lagos Weber también dijo que no se sabe quién es el canciller….

Yo creo que, a la oposición, que está muy dividida, le cuesta mucho aceptar que el Presidente Sebastián Piñera es un gran líder regional y es un Presidente que no está en su línea política, de centroderecha. El gobierno del Presidente Piñera, un gobierno de centro derecha, lidera hoy muy decididamente la promoción de los derechos humanos y la democracia en América Latina, lo que plantea un nuevo escenario. Ahora bien, nadie puede negar que el liderazgo asumido por gobiernos de derecha y de centro derecha en el caso de Venezuela, por ejemplo, es algo muy positivo para la región (…). Yo convoco a todos estos opositores, que están dando sus opiniones en forma permanente bastante multicolor, a mirar la política exterior de Chile con altura de miras, a verla como es, a reconocer sus logros, a mostrarme un solo país en nuestra región que tenga este nivel de actividad de política exterior y que lo muestren, que lo indiquen. Ahora, para opiniones, colores. Los hechos concretos están ahí, los logros indesmentibles…

Con estas críticas constantes, ¿se siente cómodo en el rol del canciller?

Yo cuento con la plena confianza del Presidente de la República, tengo un diálogo permanente con él, su oficina está siempre abierta para mí, nos comunicamos prácticamente a diario, tengo todo su apoyo.

¿No le incomoda el protagonismo del Presidente en materia internacional? Él figura mucho y usted en las giras se ve ausente…

El Presidente de la República es quien conduce las relaciones exteriores de Chile, eso está establecido en la Constitución. Y si hay algún gobierno anterior o un canciller que haya actuado de otra forma, quiero que sepa que estuvieron violando la Constitución.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino