Putin y Erdogan instan a resolver pacíficamente los problemas del golfo Pérsico

Putin y Erdogan instan a resolver pacíficamente los problemas del golfo Pérsico

08/01 - 16:21 - Los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, abogaron por la vía pacífica para solucionar los problemas de la región del golfo Pérsico, declaró el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

Estambul - En su reunión de este 8 de enero en Estambul, los dos líderes abordaron la situación en la zona tras "las acciones ilegítimas y muy arriesgadas emprendidas por Estados Unidos en territorio iraquí contra ciudadanos iraníes, incluido el comandante de las fuerzas especiales del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán [Qasem] Soleimaní", señaló el canciller a la prensa.

"En relación con los acontecimientos de los últimos días, los presidentes se pronunciaron con firmeza a favor de solucionar todos los problemas de la zona del golfo Pérsico y de la región en general únicamente con métodos pacíficos y de conformidad con las normas del derecho internacional", destacó.

Además, los mandatarios expresaron su preocupación por la escalada de tensiones entre Irán y Estados Unidos y advirtieron contra el uso de la fuerza en Oriente Medio.

"Estamos profundamente preocupados por la escalada de tensiones entre Estados Unidos e Irán y las consecuencias negativas que esta tiene para Irak", manifestaron ambos mandatarios en una declaración conjunta emitida tras su reunión en Estambul.

Moscú y Ankara ven la operación estadounidense para matar al comandante de la Fuerza Quds iraní, Qasem Soleimaní, como un "acto que socava la estabilidad y la seguridad de la región", reza el texto.

 

"A la luz del ataque con misiles de Irán a bases de la coalición en Irak (...), consideramos que el intercambio de ataques y el uso de la fuerza por cualquiera de las partes no contribuye a encontrar soluciones a los complejos problemas de Oriente Medio sino que, por el contrario, conducirán a un nuevo agravamiento de la inestabilidad y terminarán por perjudicar a todas las partes", alertaron.

Los dos presidentes también mostraron su rechazo a intervenciones y acciones militares unilaterales en la región.

"En este sentido, expresamos nuestra disposición a desescalar las tensiones en la región y instamos a todas las partes a que muestren contención y prudencia y prioricen la diplomacia", indicaron.

Conflicto en Libia

Los presidentes de Rusia y Turquía llamaron a declarar un alto el fuego en el territorio de Libia a partir del 12 de enero, declaró Lavrov.

"Quisiera hacer hincapié en un llamamiento —que los presidentes Putin y Erdogan han dirigido a todas las partes libias— de cesar las hostilidades y declarar un alto el fuego a partir del domingo 12 de enero", dijo Lavrov en una rueda de prensa en Estambul tras la puesta en marcha del gasoducto Turk Stream.

 

El canciller turco, Mavlut Cavusoglu, por su parte, confirmó que tanto Ankara como Moscú abogan por el cese de hostilidades en Libia al agregar que las negociaciones entre Turquía y Rusia buscan "establecer la paz" en este país africano.

El jefe de la diplomacia rusa destacó que "las partes reafirmaron su disposición a contribuir al éxito del proceso de Berlín" que tiene por objetivo hacer avanzar la solución de la situación en Libia.

"Los presidentes de Rusia y Turquía abogan por que ese proceso sea inclusivo, tanto desde el punto de vista de implicación de todas las partes libias, como de inclusión de los vecinos de Libia", resumió el canciller ruso.

En la declaración conjunta publicada tras la reunión de Putin y Erdogan, los dos mandatarios reafirmaron su "fuerte compromiso con la soberanía, la independencia, la integridad territorial y la unidad nacional de Libia".

"La paz duradera y la estabilidad en el país pueden ser alcanzadas solo mediante un proceso político dirigido por la propia Libia sobre la base de un diálogo interlibio sincero e inclusivo", señalaron.

 

El documento indica que la solución militar al conflicto en Libia podría causar "nuevos sufrimientos" y agravar "las discrepancias entre los libios".

"La garantía de un alto el fuego inmediato es un objetivo primordial para que inicie un proceso político interlibio inclusivo bajo los auspicios de la ONU que debe basarse en el acuerdo político del año 2015, la resolución 2259 del Consejo de Seguridad de la ONU y otras resoluciones correspondientes de las Naciones Unidas", señala.

Además, Putin y Erdogan llamaron a "sentarse de manera inmediata a la mesa de negociaciones para poner fin a los sufrimientos del pueblo libio y restaurar la paz y la prosperidad en el país".

Libia continúa sumida en una crisis desde que el derrocamiento de su líder histórico, Muamar Gadafi, en 2011, derivó en violentos enfrentamientos entre facciones rivales, el surgimiento de grupos yihadistas y en una dualidad de poderes: el Gobierno interino, que controla la parte oriental del país junto con el Parlamento, y el Gobierno de Unidad Nacional en Trípoli, avalado por la ONU.

 

A principios de abril pasado, Libia entró en una nueva espiral de violencia después de que el Ejército Nacional Libio (ENL) del mariscal Jalifa Haftar empezara una ofensiva para liberar a Trípoli de "terroristas".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino