Relación bilateral México y Estados Unidos: una proyección hacia el futuro

Relación bilateral México y Estados Unidos: una proyección hacia el futuro

Por los montos de comercio e inversión, la unión a través del nuevo T-MEC, la gestión territorial de los más de tres mil kilómetros de frontera compartida, las comunidades de mexicanos en Estados Unidos y de estadunidenses en México, entre muchos otros factores, la relación con Washington es la más importante para nuestro país en el exterior. Por su dinamismo, la agenda bilateral incluye temas sumamente relevantes en el futuro cercano.

En primer lugar, la coyuntura actual alrededor de la Ley de Seguridad Nacional ha propiciado una idea superficial de retroceso en la relación bilateral. Esta idea es falsa. Por el contrario, la Ley de Seguridad Nacional busca poner orden en los distintos canales de cooperación entre ambos países. No se trata de obstaculizar la necesaria cooperación entre México y Washington, sino de garantizar un marco jurídico adecuado para que México esté al tanto de lo que sucede en territorio nacional.

Desde una posición con más y mejor información, México buscará edificar una relación bilateral más sólida. Estar al tanto de los avances en materia de inteligencia sobre asuntos de seguridad nacional no sólo es nuestro derecho, sino nuestra responsabilidad. En este sentido, el ordenamiento de la cooperación bilateral en materia de seguridad es una oportunidad para volver más eficientes nuestros procesos, para saber qué canales han dado mejores rendimientos y también para resguardar nuestra soberanía. No hay contradicción: el resguardo de nuestros intereses genera la confianza necesaria para fortalecer la cooperación con Estados Unidos.

En materia migratoria, tenemos una oportunidad inmejorable para seguir impulsando una agenda ambiciosa en materia de desarrollo económico en el sur de México y norte de Centroamérica. El Gobierno de México ya ha avanzado en el financiamiento de distintos programas en países como Honduras y El Salvador, entre los que destacan Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro. Como lo ha dicho el presidente López Obrador, debemos convertir la migración en una opción, no una necesidad. Debemos promover una migración segura, ordenada y regular que proteja los derechos humanos de las personas migrantes y refugiados que busquen asilo en nuestro país.

Por otro lado, si bien es cierto que México es el principal socio comercial de Estados Unidos, así como Estados Unidos lo es para México, la avenida de cooperación en materia comercial y de inversión a través del T-MEC será fundamental para la recuperación económica de ambos países y de la región. El nuevo tratado regional representa una oportunidad histórica para México, pues dejaremos atrás la competitividad a partir de salarios precarios, al tiempo que fortalecemos la vida sindical y los derechos laborales.

La cooperación en materia de salud frente al covid-19 es el otro elemento crucial para impulsar la recuperación económica regional. Las agencias regulatorias de ambos, al igual que las de Canadá, han aprobado ya el uso de emergencia de la vacuna de Pfizer y BioNTech contra el SARS-CoV-2. La cooperación para agilizar una inmunización regional segura y expedita será también clave en el corto plazo. Implementados de forma adecuada, la vacunación reactivará nuestras cadenas de valor y la demanda de nuestras economías, mientras que los flujos comerciales en América del Norte dinamizarán a la región y serán un motor de crecimiento, bajo un esquema mucho más justo, a nivel global.

La cooperación con Estados Unidos también pasa por el fortalecimiento del multilateralismo. En estos dos años, México ha sido parte de los principales foros de cooperación internacional a nivel global, particularmente durante la pandemia. Destacan, por mencionar algunos, la presidencia pro tempore de México ante la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), así como nuestra agenda en el G20 y ante la Asamblea General de la ONU, en defensa de una respuesta solidaria global frente al covid-19. México tendrá un asiento como miembro no permanente del Consejo de Seguridad, mismo que se complementará con nuestra participación en el Consejo Económico y Social, así como el de Derechos Humanos. Desde el respeto a las posiciones de cada país, nuestra presencia en foros multilaterales representa también una serie de espacios de cooperación en la agenda bilateral.

La agenda de México y Estados Unidos es y será fundamental para los dos países. México, con una política basada en principios, continuará promoviendo el valor del diálogo y la cooperación como el centro de una relación exitosa entre Washington y México. Con apego a nuestros mandatos constitucionales de política exterior, nos encaminamos hacia una nueva etapa que será, sin duda, provechosa para ambas naciones.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino