AGNU  ●  Coronavirus  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

"Queremos volver a casa", gritan los argentinos varados en Andorra

"Queremos volver a casa", gritan los argentinos varados en Andorra

Unos 2.200 argentinos varados en Andorra por el coronavirus, la mayoría trabajadores temporales en las estaciones de esquí a punto de quedarse sin dinero, exigen en las redes sociales y los medios de comunicación que el gobierno les facilite el regreso al país.

"Queremos volver a casa, es nuestro derecho". En la cuenta de Instagram, Twitter o Facebook de "Varados en Andorra" hay docenas de personas que publicaron su foto con este mensaje escrito en una hoja.

De acuerdo con el grupo, durante varias semanas Argentina ha estado repatriando a sus ciudadanos, pero gota a gota.

"Para mí, Argentina tiene miedo (...) Si el virus colapsó (el sistema médico) en Francia, España, Italia, nosotros que estamos en el tercer mundo... No tenemos la infraestructura o el material", dijo Ariel Campana, un argentino de 39 años.

Instructor de esquí en Andorra desde hace 12 años, debía regresar a Argentina a principios de mayo. Sin trabajo durante un mes, sus ahorros se están acabando.

Argentina "está repatriando primero a los turistas, y después a los trabajadores. Nosotros vamos a ser los últimos en volver a casa", teme Campana, confinado en un estudio de 20 m2 con su esposa, su bebé y un perro.

- Esperanza golpeada -

Florencia Lucas, de 28 años, también teme estar entre los últimos en regresar. "Como estamos cerca, para ellos, de uno de los focos más grandes de infección, vamos a ser uno de los últimos en volver a nuestro país", dice.

Atrapado entre Francia y España, dos de los países europeos más golpeados por la pandemia, el pequeño Estado de Andorra registró el lunes 29 muertes relacionadas con COVID-19, en una sociedad de unos 70.000 habitantes.

Lucas trabajaba en un café al pie de las pistas de esquí. "Mis ahorros me permiten estar aquí hasta el fin de abril, pero más allá se va a poner muy complicado", comentó.

Para él, como para todos los demás trabajadores temporarios, este confinamiento prolongado y sin ingresos, melló la esperanza de un regreso a Europa el próximo año para una nueva temporada, debido a la falta de ahorros en euros.

El principado de Andorra, la meca del esquí en los Pirineos, emplea a unos 5.000 sudamericanos por temporada. "El gobierno argentino nos promete ayuda que no se materializa", lamentó Lucas.

Santiago Walter, otro instructor de esquí de 34 años, dijo que sufría este encierro "como todos los demás", pero "lejos de casa, sin ninguna certeza sobre la fecha de vuelta, es todavía más difícil".

A principios de abril había preparado sus maletas, como unos 400 compatriotas, listos para ir a Toulouse en autobús para tomar un vuelo de Air France que pretendía recoger a los franceses en Argentina.

Pero su alegría fue breve: finalmente, "nos dijeron que el gobierno argentino no había autorizado esa repatriación", dijo, amargado.

- No "engañar de la gente" -

En Twitter, el grupo "Varados en Andorra" llamó la atención al presidente argentino Alberto Fernández el lunes: "¡El espacio aéreo europeo está abierto Sr Presidente! ¡No engañe más a la gente!"

Regularmente, el grupo transmite la angustia de quienes padecen problemas de salud, incluido un embarazo problemático, o graves problemas financieros. Los ataques de pánico, la ansiedad y los trastornos psicológicos también se registran.

Ante esta situación sin precedentes, el gobierno de Andorra ha extendido el período de validez de los permisos de residencia otorgados a los trabajadores temporarios. En tanto, varias ONG, parroquias o los funcionarios locales proporcionan alimentos o alojamiento a los más necesitados.

Maira Correa, quien celebró su 33 cumpleaños en un estudio alquilado de emergencia en Andorra, estaba de gira por Europa con su esposo y sus hijos cuando la pandemia los tomó por sorpresa.

"Si me tengo que quedar aquí hasta mayo podría subsistir, pero si tengo que comprar un billete de avión para volver no me alcanza, no tengo más dinero".

Ella también protesta por la continuidad en Argentina de un impuesto del 30% sobre los pagos con tarjeta de crédito en el extranjero, con un límite máximo de 200 dólares por mes.

"Nosotros quedamos aquí por una decisión del Estado, entonces esperábamos como mínimo que colaboren con nosotros, que nos ayuden", dijo.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino