¿Quién es el presunto terrorista libanés más buscado en América Latina?

¿Quién es el presunto terrorista libanés más buscado en América Latina?

Se cree que se esconde cerca de la Triple Frontera y que sostiene vínculos con la organización armada y política, ligada al Gobierno iraní.

Assad Ahmad Barakat es un ciudadano libanés que dejó su país en 1980 y se radicó en Paraguay. Desde allí comenzó a desarrollar diversas actividades económicas y creció bastante dentro de aquel país sudamericano. Muy cerca, en Argentina, explotaron la embajada de Israel en 1992 y la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994, dos atentados terroristas que dejaron decenas de víctimas y marcaron la política local para siempre. Aunque todavía no se comprobó su participación directa, su nombre siempre se vio implicado en ambas tragedias.

Los procesos judiciales iniciados por los ataques, plagados de irregularidades, apuntaron sus investigaciones hacia Hezbolá como el principal sospechoso, un grupo político y militar que opera en el Líbano y Siria bajo la influencia iraní, con el fin de expandir la corriente chiíta del islamismo, tal como sucedió en Irán tras la revolución de 1979. Al respecto, en 2005 el fiscal a cargo de la investigación por el atentado a la AMIA, Alberto Nisman, solicitó a la Justicia paraguaya investigar a Barakat, quien ya era señalado como el posible recaudador y reclutador de voluntarios para Hezbolá, había comunicado Misiones Online por ese entonces. Sin embargo, poco se avanzó sobre estas sospechas, destacó El Territorio.

En otras palabras, las lupas judiciales siempre apuntaron hacia la República Islámica, o Hezbolá, como responsable del terrorismo en Argentina, pero vale la pena repasar el contexto geopolítico de aquellos años: Teherán se declaraba como enemiga acérrima de Washington, mientras que Buenos Aires sostenía estrechos lazos con el país norteamericano, en las llamadas 'relaciones carnales' de los 90.

Dichas investigaciones tuvieron tanta malicia que ahora mismo se está desarrollando otro litigio donde se analizan los desvíos de la causa AMIA. Así las cosas, todavía no se sabe quiénes fueron los autores del acto terrorista, aunque en el discurso oficial se sostiene como un hecho ya probado que el país persa es el único responsable. 

¿Por qué hay tanto interés de EE.UU?

Regresando a Barakat, el libanés señalado como el criminal más buscado en la región, la Oficina de Control de EE.UU. lo declaró como "terrorista global especialmente designado" en 2004, a diez años del atentado a la mutual israelita, y a partir de allí se encendieron las alarmas en el resto del continente. La versión estadounidense indicaba que tenía relación con el director financiero de Hezbolá, llamado Alí Kazan, y la idea de que el grupo también operaba en América Latina, precisamente en la Triple Frontera entre Brasil, Argentina y Paraguay, comenzaba a tomar forma. Es necesario recordar que aquel movimiento fue declarado como una agrupación terrorista por naciones como EE.UU., Israel, Reino Unido y Canadá, entre otras. 

Según repasa Clarín, citando un informe de la Unidad de Información Financiera (UIF), recientemente Barakat habría lavado 10 millones de dólares en un casino de la ciudad de Puerto Iguazú, del lado argentino. Asimismo, se cree que ingresó al país 332 veces desde 2012, a pesar de tener un pedido de detención desde 2006 por parte de la Justicia de esa nación del Cono Sur. Por otro lado, el supuesto documento oficial también expresa que la organización que responde al implicado estaría conformada por 14 personas, con muchas coincidencias entre sí: "Todos cruzaron la frontera con diferencia de minutos, en vehículos compartidos y a veces los mismos, y todos ganaban premios en el casino". 

Aquella información expuesta por ese diario revela que el implicado habría viajado al Líbano y a Irán al menos una vez por año, aunque resta por ver la veracidad del informe producido por las oficinas gubernamentales. Además, añaden que el fugitivo es dueño de empresas como Casa Apollo y Barakat Import Export LTDA, localizadas en la galería Uniamérica de Ciudad del Este (Paraguay), y que suele estar custodiada por guardias armados. Sin grandes detalles, el organismo estatal explica que esos negocios "funcionaban como fachada para realizar actividades de recaudación para Hezbolá", según lo publicado por el periódico argentino. 

Además, el medio local subraya que la investigación se habría basado en informes de la Inteligencia estadounidense, sumado a reportes propios. Así las cosas, la UIF ordenó congelar los bienes de Barakat durante seis meses, aunque la decisión final será del juez Miguel Guerrero.  

La Justicia paraguaya solicita su detención

Asimismo, el libanés no solo es buscado por las autoridades argentinas: el juez penal de Paraguay, Rubén Riquelme, reveló que la Fiscalía solicitó su pedido de detención a la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol). En efecto, Barakat es buscado porque habría obtenido su documento paraguayo de modo fraudulento.

En otras palabras, el apuntado tenía sus papeles en regla, pero la Corte Suprema de aquella nación latinoamericana decidió cesar su nacionalidad en 2003. Al respecto, vale mencionar que pasó seis años en la cárcel acusado de evasión de impuestos. Sin embargo, el 10 de abril de este año la Policía Nacional le otorgó un pasaporte paraguayo a pesar de no tener la ciudadanía, informó Última Hora, y por eso es perseguido por las fuerzas del orden.

Sin embargo, el contexto del pedido de detención es llamativo: pocos días antes, el presidente Mario Abdo Benítez ordenó investigar a Barakat. Rápidamente, el martes 28 de agosto, una comitiva estadounidense encabezada por el diputado Mike Quigley —miembro del Comité de Inteligencia— y el embajador Lee McClenny arribaron al Palacio de López para reunirse con el mandatario, comunicó el medio ya mencionado. Aunque no trascendió el contenido de las conversaciones, la cercanía de las fechas dejan a entrever cierta sintonía regional. 

Mientras tanto, Estados, juzgados y medios de comunicación insisten en la idea de que Hezbolá opera en América Latina, y ello se vincula directamente con los atentados cometidos en Argentina décadas atrás. A pesar de ello, todavía no se expuso información fehaciente para confirmar o refutar estas teorías. Por el lado del acusado, su abogado defensor, Eduardo Lezcano, afirmó que "más adelante, cuando vayan aclarándose las cosas, se va a presentar ante la Justicia", publicó Hoy.

¿Atraparán a Barakat?

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino