Reino Unido ya se plantea recuperar restricciones Covid para el invierno

Reino Unido ya se plantea recuperar restricciones Covid para el invierno

Con las peores cifras de incidencia desde hace tres meses, la creciente presión hospitalaria y los problemas que trae la estación que se avecina, los británicos temen que se recrudezcan las Navidades.

El coronavirus puede parecer que ha pasado a un segundo plano, pero no se ha ido a ninguna parte. En el Reino Unido, donde ya bordean los 50.000 casos diarios y tienen una incidencia de 600 casos por cada 100.000 habitantes, empiezan a preocuparse por que la presión hospitalaria, unida a los tradicionales problemas que trae consigo el invierno, puedan recrudecer unas Navidades ya de por sí complicadas. Las cifras de esta semana, que son las más altas de los tres últimos meses, han provocado que haya quien no descarte volver a implantar algunas de las restricciones que el país ha dejado atrás, pese a que Boris Johnson, que asegura que "están vigilando muy de cerca las estadísticas", todavía siga resistiéndose a aceptar esa posibilidad.

La idea, aun así, circula dentro del SAGE, el comité de expertos que asesora al Gobierno en este tipo de temas, y el lunes ya pidió que se contemplase la posibilidad de introducir "otras medidas" diferentes a las actuales para aliviar la presión hospitalaria. La principal herramienta del país para intentar contener la posible ola de este último tercio de año es la dosis de refuerzo, aunque el Reino Unido, que lideró en un principio la campaña de vacunación a nivel mundial, ha relajado, y mucho, el ritmo de los pinchazos.

Adelantado ya por España, Francia e Italia en el porcentaje de población vacunada con la pauta completa, el país también está teniendo problemas para poner la tercera dosis. Según estimaciones oficiales, 22 millones de personas consideradas como prioritarias en Inglaterra deberían recibirla a mediados de diciembre pero, según los ritmos actuales, el objetivo no se cumplirá como pronto hasta finales de enero. Todo ello, unido a una temporada de gripe que se espera que sea más fuerte que de costumbre, anticipa unas Navidades complicadas tanto para los ciudadanos como para el Sistema Nacional de Salud (NHS).

El lunes, el Gobierno tuvo que comprometerse a mejorar la transparencia y la asiduidad de sus datos al respecto pues, como reconoció en ese momento, solo 3,7 millones de personas consideradas de riesgo de las 8,5 millones que recibieron la segunda dosis hace seis meses o más han conseguido el tercer pinchazo.

Es decir, que 4,8 millones de personas están en peligro de que la inmunidad adquirida vaya desvaneciéndose y, por tanto, de que la enfermedad les golpee con mayor dureza. Según un reciente estudio del Departamento de Salud Pública de Inglaterra, la efectividad de la vacuna de AstraZeneca baja del 95% a menos del 80% en 20 semanas desde su administración, mientras que la de Pfizer pasa de casi un 100% al 95%. En ambos casos, aun así, esa eficacia sigue siendo bastante buena.

"Al principio de la campaña de vacunación, nuestro secretario de Estado para la Salud y los Servicios Sociales dijo que el objetivo era proteger a los más vulnerables de cara al otoño y el invierno pero, al ritmo actual, no se conseguirá hasta finales de enero", critica John Roberts, miembro del Grupo de Analistas para la Respuesta ante el Covid-19. "Con los casos y las hospitalizaciones subiendo rápidamente cada día, queda claro que aumentar el ritmo de la vacunación de refuerzo es vital para aliviar la presión en los servicios médicos y reducir los fallecimientos relacionados con el coronavirus durante los próximos meses".

Según las estadísticas, sin embargo, el desencadenante de llegar a los 50.000 casos diarios puede no ser tanto que el efecto de las vacunas se vaya disipando sino el hecho de no ponérsela. Solo 1 de cada 100 pensionistas están infectados, según datos de la Oficina Nacional de Estadística (ONS), frente a 1 de cada 10 jóvenes en edad de ir al instituto que lo están, y eso tiene su explicación en los bajos índices de vacunación en los rangos de edad más bajos ya sea por reticencia o por la lentitud de la campaña de inmunización en los centros educativos.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino