Reino Unido quiere aumentar el comercio con Uruguay mientras espera más “claridad” sobre el futuro de la flexibilidad del Mercosur

Reino Unido quiere aumentar el comercio con Uruguay mientras espera más “claridad” sobre el futuro de la flexibilidad del Mercosur

El gobierno uruguayo tiene como objetivo negociar tratados de libre comercio (TLC) con países fuera del Mercosur aun sin el aval de sus socios. Un posible acuerdo con China fue el primer anuncio concreto de esa estrategia, que provoca rispideces dentro del bloque regional.

Uruguay aspiraba a que el Reino Unido se sumara a esa lista, pero esa posibilidad todavía está lejos.

El ministro de Comercio Internacional británico, Ranil Jayawardena, visitó Montevideo esta semana para iniciar un ―diálogo comercial‖ bilateral que permita incrementar el intercambio de bienes y servicios, sin necesidad de negociar temas tarifarios.

Jayawardena, que integra el partido de Boris Johnson, dijo que su gobierno sigue con atención las discusiones dentro del Mercosur sobre el planteo de flexibilizar la agenda exterior del bloque. ―Estamos esperando para tener más claridad acerca de cuál es la posición del Mercosur‖ acerca de ese pedido de Uruguay, explicó durante una entrevista que mantuvo ayer miércoles con Búsqueda.

—Después de abandonar la Unión Europea, el Reino Unido comenzó un proceso de reconstrucción de su política comercial exterior. ¿Cómo avanza este proceso?
—Brexit es una gran oportunidad para el Reino Unido. Al abandonar la Unión Europea (UE) tomamos control de nuestra política comercial por primera vez en 50 años, y como resultado de eso tenemos mucho trabajo por delante. Estoy encantado de que en un período corto de tiempo hemos asegurado acuerdos de comerciales con 68 países alrededor del mundo más la UE. Y eso es apenas el comienzo, hay mucho por delante. Estamos trabajando acuerdos con Australia, Nueva Zelanda, con el Acuerdo Transpacífico. Estoy aquí en Uruguay para ver qué potencial hay para hacer más cosas juntos, como sucedió generaciones atrás.

—¿La idea es negociar acuerdos comerciales o buscar herramientas distintas dependiendo de cada país?
—Estamos mirando todas las posibilidades alrededor del mundo, por eso aseguramos acuerdos con esos 68 países más la UE. Tenemos interés en concretar más en el futuro, por eso estamos negociando ahora con Nueva Zelanda, con el Acuerdo Transpacífico, con India. Y estamos realmente interesados en explorar qué potencial hay en la región del Mercosur. Creemos que hay oportunidades significativas aquí, no solo por la gran y muy cercana relación entre Uruguay y el Reino Unido, sino también porque, claramente, el crecimiento económico es posible para los dos países.

—Mantuvo una reunión con el canciller Francisco Bustillo. ¿Firmaron algún tipo de acuerdo?
—Lanzamos nuestro primer diálogo comercial entre el Reino Unido y Uruguay. Es parte de nuestro trabajo asegurarnos que ambos, en el futuro cercano, podamos negociar un acuerdo de libre comercio.
Pero también hay oportunidades ahora, más allá de los acuerdos comerciales, sobre los que podemos avanzar. Hay grandes oportunidades no relacionadas con las tarifas que puedes hacer ahora.

—¿Como cuáles?
—Asegurarse de que la regulación no se interponga en el camino de los negocios, que las consecuencias no deseadas de la burocracia sean removidas. Esas son las cosas sobre las que podemos avanzar ahora. Y, por supuesto, asegurarnos de que l os inversores puedan invertir en los mercados de cada país de manera más fácil. Hay muchas cosas que podemos hacer ahora, sin dejar de mirar al futuro.

—¿Pero tienen planes específicos sobre determinados temas burocráticos, por ejemplo, que quieran superar?
—Empezamos el diálogo recién hoy y creemos que es el comienzo de un viaje muy emocionante. El problema ha sido que no estuvimos en control de nuestra política comercial por 50 años, recién ahora la recuperamos y tenemos la oportunidad de avanzar. La UE ha buscado un acuerdo con el Mercosur, vamos a ver si tienen éxito de aprobarlo en la interna europea. De cualquier modo, creemos que hay potencial para que el Mercosur y el Reino Unido trabajen más cerca, ya sea de manera bilateral o con el grupo en su conjunto.

—A Uruguay le interesa negociar acuerdos comerciales bilaterales. ¿Es esa una posibilidad en el corto plazo?
—No vamos a empezar una negociación de un TLC hoy. Empezamos el diálogo comercial hoy para asegurarnos de que tenemos en cuenta todos los aspectos involucrados en una relación comercial. Pero hay potencial para el futuro, y sobre eso han existido algunas discusiones, para asegurarnos de que tenemos claro de si esto es un acuerdo con todo el Mercosur, si esto se basa en la flexibilización que plantea Uruguay.

—¿Tienen alguna preferencia por negociar de manera bilateral o con el Mercosur en su conjunto?
—Queremos cerrar acuerdos comerciales con la mayor cantidad de países posibles. Mi partido, en Londres, plantea que queremos que el 80% de todo nuestro comercio esté cubierto por acuerdos de libre comercio. Hoy tenemos el 65%, por lo que tenemos más por hacer y estamos mirando a todos los potenciales socios.

Pero, por supuesto, nos vamos a asegurar de no quedar fuera de las reglas del comercio internacional y cumplir con las reglas de la OMC. Uruguay y el Reino Unido, como democracias, tienen éxito sosteniendo las reglas del sistema de comercio internacional. Entonces, vamos a mirar todas las oportunidades que existan, ya sea en un acuerdo flexible dentro del Mercosur o con el Mercosur en sí mismo. Esas discusiones son las que el diálogo comercial, estoy seguro, va a desbloquear.

—¿Pero están abiertos a cualquiera de las opciones?
—Miraremos con cuidado cada opción.

—¿Es Uruguay una contraparte atractiva para negociar de manera bilateral, sin el Mercosur?
—Miro los números y veo que nuestro intercambio comercial creció un 25%, las exportaciones uruguayas al Reino Unido se duplicaron el año pasado. Entonces, claramente hay un flujo comercial que va en el sentido correcto, y eso quiere decir que hay oportunidad para ambas partes de que pueden desbloquearse con un futuro TLC. Pero, otra vez, no vamos a prejuzgar nada hoy, este es el principio del viaje. Iniciamos este diálogo recién para asegurarnos de que estamos viendo todas las oportunidades, mirando las reglas que todos debemos cumplir para asegurarnos de que hay bases sólidas para una futura negociación.

—¿El Brexit funcionó para ustedes?
—Fue un gran éxito. Recuperamos el control de nuestras leyes, fronteras, nuestro dinero, nuestra política comercial. Por supuesto que queremos mantener relaciones amigables con nuestros vecinos de la UE.

—¿Podría funcionar para Uruguay?
—Eso depende de ustedes. Sé que en su presidencia del Mercosur ustedes reclamaron flexibilidad y estamos esperando para tener más claridad acerca de cuál es la posición del Mercosur en cuanto a si existe flexibilidad para todos los países, si es para crear un marco al cual después se nos vayan sumando otros. Esas son las cosas que queremos ver en los próximos meses. Pero, por supuesto, exactamente qué hacen ustedes con el Mercosur depende de ustedes.

—¿Tienen previsto negociar un TLC con China?
—No, no tenemos planes de negociar con China. En este momento tenemos otras prioridades como Australia, Nueva Zelanda, un tratado de libre comercio con India, renegociar con México y Canadá.

—¿No sería más fácil para alcanzar el objetivo de tener el 80% del comercio contemplado en TLC?
—Estamos enfocados en nuestro plan. Si ven el acuerdo comercial con India, queremos duplicar el intercambio para el 2030 y vemos un TLC en el futuro como un paso necesario para alcanzar el objetivo.

—En Uruguay hay voces que ponen en duda la capacidad de negociar con un gigante como China. ¿El tamaño es uno de los motivos que los llevó a no negociar?
—Dos cosas. Estamos explorando un acuerdo comercial con Estados Unidos, que es un socio comercial más grande que China; por lo tanto, no estamos preocupados por nuestra capacidad de negociar. Y estoy seguro de que sus líderes tampoco lo están. Y por lo que entiendo, Uruguay exporta grandes volúmenes de bienes a China, así que estoy seguro de que su gobierno tomó su decisión con base en esos elementos.

—¿China no es uno de los socios comerciales del Reino Unido?
—Después de la UE y de Estados Unidos, China es nuestro principal socio comercial. Y, por supuesto, es una de las principales economías del mundo.

—El Reino Unido parece estar luchando con algunas consecuencias del Brexit. ¿Hubo cosas que no previeron y que alguien quiere seguir ese camino?
—Creo que el Brexti nos dio grandes oportunidades. Si ven lo que pasó con la vacunación contra el Covid, logramos movernos más rápido que nuestros vecinos de la Unión Europea, porque teníamos más agilidad para conseguir vacunas y producir una. También estamos intentando ver esa agilidad en el comercio y en otras áreas. Con respecto a Irlanda del Norte, estamos buscando pragmatismo de nuestros socios europeos; somos claros en que no vamos a permitir que la política comercial se meta con la paz en Irlanda. Tenemos muchas cosas para trabajar juntos con nuestros amigos europeos; como decimos en el Reino Unido: nos fuimos de la Unión Europea, no de Europa.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino