Riesgo país de América Latina cae a mínimos ante mayor apetito de inversionistas

Riesgo país de América Latina cae a mínimos ante mayor apetito de inversionistas

Factores como expectativas de retraso en el alza de tasas de la Reserva Federal de EEUU, estabilización en el precio de las materias primas y una mejora en el ciclo político de algunos países de la región, generan un escenario favorable.

El riesgo país de América Latina ha caído considerablemente en los últimos días, alcanzando mínimos en algunas de las principales economías de la región.

Es así como en dos semanas el Credit Default Swap (CDS) -instrumento para asegurar impagos- de Chile retrocedió 10,6%, ubicándose en el cuarto lugar entre los mayores descensos a nivel mundial, después de Noruega, Hong Kong y Colombia. Acumulando así doce jornadas consecutivas a la baja y tocando su menor nivel desde el 23 de octubre del 2009.

La historia se repite en México, Brasil, Argentina y Perú. ¿Por qué? “Todos los factores están relacionados, porque al caer la tasa de interés en EEUU, se deprecia el dólar, luego suben los precios de los commodities y mejoran los términos de intercambio para los países de la región”, comentó Claudio Irigoyen de Bank of America Merrill Lynch. Según el experto hubo una revalorización del riesgo y si bien todavía hay amenazas geopolíticas globales, con Corea del Norte, “la percepción es que los mercados emergentes todavía tienen rendimientos atractivos a estos niveles de tasa desde EEUU”.

Tras su último encuentro de julio, la Fed volvió a expresar su preocupación por una inflación débil (aumentó 0,1% en el séptimo mes del año, tras haberse mantenido sin cambios en el periodo anterior, lo que dejó el IPC interanual en 1,7%).

Así, las probabilidades de que el central estadounidense mantendrá la tasa en el rango de 1% a 1,25% en sus próximas reuniones es de 99,1% para septiembre, 98,4% en octubre y 74% en diciembre.

Sumado a lo anterior, el Dollar Index retrocede hasta su menor nivel desde el 6 de enero de 2015, tocando los 91,53 puntos.

“Hay una gran demanda por los activos de los mercados emergentes, donde los commodities continúan generando apetito entre los inversionistas extranjeros”, dijo Gustavo Rangel de ING Financial Markets.

En un mes el cobre se ha disparado 8,1% hasta los US$3,10 la libra, mientras que en el mismo periodo el hierro ha escalado 2% a los US$75,61 la tonelada y la soja un 3%. En tanto, el WTI ha caído 0,95%, pero el Brent subió 3,26%.

“Los inversionistas no tienen miedo al riesgo, tienen interés”, agregó Rangel.

El desarrollo

Sumado a la caída del riesgo país y a un mayor interés por los emergentes, la última data global ha sorprendido positivamente a pesar de la existencia de riesgos en el horizonte.

En el caso de Brasil, el PIB para el segundo trimestre (0,3%) y la última cifra de inflación (2,46%, su menor nivel desde 1999), confirman la salida y recuperación de la recesión, así como Argentina, que según datos oficiales creció 4% en junio con respecto al mismo mes del año anterior.

Pero en Brasil y Argentina que acumulan una caída mensual de 6,28% y 17,14% respectivamente en sus CDS, la historia es mixta, porque además de auspiciosas cifras, una mejora en el ciclo político también sería fundamental.

En el gigante sudamericano, “la idea de que Michel Temer se quedará hasta el final del gobierno, refuerza la percepción de que su agenda seguirá sobre la mesa y eso le gusta a los mercados”, indicó Enestor Dos Santos de BBVA Research.

Opinión en línea con la de Rangel, quien aseguró que “las mejores previsiones sobre los diferentes panoramas de América Latina han mejorado y eso puede sostener el rally”.

De igual manera, Dos Santos advierte que las turbulencias políticas seguirán generando ruido en lo que queda del año “pero una mejora generalizada de los fundamentos económicos ayudará en noticas positivas”.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino