Ricardo Lagos Escobar: “Esperemos que se pueda imponer la postergación de la elección en el BID”

Ricardo Lagos Escobar: “Esperemos que se pueda imponer la postergación de la elección en el BID”

Entrevista al abogado, economista y político chileno. Fue presidente de la República de Chile entre el 11 de marzo del 2000 y el 11 de marzo del 2006. Fue una de las principales figuras opositoras a la dictadura de Augusto Pinochet.

La presidencia del BID debe recaer en un latinoamericano. Se trata de un acuerdo político, de más de 60 años, que el exmandatario de Chile Ricardo Lagos llama a respetar. Para ello, consideró necesario la colaboración del presidente Martín Vizcarra para dar respuesta a la decisión del gobierno de Donald Trump de imponer su candidato para la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Expresidentes latinoamericanos consideran que la candidatura de un ciudadano de Estados Unidos para la presidencia del BID rompe una tradición de hace más de 60 años.

No es solo una tradición. Es un acuerdo político. Cuando se formó, uno de los elementos fundantes fue que queríamos que estuviera en la región latinoamericana. Estados Unidos se mantuvo bien firme, y dijo que por el bien de la institución lo lógico es que estuviera en Washington, donde ya estaba, conforme a los acuerdos de Bretton Woods, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y también el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que juega un rol esencial en las finanzas mundiales.

Fue a iniciativa de un presidente de EE. UU. que la presidencia recae en un latinoamericano. Esto se quiere cambiar...

Fue en ese momento, que a sugerencia de Eisenhower, es que si la sede del banco quedaba en Washington no sería un americano quien lo presida, ya que lo lógico es que sea dirigido por un latinoamericano. Porque son sus problemas, sus realidades, las que van a poder ser allí vistas. Esto se vino haciendo desde hace 60 años.

¿Por qué se quiere romper este acuerdo político?

Me cuesta mucho entenderlo porque el banco está muy bien administrado. Es tal vez la institución regional más prestigiada del mundo. Con un manejo financiero inobjetable, y sirviendo a todos los países de la región, en tanto todos tenemos a un representante en el directorio. El BID ha tenido cuatro presidentes excepcionales en este largo periodo de estabilidad.

Ocurre en momentos en los que se debe atender la pandemia y la crisis económica…

Nos toca desgraciadamente en un momento en que la región está muy lejos de tener, en distintos temas, alguna voz convergente, y esto es responsabilidad de los latinoamericanos.

Y en plena pandemia...

Esta es una crisis más grave que la del 2008 porque a la demanda insatisfecha de América Latina, que son tantas, se agrega la pandemia. Y por primera vez es una crisis grande en la que Estados Unidos, la primera potencia del mundo, no es actor, no tiene nada que decirle al mundo. Cuando decimos, vamos a la Organización Mundial de la Salud (OMS), Estados Unidos dice me voy de la OMS, y las pocas instituciones que hay las destruye. El tema de la dirección del banco parece muy chiquitito, pero lo que le acabo de decir habla de un Estados Unidos absolutamente desconocido para nosotros.

¿En la elección del BID se cambian las reglas del juego?

Si quería cambiar las reglas del juego de cómo elegir, bueno, vamos a una reunión y lo discutimos. Y por qué no lo hemos discutido, porque a lo mejor estamos separados unos de otros y esa es nuestra culpa. Lo que hay que entender es que en la elección del presidente del BID hay un acuerdo político que viene de hace 60 años.

¿Cuál debe ser la respuesta frente a esta pretensión?

El BID es muy importante para nosotros. Reactivar la economía de nuestros países va a venir de allí. Por lo tanto, discutamos primero cómo queremos que actúe el Banco en esta crisis, qué orientaciones pueden venir desde allí y colectivamente, entre todos, veamos qué queremos que el banco haga primero para la reactivación.

Segundo, cómo superamos la crisis sanitaria en nuestros países; y lo más importante, cómo hacemos una restauración económica para asumir el crecimiento y que nos haga surgir como un país distinto al que queremos reconstruir, pensando en las necesidades del futuro.

¿Cuáles son las implicancias en Latinoamérica del nombramiento del candidato del presidente Trump, el señor Claver-Carone, teniendo en cuenta que el BID es bastión importante para financiar parte de nuestro desarrollo?

Ese ese el tema central. Los fundadores del banco, especialmente el presidente de Estados Unidos de la época (Eisenhower), que a los pocos meses fue reemplazado por Kennedy, quien también estuvo de acuerdo en que a la cabeza del BID esté un latinoamericano, es parte del acuerdo constitutivo.

¿Y ahora lo quieren cambiar porque no les importamos? ¿O cuál es el deseo de tener a un norteamericano allí? ¿Cuál es la propuesta que se está haciendo? No la conozco, pero lo que sí es importante es que aprovechemos que si habrá una asamblea de gobernadores del BID en marzo 2021, que sea en la asamblea donde elijamos al nuevo presidente.

Por un tema de dignidad, lo que tenemos que hacer el próximo 12 de setiembre (en la reunión para la designación del presidente del BID en Barranquilla) es postergar la elección. Sería inadmisible elegir primero al presidente del BID y después discutir lo que tenemos que hacer frente a este enorme desafío en donde tenemos que usar el banco como un instrumento regional para enfrentar la crisis y tener un crecimiento económico con vista a las necesidades de este siglo.

Eso es lo que queremos discutir. Ese es el tema central, y no llegar y nombrar a aquel que Estados Unidos le parezca que hay que nombrar, porque eso rompe los criterios fundacionales.

¿Cuál debe ser la posición de Chile y Perú en este aspecto?

Hemos hecho muchas cosas Chile y Perú, fuimos centrales para definir la Alianza del Pacífico, en tanto, ambos tenemos vocación de tener un desarrollo insertándonos en el mundo, en el que ambos hemos jugado un rol importante en APEC y en cómo hemos sido capaces dentro de APEC, también plantear los intereses que tenemos los latinoamericanos. En este camino, es importante que tengamos una posición común con Perú, de decir posterguemos la elección del presidente del BID.

El expresidente de Colombia Juan Manuel Santos pidió respetuosamente al presidente Martín Vizcarra se una a quienes demandan postergar la elección del presidente del BID. ¿Se suma a este pedido?

Desde el punto de vista nuestro, de Chile, estamos todos detrás de la necesidad de postergar la elección del presidente del BID. Hay razones sustantivas, no de capricho, pero junto con eso tenemos que tomarnos un tiempo para decir este es el BID para enfrentar esta tremenda crisis y definamos, entonces, la acción entre todos.

En ese sentido, sería muy importante también tener la colaboración del presidente Vizcarra. Es necesario tener en cuenta dos cosas: primero, tener un espacio para conversar qué es lo que queremos del BID en este momento crucial, con pandemia y donde tenemos demandas de nuestros pueblos. Y junto con eso, ser capaces de consensuar en quién debe dirigir la institución.

Si en esa reunión Estados Unidos dice que ellos quieren revisar el acuerdo de 60 años atrás, pues revisémoslo. Esto no está escrito en piedra. Lo que no podemos aceptar, por dignidad, es que nos pongan un candidato violando los acuerdos constitutivos, acuerdos políticos. Esto tiene que ver con un tema de dignidad. No podemos los latinoamericanos aceptar, en un momento como este, que Estados Unidos violentamente, sin informarnos, diga que tiene derecho de tener un candidato.

¿De qué depende posponer esta elección?

Lo más importante es que tiene que haber una convergencia de voluntades. No se puede imponer un criterio. La elección del presidente del BID es un campanazo, es un llamado de atención para que hagamos las tareas y hablar con una sola voz para que nos escuchen.

En la carta que mandamos, que es un poco fuerte, queremos llamar la atención en que tenemos que tener un trabajo más mancomunado para que nos hagan respetar nuestras dignidades. Si se quieren cambiar las reglas, que lo digan y nos reunimos para discutir cambiarlas. Pero, así como lo han hecho, es una gran falta de respeto y no nos la merecemos.

Está en juego la dignidad, y no me cabe duda que en los próximos días, esperemos que se pueda imponer la postergación de la elección del presidente del BID porque es lo más sano por el bien de la institución, por el bien de Latinoamérica y por el bien de las relaciones hemisféricas y las buenas relaciones entre América Latina y Estados Unidos.

¿Y si no se posterga la elección, qué hacer?

Si se llega a hacer la elección, como lo quieren hacer algunos, la dignidad nos dice que no nos inclinemos por ningún candidato y nos abstengamos como una suerte de decir, esta elección no es válida.

“Me gustaría una presencia más fuerte en el Foro APEC”
El economista colombiano José Antonio Ocampo propone un Consenso Latinoamericano para superar el Consenso de Washington. ¿Es el momento adecuado?

No me cabe duda de que es una muy buena iniciativa. José Antonio Ocampo fue secretario ejecutivo de Cepal durante mucho tiempo, luego asesor para temas económicos del secretario general de las Naciones Unidas, luego profesor de Columbia, luego en el Banco Central de Colombia.

Tiene experiencia y sabiduría. No me cabe duda de que el planteamiento que hace es un aporte significativo muy importante. El Consenso de Washington, diría, terminó a comienzos de los 90, donde estaba claro que servía para algunas cosas, pero para otras quedaba corta.

¿Se dieron los pasos adecuados para que el Foro APEC beneficie a nuestros países?

Me gustaría que pueda haber una presencia más fuerte nuestra (Chile y Perú) en el Foro Asia Pacífico. Es un llamado de atención que se esté planteando con los países europeos, con el mayor respeto por lo que hacen los países europeos, el que se quiera plantear un impuesto por el nivel de las exportaciones de países como los nuestros a Europa, dependiendo del nivel de emisiones de efecto invernadero antes de ser exportados. Ese es el mundo que se viene y para ello hay que estar preparados.

¿Qué falta afinar para que en la Alianza del Pacífico todos seamos ganadores?

Lo importante es cómo nos insertamos en el mundo hablando al unísono, en una sola voz. Podemos tener muchos temas entre los cuatro países que nos permitan mejorar sustancialmente nuestro poder negociador frente al resto de los países.

¿Cuál es el futuro de las relaciones Perú – Chile?

De eso podemos hablar mucho. Lo que nos obliga es saber cómo hallamos Chile y Perú puntos de encuentro para tener un planteamiento común y, si nos entendemos bien entre nosotros, ponemos un eje Lima - Santiago para poder ayudarnos a ordenarnos más en la carta latinoamericana.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino