Qué pasará con el juicio Chile-Bolivia: La Haya suspende todos los alegatos orales por coronavirus y comienza a operar de forma remota

Qué pasará con el juicio Chile-Bolivia: La Haya suspende todos los alegatos orales por coronavirus y comienza a operar de forma remota

Tribunal notificó suspensión al menos hasta fines de mayo y planteó que “a través del uso de tecnologías modernas, la Corte ha hecho los arreglos necesarios para sostener reuniones virtuales y para adaptar sus métodos de trabajo a la necesidad de trabajar remotamente durante la pandemia”. Quienes han estado al tanto del caso Silala ven que se deja abierta la puerta a que ese y otros juicios continúen de manera virtual.

La penúltima semana de abril, la embajada de Chile en Holanda recibió un correo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya en el que se informaba una decisión que también se publicaría en su página web y que se comunicaría a todos los países que tienen juicios en curso.

El tribunal internacional, básicamente, decidió implementar reuniones internas vía videoconferencia por la pandemia del coronavirus.

“La Corte adopta medidas para asegurar el continuo cumplimiento de su mandato durante la pandemia del Covid-19”, se titula el comunicado del organismo, fechado el 23 de abril y en el que se plantea que “continúa desarrollando sus funciones, pese a las medidas de contención aplicadas alrededor del mundo” ante la propagación del coronavirus. Así, en el texto se agrega que "a través del uso de tecnologías modernas, la Corte ha hecho los arreglos necesarios para sostener reuniones virtuales y para adaptar sus métodos de trabajo a la necesidad de trabajar remotamente durante la pandemia”. Y se señala que el 22 de abril el tribunal sostuvo “la primera reunión plenaria virtual en su historia”.

En ese sentido, el texto finaliza señalando que “la Corte desea asegurar a los miembros de la comunidad internacional que, a pesar de las circunstancias actuales, (el tribunal) continuará desempeñando sus funciones judiciales”, incluyendo los temas que están pendientes.

La comunicación se suma a otra decisión adoptada días antes por La Haya. El 20 de marzo, la Corte informó que se suspenderían las reuniones y alegatos orales durante ese mes y “al menos” hasta el 16 de abril, determinación que posteriormente -el 7 de abril- fue prorrogada hasta el 31 de mayo próximo. Ese último comunicado finalizaba señalando que estas medidas serán sujetas a revisión más adelante en base a cómo evolucione la pandemia.

La suspensión de alegatos orales incluye el litigio entre Chile y Bolivia por el uso y el estatus de las aguas del Silala, que nuestro país califica como un río internacional, mientras que en La Paz sostienen que se trata de un manantial que fue desviado artificialmente. Y si bien aún no estaba establecida una fecha para los alegatos de este caso, la proyección que tenían en el gobierno -antes que se desatara la pandemia- era que podrían desarrollarse durante el primer semestre de este año o, en el peor de los casos, antes que finalice el 2020.

De esta manera, con la suspensión anunciada por la Corte, quienes han estado al tanto del litigio dicen que es difícil que los alegatos se produzcan durante este año. Esto, porque hay otros casos listos para alegatos orales y que podrían desarrollarse antes que el litigio por el Silala: Guyana-Venezuela (fijados para marzo y suspendidos por el coronavirus); Somalia-Kenia (previstos para mediados de año); Uganda- República Democrática del Congo (caso suspendido por acuerdo de ambas partes); y dos juicios que enfrentan a Nicaragua y Colombia. Además, entre octubre y noviembre está previsto que se realicen elecciones para renovar a cinco jueces, un tercio del tribunal, lo que complica más los plazos.

En todo caso, agregan un elemento al que están atentos respecto a lo que decida formalmente el tribunal: la posibilidad de que se decida realizar alegatos orales virtuales.

Las mismas fuentes dicen que el propio tribunal internacional -si bien no ha comunicado ninguna decisión ni lo plantea explícitamente en sus comunicados- dejó abierta la puerta a esa opción con las señales que entregó en el último escrito que se envió a los distintos países. Esto, respecto de la adopción de herramientas tecnológicas, la aplicación de reuniones vía videoconferencia y la tranquilidad que se quiso transmitir a la comunidad internacional al plantearse que el organismo seguirá “desempeñando sus funciones judiciales”.

Consultada por la suspensión de los alegatos orales en la Corte, la agente de nuestro país ante La Haya, Ximena Fuentes, dijo a La Tercera PM que “Chile está listo para los alegatos orales” y que “ojalá que estos se lleven a cabo en el menor plazo posible”.

Otras personas que han trabajado en el juicio con Bolivia dicen que la posibilidad de que los alegatos de este y otros casos se realicen virtualmente deben considerar -más allá que la decisión la tome la Corte- la postura de los países involucrados. Y agregan que esta modalidad tendría varios desafíos.

Uno de ellos es la opción de que la contraparte quiera interrogar a los expertos chilenos, es decir, a los científicos que han trabajado en el estudio y levantamiento de información en el Silala. Esto, por tratarse -a diferencia del diferendo marítimo que hubo con Bolivia- de un caso de carácter más científico; y también porque la interrogación de expertos se ha hecho en otras ocasiones, como en un juicio entre Japón y Australia.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino