Ricardo Darín: "¿Y si los políticos prueban a decirnos solamente la verdad?"

Ricardo Darín: "¿Y si los políticos prueban a decirnos solamente la verdad?"

El actor recibe este martes el Premio Donostia de Zinemaldia, donde se proyecta 'La cordillera', en la que interpreta al presidente de Argentina.

Ricardo Darín (Buenos Aires, 1957) recibe este martes el segundo Premio Donostiadel Festival de Cine de San Sebastián, que acepta "emocionado" y con una sensación de cercanía: "Siempre sentí que fui recibido en esta tierra española de una manera tan cálida que no necesito premios", ha asegurado horas antes de la gala en la que se le entregará el reconocimiento por una trayectoria que abarca títulos como El hijo de la novia y Truman, por la que obtuvo hace un par de años la Concha de Plata (compartida con Javier Cámara) a la mejor interpretación masculina de Zinemaldia.

Darín ha presentado también en San Sebastián La cordillera, película de Santiago Mitre en la que interpreta al presidente de Argentina en el transcurso de una cumbre sudamericana celebrada en los Andes chilenos. Un papel que, asegura, ha preparado sin necesidad de fijarse en un político concreto, ni de su país ni de otro. "Tenía suficiente alimento en el disco duro. Porque hemos visto tantos políticos y candidatos, tanta gente tratando de hacernos partícipes de sus ideas o intenciones..." explica. Lo otro sería "darle un color político que no necesitaba la historia", porque ésta es "una crítica al sistema político universal".

 

El protagonista de El secreto de sus ojos "nunca" ha pensado en dar el salto a la política en su país ni tampoco quiere pronunciarse sobre lo que acontece políticamente en España. "Ya tengo bastante con la política argentina", lamenta. Aún así, intenta "estar mínimamente al tanto" de lo que sucede" en el país. "Ya que pisamos este territorio, no queda más remedio".

De lo que sí se lanza a hablar es de los políticos como colectivo que utiliza el fingimiento de forma análoga, aunque con objetivos completamente diferentes, a los actores. "Muchos de ellos tienen asesores de imagen para trabajar lo que denominan 'la llegada'. Es decir, cómo hacer que su mensaje vaya llegando", relata. Pero, para él, ahí está una de las trampas. "¿Y si prueban a decirnos solamente la verdad? Si saliese un tipo diciendo que tiene sus dudas y que por eso pregunta qué le parece a la gente tal o cual medida. A fin de cuentas son unos tipos que nos representan, pero... ¿de quién o qué dependemos? ¿De que los políticos elijan bien el discurso? ¿Es tan importante convencernos?". Todo ello le lleva a plantearse otra pregunta: "¿Cómo sería si todo fuese más simple?".

En el otro lado estaría lo que hace Donald Trump, cuya aparente sinceridad la compara al salvaje Oeste. "Ha vuelto John Wayne. Trump es un experto en decir cosas por las que le cagaríamos a patadas, además de una forma tan cruenta de decirlas, y aún así cuenta con adeptos", lamenta.

Ese deseo de unirse en torno a un político o una idea es otra de las cosas que le alucinan a Darín. "Las relaciones humanas son difíciles. Admiro a a la gente que forma parte de grupos, porque yo nunca lo he llevado del todo bien, aunque sea un club de tenis", sostiene. Por eso, se plantea una nueva pregunta cuando ve escaladas de tensión como la del presidente de EEUU y el líder de Corea del Norte: "¿Dónde estamos nosotros?". Quizá, se plantea, todo sea una estrategia para despistar a la gente de las verdaderas preocupaciones, como que "la concentración de la riqueza del sistema es cada vez más perversa".

Aún así, pese al desmoronamiento de la Unión Europea, el aumento del odio al otro y la presión económica sobre la política, Darín hace un alegato. "La democracia es el mejor mecanismo que tenemos. Pero reconocer eso no significa negar que es un mecanismo que está amenazado".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino